domingo, 21 de mayo de 2017

El círculo iniciado con un e-mail


Resulta paradójico que Tom Hanks aparezca -sí, sólo aparece, no actúa, como ya nos tiene acostumbrados en sus últimas películas- en esta película distópica sobre las redes sociales. Paradójico porque en él sí que es un círculo cerrado abordar un tema sobre los usos tecnológicos de las redes. Al parecer Un holograma para el rey no le fue suficiente ¡y vaya que fue mala! para dar fin a aquello que comenzó con la noventera You've got mail (https://www.youtube.com/watch?v=6vngB182CBQ), una comedia romántica que utilizaba el novedoso -y en ese momento incipiente cultura comunicacional de masas- correo electrónico como hilo para construir el romance. Y claro, aún no existían los wikileaks que le quitaran inocencia y diversión aquellos mensajes aún prístinos. 

Tom necesitaba ir por otra, pero ya en un plan de desencanto y de temor ante las oscuras posibilidades y realidades de la red social, lo que nos pone en un perfecto ejemplo de cómo stockearle el perfil a un famoso desde sus inicios. Y es que Tom nos puede servir para darnos cuenta del poco tiempo que pasó para que aquello que nos trajo el e-mail en facilidades y dinamización de las pláticas, trasiego de archivos, etc., se convirtiera ahora en lo que es: un monstruo lascivo con más de dos mil millones de ojos escrutadores e insaciables, un arma para chantajear, desprestigiar o elevar a figura pública a miles de estrellas anónimas, virtud pública fulgurante y frágil, tan frágil que el más leve bloqueo desmorona.

Al salir del cine casi he creído que se me estaban dando un mandato urgente de cerrar de inmediato mi perfil en Facebook. La angustia posmoderna llegó a mí. Me decía: ¿qué más mostrarás más allá de la poesía a tientas y precarias fotografías? ¿La foto de cuatro años con los espaguetti embarrando mi cara o la foto semidesnudo donde mido la disminución de mi barriga cervecera?¿Cuánto más de tiempo estás dispuesto a ofrecerle a tu facebook? El caso es que la película te pone en una posición de ver lo que ya pasa como si esto fuera ciencia ficción y no los suicidios que ya se vienen transmitiendo en vivo junto a gente que en la agonía de un accidente o intervención quirúrgica prefiere mandar en Live cam sus últimas palabras... y saludos a todos los que me siguen. 

Casi uno llega a creer en que no está pasando nada de esto y entonces revisás las noticias y te encontrás con las imágenes del ruso linchado en Cancún (https://actualidad.rt.com/actualidad/239032-linchamiento-mexicano-lordnazi-ruso-sacudir-pais) luego de un viral que activó el ultra nacionalismo y el pundonor, que ya a estas alturas en México tiene la furia de una incursión de carteles. Entonces sí que funciona pedir por las redes que se ubique a alguien (el Search souls de la película), algo parecido a un pokemon de carne y hueso al que hay que aniquilar; y no es una distopía, y no es una visionaria inspiración para un guión donde un pobre muchacho que no tiene perfil es acosado por una turba de followers que lo ubican y acosan de tal forma que termina, en su intento de huida, cayendo con su carro desde un puente.

Así como ese muchacho aparece este ruso de Cancún, con todo que no es para nada tímido ni leñador sino que enfermo de esquizofrenia y del racismo viral  y explosivo que cunde en Europa siempre. Mal ubicado su racismo en un enjambre de avispas del todo conectadas -pienso-, mal día -uno más-, para las redes sociales, confirmo, y no sé si ya estoy formando parte de un guión para una próxima de Tom o es que yo mismo lo estoy escribiendo.

F.E.

martes, 16 de mayo de 2017

Superfit - Foto: Fabricio Estrada



Un repaso por las principales de cine de Puerto Rico me ha demostrado que la imposición enajenante de películas de supér héroes es una cadena brutal, imposible de soslayar. Por supuesto, no es algo que ya no se esté dando en otros paises -por no decir en casi todo el mundo-, pero aquí, por lo que he visto y vivido, alcanza una continuidad imparable cuyos resultados visibles se encuentran en las conversaciones cotidianas, como ayuda referencial que salta muchas veces en la búsqueda de entender los graves retos que se vienen para este país pero, más allá de las referencias, este entretenimiento "para no dejarse llevar por la tristeza" -como dicen los presentadores de noticias y programa de variedades-, sirve como enorme cortina de humo.

