viernes, 5 de marzo de 2010

Arzú Quioto, Insectario -otra mirada, fotos: Chaliobala ®


Tuve la oportunidad de hablar con Santos Arzú (un verdadero privilegio) y poder comentarle lo que su obra me dice, claro, desde la conversión que hace la poesía cuando hace de santo sudario de un objeto o persona.

Le hablé de lo pútrido como ente orgánico sobre el cuerpo del que ha surgido. Hablamos de la eclosión, entonces, y él siguió la línea a través de lo larvario. Coincidiendo, abrimos el concepto hacia lo social y el contexto hondureño, y ahí nos concentramos. "La metamorfosis es toda la utopía del insectario" - le dije, y Santos me respondió "ahi estás acercándote, sí".


A esas alturas -y ya completamente feliz por la empatía- comenzamos hablar sobre el soporte elegido y los materiales. Me habló de ritmos en los contrastes y yo le recordé un cuento de Asimov donde un personaje extraterrestre le decía a un ufano humano: "Nunca conocerás, con tu torpe visión, los grandiosos paisajes que esconde un filamento de cobre".




Con su suave forma de sostener el diálogo, Santos me hizo una referencia al espacio museográfico y la aglomeración que dio como resultado. "Pero tiene al fin de cuentas, mucho que ver con la estrechez de Tegucigalpa" - me dijo, y yo apunté, "claro, yo pienso más en la promiscuidad, y pienso así como debe ser el hervidero orgánico en lo pútrido". Reímos.










"¿Y este es el gran laboratorio?" -le pregunté en referencia al Cuarto Clausurado. "Así es", me respondió. Poco después, le comentaba a Lucy Argueta y a Léster Rodríguez, que para mí, todo esto había sido como ver a Honduras in vitro.



































Sucede que pasan espacios de tiempo bastante largos, y cada vez que puedo hablar con Santos es retomando la conversación que dejamos, sin embargo, si así es el ritmo de nuestra cercanía, definitivamente, nos toca vivir siglos para concluir lo que iniciamos.
"¿Qué tiene que ver Klee con tu propuesta?" - le pregunto. "No lo había pensado, pero en verdad tiene más que ver con mi muestra anterior, Objetos Errantes". Nos despedimos, y el abrazo es fuerte. Santos me ha dado mayores ángulos para entender lo que tanto respeto y admiro en él, como lo que tanto aborrezco de la atmófera social en que vivimos.
F.E.


5 comentarios:

Penetralia dijo...

Fabrício: vc descobre artistas plásticos maravilhosos.

Abs do Lúcio Jr.

Penetralia dijo...

Quanto à canção de Beirut, curiosamente, eu a associo ao seu blog e aos seus textos e imaginei mesmo que vc gostaria!

Aqui no Brasil ela passou em uma adaptação poética do clássico Dom Casmurro, de Machado de Assis. Vou postar algumas cenas.

Abs do Lúcio Jr.

santos arzu quioto dijo...

Veo y leo el espacio que me has otorgado en tu blog...e instintivamente brota agradecimiento...y que sigamos retomando cada vez que nos veamos el devenir de nuestra vida, y no importa que tome siglos, como bien decís!
Abrazos, Fabricio, cargados de resinas y ámbar!
Santos Arzú Quioto

Anónimo dijo...

Precioso Fabricio, de verdad. Abrazo. Jessica

Madelin dijo...

He tenido ya en varias ocasiones el gran privilegio de disfrutar de estas características presentaciones que Santos Arzu produce, y cada vez que veo estas historias narradas en oleo, no me queda más que sentarme y apreciar cada elemento frente a mi y reconocer que aun me falta mucho por ver.