Pues con esas reflexiones llegó este maniquí de sastre, altamente tecnificado y listo para el ajuste de medidas, casi como aparece la Junta de Control Fiscal que administrará la bancarrota de la isla. Superajuste entonces, ha llegado y no hay bancarrota que se le resista.

viernes, 12 de mayo de 2017

Bunker soviético abandonado


Casi como entrar a la tumba de Tutankamon, pero sin mediar tantos siglos, sólo décadas apenas para encontrar los tesoros del miedo. Este refugio atómico encontrado por casualidad en Rusia, es en verdad todo una cápsula del tiempo.
El video fue subido a la red por el bloguero Shiey, quien mantiene una búsqueda constante de este tipo de lugares.

jueves, 11 de mayo de 2017

Tempestades de acero, una vez más


Suelo regresar a Tempestades de Acero cuando mi mundo personal va siendo cercado por la banalidad insustancial de la mass media que, con implacable insistencia, trata de convertirse en interpretadora de cada acto humano y su historia. Volver a Tempestades de Acero me pone polo a tierra -por decirlo de alguna forma- con aquello que de superviviente carga en sí todo ser humano. Con esta lectura soy bastante exigente: me decido a anular toda interferencia y me concentro en cada pasaje como si de vida o muerte se tratara; sólo así puedo llegar a oler la pólvora y escuchar el aleteo de los obuses que se aproximan pero, sobretodo, me permiten escuchar con atención las observaciones puntillosas de Ernst en cuanto a la agonía del ser.

En esta lectura he prestado mucha atención a esos descensos que Jünger realiza dentro del último acto o aliento de los soldados y amigos que le tocó ver morir. En anteriores lecturas me he empapado a fondo en el tipo de armas, en los métodos de defensa, en los espíritus robustos que se sobreponían a los bombardeos, pero en esta lectura -la más dolorosa que he he tenido respecto al libro- me he imbuido en esa despedida imprevista de los caídos y en el efecto desolador que Jünger sintió posterior a ella.

"He contemplado ya muchos cadáveres -relata Ernst en un pasaje especialmente doloroso-, pero no he podido acostumbrarme a su visión; también hoy por la mañana, al inclinarme sobre el muerto, me sorprendí a mí mismo adoptando una conducta extraña, que ya he observado varias veces en mí. Mis ojos se acomodaron para mirar a lo lejos, como sí, mientras miraban aquel objeto cercano, no pudieran verlo con claridad. También los pensamientos están como paralizados en ese momento. Es como si por un instante se hiciera visible la entrada de una cueva y luego volviera enseguida a cerrarse. Tal vez los muertos posean una fuerza secreta irrefutable..."

En otro momento, describe:

"Los rostros de quienes yacen de espaldas están desfigurados; sus ojos se hallan muy abiertos, como si estuvieran viendo una catástrofe a la que no se le adivina ninguna salida... Además, resulta muy difícil creer que ya no puedan tener ni pensamientos ni voluntad estos muertos, que hace muy poco vivían aún en la exaltación más salvaje de sus existencias y que ahora yacen ahí cual si una varita mágica los hubiera tocado... uno se siente inclinado a atribuir intenciones ocultas y pérfidas a los silenciosos habitantes de este lugar, unos habitantes parecidos a seres humanos y sujetos a unas leyes del todo desconocidas..."

Una de las preguntas que iban surgiendo insistentes dentro de mí mientras releía estas memorias, era el cómo la experiencia bélica alemana en la primera guerra mundial no pudo detener la siguiente guerra de Hitler. El portentoso horror que se describe en Tempestades de Acero hubiera dado para dignificar en esa "purificación" -como la llama Jünger- a los combatientes de todos los bandos que, tras haber descendido al infierno mismo hubieran tenido más que suficiente. Me acordé, por igual, que en un foro en la que participé junto a los historiadores Omar Aquiles y Edgar Soriano en la librería de la UNAH, yo mismo había respondido, en oposición a la expectativa de Hesse en cuanto al fin de las guerras (Y si la guerra continúa), que las guerras continuarían implacables, inexorables, así que también me fui respondiendo en un toma y daca perturbador.

Llevado por la lectura, busqué entrevistas que le hicieron a Ernst Jünger y que aparecen en youtube. En una de ellas (https://www.youtube.com/watch?v=0Ju5HFoD20U) no pude dejar de fijarme en las diversas reacciones de un Jünger de 102 años ya muy hastiado del mundo o de su propia memoria. Ante la invocación de recuerdo impuesta por el periodista, Jünger pasa en segundos de un estado de ánimo amable, aunque parco, a un molde repentino de silencio hosco, muy hosco y absoluto. Cuando está recordando a sus camaradas muertos se alcanza a ver esa desaparición fulminante del hombre que ahí está dispuesto a hablar hacia el otro que emerge con pasmoso rostro "sujeto a unas leyes desconocidas", transformado -al fin- en el muerto que debió unirse a los demás en pleno 1917. Ese cambio radical se logra ver en el video, y más que las muchas cosas que uno mira en él, considero que son esos fugaces momentos los más desconcertantes y brutales. Así es que me doy cuenta que la lectura me enseñó muy bien a reconocer ese instante de tránsito, humanísimo, concreto como una máscara de acero que se revela gigantesca en un salón que la cubría con sedas.

Terminé entonces Tempestades de Acero. Al final del libro me encontré con las viejas anotaciones de mi 2005, año en que compré el libro. Rescato algunas aquí, escritas a puño y letra en las páginas de cierre:

- ¿Qué hay más allá? la muerte es pertenecer al recuerdo.
- La propaganda atenúa el sentido de la realidad, lo que sugiere la transposición psicológica del lenguaje.
- La inmortalidad del hombre dura lo que dura su ego. La experiencia limita la proyección del ego.
En los momentos de alta violencia, la fantasía toma el lugar de la mente consciente y permite que esa conciencia sobreviva a ese momento. La muerte violenta nunca se asume por completo, se va a ella en medio de muchas alucinaciones.
- Al aniquilarse el miedo se pierde toda conexión con la conciencia vital, el ser se convierte en fantasma.
El encuentro personal, cara a cara, con el enemigo: ¿qué es la humanidad si no es, acaso, aquel lejano recuerdo sobre la fugaz felicidad que logra contener con precariedad el ser? ¿La humanidad solo puede ser asimilada por la comparación? ¿Compararnos es lo que nos hace humanos?
- La abstracción más antigua libera de responsabilidades: el traspaso de las cargas morales hacia el Estado.
- El humor y el espanto dan forma a lo grotesco.
- El inicio de los mitos de ultratumba: una necesidad del incrédulo,de aquel a quien sigue sorprendiendo la irreductible muerte.

lunes, 8 de mayo de 2017

Dos textos curatoriales para fotografía - Fabricio Estrada

Los textos a continuación, los escribí para dos exposiciones fotográficas realizadas en Tegucigalpa el pasado marzo 2017.


Dos textos curatoriales, fotografía CAC-UNAH, marzo-2017


Urbanimales: luz de nueva especie

Christopher Alexandré afirma que es más fácil construir ciudades que vida urbana, y de ahí, que la mirada de Samuel Erazo en esta muestra, se dirija -por sobretodo- a los deshechos acumulados de esta vida urbana ausente dentro del horror vacuii de Tegucigalpa.
La organicidad, tan vital entre habitante y ciudad, adquiere en cada fotografía de Urbanimales, la especificación forense de órganos expuestos, un inventario de las patologías visuales a la que se enfrenta una ciudadanía inerte, sobrepasada o simplemente excluida de la idea de un espacio público. La atrocidad de semejante despojo se lee aquí desde la laberíntica escritura de una luz enferma que, haciendo uso de la interpretación digital mixta, hace emerger la pátina sangrienta de la violencia “que se respira” día a día.
A contravía de la idea funcional de la postal turística, Samuel Erazo va en busca de otra luz más allá del resplandor cívico, a contraluz de la promoción constante para las celebradas inversiones infraestructurales. Todo lucha en sus imágenes, cada espacio es disputado con fiereza y el aquelarre supera la lírica ideal que Lefevbre pensaba para toda ciudad humana: el uso de la ciudad es la fiesta. No hay algo parecido a una fiesta en el abordaje que Samuel Erazo realiza en su fotografía, a menos que esta fiesta haya adquirido el frenesí bizarro de lo orgánico en descomposición generalizada.
Asistimos, entonces, a un golpe visual simultáneo donde la imagen captada en una corresponsalía íntima e incisiva, implosiona en cada mirada que intentamos dar y donde, paradójicamente, la modernidad anunciada vino a significar la destrucción espacial y anímica de una sociedad que no alcanzó su etapa pre industrial pero que, dentro del portento mediático, consume el deshecho de las lejanas industrias globales.



In Concreto,  o el tótem emergente.

Cuando se ha impuesto la organización irracional del paisaje cada línea racional que despunte se vuelve espejismo o tótem. Las edificaciones que van surgiendo en medio del caos hunden por igual con su peso concreto, desplazan como si en lugar de una corona de oro, Arquímides hubiera utilizado una inmensa pintura de Mondrian para revelar lo falso.
Gabriela Fú en su muestra In Concreto se concentra en el rítmo -atípico para esta ciudad- que sube o crea florituras dentro de la pisquis de quienes lo perciben casi como un misterio que llega desde una verdad apenas intuida. ¿La verdad? La estructura, el edificio que aparece de la noche a la mañana luego del dilatado sueño de nuestro sub desarrollo urbano. La confrontación con estas nuevas realidades habitables es tan fascinante como la que sucede frente a un tótem, punto de fuga del desconcierto, monumento a nuestra intriga.
Y es que en la precariedad urbana toda edificación reciente se convierte en nomenclatura direccional, orientación hierática por la cual la ciudad simboliza y adquiere estatura y conciencia, desde lo parcial a lo global, desde lo elemental a lo total, desde lo relativo a lo absoluto, no sin dejar de irradiar cierta perversidad respecto al paisaje circundante.
In Concreto, de Gabriela Fú, reúne las piezas del lego en la ciudad fragmentada a todo nivel y, propone con lenguaje plástico armonioso, la ruta psíquica que ayudaría a establecer una urbanidad funcional en lugar del estorbo civil monumental donde las calles -y el espíritu humano- dejan de fluir.



Fabricio Estrada

Marzo, 2017

viernes, 5 de mayo de 2017

La Zebra, poemas de Fabricio Estrada

Agradezco a Jorge Avalos esta publicación en la revista que dirige en El Salvador.


"Versos seleccionados de entre la obra de un hondureño que destaca por su claridad expresiva y por una imaginación crítica, siempre atenta a los “matices históricos”.

Honduras, situación actual de los derechos del trabajador - Carlos H. Reyes

El texto a continuación, fue escrito por Carlos H. Reyes un día antes del 1 de mayo. Sigue siendo Carlos un compañero de enorme lucidez y aquí lo demuestra con la mejor síntesis que he logrado leer sobre la situación del obrero hondureño y del país en general. Los invito a leerlo.


PINCELADAS SOBRE LA REALIDAD NACIONAL

COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS:
La IDEOLOGÍA NEOLIBERAL impuesta a los pueblos del mundo, es un instrumento de manipulación para el control social. Impide que los oprimidos, los explotados y los excluidos del mundo comprendamos la situación de opresión de clase en que nos mantienen. El consumismo, el endeudamiento y las predicas fundamentalistas son nuevas formas de esclavitud. Toda esta opresión de clase, está generando nuevas modalidades de lucha de clases que acabaran con la fracasada globalización neoliberal, que no podrá ser defendida, ni con armas de destrucción masiva. La lucha de clases en este siglo XX1 será decisiva porque el capitalismo tiene en peligro no solo a la especie humana, sino al planeta tierra.

Según la Constitución Política, “El sistema económico de Honduras se fundamenta en principios de eficiencia en la producción y justicia social en la distribución de la riqueza y el ingreso nacionales”. Pero esto es pura farsa, porque al imponernos el Capitalismo NEOLIBERAL lo que tenemos no es justicia social sino sobre explotación de los trabajadores del campo y la ciudad, ya sean o no asalariados, ya pequeños o medianos productores; y también es pura farsa, porque somos el segundo país del continente americano donde más se concentra el ingreso y la riqueza nacionales (Índice de Gini mayor de 0.60). Esta realidad hecha por tierra cualquier propaganda oficial.

Dice también la Constitución que el sistema económico de Honduras se basa “…en la coexistencia armónica de los factores de la producción que hagan posible la dignificación del trabajo como fuente principal de la riqueza y como medio de realización de la persona humana”. Esto también es otra mentira, porque lo que sufrimos es un desequilibrio entre el poder de la clase capitalista frente al poder de las clases trabajadoras, desequilibrio a favor de los primeros promovido desde el Estado; y, al imponerse la ideología   que predica que el capital es quien produce la riqueza y no el trabajo, se privilegia al capital y se deshumaniza a los trabajadores. Al decir que ellos son empleadores y nosotros colaboradores, pretenden con ello ocultar la lucha de clases.

Estas contradicciones entre Teoría Constitucional y practica se han agudizado en los últimos años con la aplicación de políticas neoliberales que favorecen al gran capital a través de los procesos de privatización de los servicios públicos y recursos naturales: tierra, minerales, agua, bosques, etc., cuya defensa ha generado muchas muertes que se han quedado impunes como los casos del Aguan, de otras regiones del país, de sindicalistas, de indígenas y negros, entre los cuales está el caso emblemático del asesinato de la compañera BERTHA CÁCERES aun impune. 

Esas contradicciones también se viven con las Leyes que privilegian el trabajo temporal, frente al trabajo permanente y cuya máxima expresión la encontramos en la Ley de Empleo Temporal por Hora, que ha venido a promover la tercerización laboral en todos los órdenes de la economía, llegando a tal grado de nulificar las conquistas obtenidas con la gran huelga de 1954, nulificando también la aplicación del salario mínimo y desequilibrando aún más los Derechos del trabajo frente al capital. POR ESTE TIPO DE LEYES ES QUE YA CASI NO HAY SINDICATOS EN EL SECTOR PRIVADO. El recurso de inconstitucionalidad contra esa Ley no lo hemos presentado, porque la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia esta cooptada por el Poder Ejecutivo y nos lo van a declarar sin lugar con lo cual quedaría blindada dicha Ley.

A gran parte de los hondureños como que no nos importa que, en el marco de profundizar el neoliberalismo, despedacen las leyes laborales y agrarias. En los últimos años se ha propuesto despedazar el Código del Trabajo con: la Ley de Empleo Temporal por Hora, el Código Procesal Laboral, la Ley de Inspección General de Trabajo. Han anulado el Estatuto del Docente y arrebatado a los maestros y empleados púbicos sus institutos de previsión. La reforma agraria es un delito. Se está privatizando la seguridad social. El caso de la seguridad social, es patético, porque para justificar su privatización, desde el Estado se permitió que el IHSS fuera víctima de un robo descarado, por políticos y empresarios, de más de 300 millones de dólares, que está quedando impune y no se ha recuperado ni un centavo.

El Estado de Honduras está aplicando una política que prioriza la inversión de las industrias extractivas e hidroeléctricas, a costa de la violación de derechos laborales, de la vulneración de los derechos de los pueblos indígenas, la depredación del ambiente, la vulnerabilidad de los derechos humanos, y la persecución y criminalización de los dirigentes indígenas y medioambientales. En Honduras ya existen 714 proyectos extractivos y calculan que entre el 30 y 35% de su territorio está concesionado. Honduras es “El lugar más peligroso para quienes defienden los bienes comunes.” La política es que hay que traer la inversión extranjera a como dé lugar, porque da empleo, no importa si precario y si no paga impuestos. Para Global Witness HONDURAS: EL LUGAR MÁS PELIGROSO PARA DEFENDER EL PLANETA”.  123 defensores/as de la tierra y los bienes comunes han sido asesinados tras el golpe de Estado de 2009; otros han sido amenazados, perseguidos y encarcelados

En materia de Derechos Humanos contamos con un informe que demuestra la falta de protección e impunidad, con cifras que muestran asesinatos, persecución, amenazas y encarcelamientos de dirigentes de organizaciones sociales.  El régimen en vez de resolver estos problemas crea un nuevo código penal para la terorización de la protesta social y la eliminación de personerías jurídicas a organizaciones populares que se resistan al modelo.
El grave problema de inseguridad que vive el país, el narcotráfico, el crimen organizado, el lavado de activos no puede ser enfrentado con concepciones y métodos que privilegian el uso de la fuerza. La implementación de este modelo transnacional, fracasado en otros países, supone sistemáticas e impunes violaciones a los Derechos Humanos que han sido denunciados internacionalmente y por lo cual el Estado hondureño ha sido condenado. Rechazamos, por tanto, la militarización de las relaciones del Estado con el pueblo, del lenguaje, del discurso, de los territorios y de los “guardianes de la patria”. Condenamos los intentos por crear nuevas bases militares extranjeras para cumplir propósitos antinacionales e intervencionistas porque ESTE ES CONTINENTE DE PAZ (Manifiesto 1 de mayo 2016).

Pero el futuro no es nada promisorio ya que, para continuar con esos procesos de privatización, extractivismo, desregulación laboral, libre comercio e inversión, llenándonos de impuestos, devaluación de la moneda, alto costo de la vida, en fin, continuar con la profundización del modelo neoliberal y ser un país laboratorio en materia de “ciudades modelo”, se está impulsando un proceso de reelección, contrario a lo que manda la Constitución de la Republica, que la han convertido en papel mojado, en un país con una institucionalidad colapsada y mayoritariamente  un movimiento popular desarticulado, despolitizado y casi desmovilizado.

Para esos propósitos nos tienen viviendo y observando el ingreso a un nuevo proceso electoral estilo Honduras, en donde la cantidad de partidos y enredos politiqueros ha cambiado frente a otros procesos, se enreda la politiquería, el clero manía, el narco tráfico y la criminalidad con la manipulación mediática, construyendo un escenario de confusión, de intimidación, de sumisión de clase.

Parece que con el proceso electoral que se ha iniciado, reconociendo los Partidos Políticos participantes la ilegalidad del actual presidente a reelegirse, todo está cambiando para seguir en lo mismo. HONDURAS ESTA CAMBIANDO PARA SEGUIR EN LO MISMO O PEOR. Recordemos que después del triunfo de la Revolución Francesa, al declararse que el poder estaba en el pueblo, surgió la preocupación en la naciente burguesía, de que la chusma podía llegar al poder y se instituyeron los partidos políticos y los tres poderes del Estado para evitarlo y seguir ellos gobernando. Pero ese sistema ya empieza a colapsar en el mundo y Honduras es un ejemplo.

Por todo lo anterior hay la necesidad de construir, desde debajo, las estructuras necesarias dentro del pueblo, para luchar por un modelo de desarrollo económico y social alternativo, de esencia popular y democrática, que reivindique el trabajo como fuente de la riqueza y de realización del ser humano. En donde lo esencial no sea la conversión del ser humano en mercancía y el espíritu de la humanidad la ganancia y el egoísmo mercantiles. Recordemos a Aristóteles que advertía de los peligros de una producción centrada en el lucro como algo no natural al hombre y que no ponía límites a su codicia.

Pero para ello también necesitamos de la unidad en la región centroamericana y latinoamericana, que es la que esta impidiendo el imperio gringo al atentar, con todas las formas cobardes de intervención en los asuntos internos de los países latinoamericanos. El imperio gringo financia y dirige estructuras contrarrevolucionarias o contrarreformas en el continente, utilizando a los modernos Santander.

Estamos a las puertas de un nuevo 1 de mayo, a 131 años del ahorcamiento de los mártires de Chicago, y a 63 años de la Gran Huelga de 1954, acontecimiento que cambió el destino económico, social y político de Honduras colocándola en el siglo XX. Esa huelga con sus conquistas y efectos, coloco a la clase trabajadora en un lugar de mucha relevancia en el país, sitial que poco a poco hemos venido perdiendo y para reivindicarlo en necesario que la clase trabajadora se convenza de su papel histórico y de ahí la necesidad urgente por alcanzar mayores niveles de unidad, organización y movilización para continuar la lucha, recuperar las conquistas perdidas y lograr los cambios estructurales que nuestro país necesita.  Recordemos que los mártires de chicago fueron ahorcados no solo por luchar por la jornada de 8 horas, sino por luchar contra el capitalismo.  

Tegucigalpa 25 de mayo 2017

CARLOS H REYES

Presidente STIBYS

viernes, 31 de marzo de 2017

Siria: los primeros nueve días de la guerra en Aleppo

Todo empezó como si nunca se imaginaran la destrucción total que ahora reina en Siria. Casi como un juego, casi como una pelea de barrio contra barrio. Este corto muestra cómo se sintió desde las casa, desde los vecinos, el inicio de una guerra que parece no acabar. Grabada en Aleppo (en aquel entonces, 2011, intacta), todo parece ser pasadero hasta que se ve el primer muerto de la cuadra y el relevo de los nuevos combatientes "experimentados", los extranjeros chechenos, iraquies, argelinos, egipcios, en fin, toda la invasión denunciada por los civiles que señalan hacia Qatar y Arabia Saudita como principales promotores de la vorágine.

Un gran documento este video. Por sencillo, por cotidiano, por inexorable.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Evaristo López - Entrevista


Entrevista que le hace diario El Heraldo al Maese Evaristo López, mi impresor y mecenas parcial -algunas veces- y total, en otras. Ya perdí la cuenta de cuántas veces él contribuyó de manera directa en los proyectos de mi generación; saber que cerró la imprenta me llena de una melancolía profunda.
Foto: Fabricio Estrada



http://www.elheraldo.hn/revistas/tic-tac/1049631-466/evaristo-l%C3%B3pez-el-retratista-que-abandon%C3%B3-el-derecho-por-la-imprenta

viernes, 3 de marzo de 2017

Pólvora serás, cuento - Fabricio Estrada, Honduras

 

 Este es el relato que la revista Maga, de Panamá, me publicó el pasado diciembre 2016. Agradezco a su director, Enrique Jaramillo Levi.

 

Pólvora serás

Por Fabricio Estrada
(hondureño)
I

Algo irreprimible le hacía leer cada pedacito de noticia que restaba de los petardos.
Siempre fue así, desde que aprendió sus primeras palabras en la escuela, sentía una especie de humo denso en la cabeza cuando las barrenderas iban con sus escobas por las calles después de cada veinticuatro de diciembre. Se preguntaba ¿y si la noticia más importante se está yendo a la basura? Entonces se interponía entre las escobas y agarraba puñados de esas florecitas reventadas en que se convierten los diarios hechos petardos y leía, leía ávidamente en voz alta …ganancias para la compañía, algo… a caballo entre la reinvención y la gloria… como ahora ¿pero sentimos el sentimiento del que sufre?... la conciencia popular con su ejemplo… el traje típico que modelará durante… las barrenderas le daban escobazos en las piernas mientras él iba metiendo el papel en una bolsa plástica y corría con ella hacia el patio de su casa.
Con las manos grises por los residuos de pólvora, desdoblaba los papeles y los desplegaba en un orden inexacto pero con mucho sentido para su ansiedad. El asunto era serio. Una compañía debió de crear algo importante, a caballo entre la reinvención y la gloria, algo que podrá darle a la humanidad la capacidad de sentir el sentimiento del que sufre y que entrará a la conciencia popular como un traje típico bien modelado representa a cada país. El sabor ferroso de la pólvora inundaba su desayuno. Tan deprisa como podía, tragaba como gigante y saltaba hacia la calle sintiéndose un cohete silbador de los que seguían escuchándose por todos los barrios de la ciudad.
Supo dónde reunían los bultos de papelillo más grandes por la lógica de dónde habían tronado con mayor fuerza los morteros y las cebollas. Y ahí estaban, sí, casi cordilleras hechas picadillo, los miles y miles de fragmentos y la posible gran noticia que sólo él podría descodificar. Se lanzó a reunir lo que pudo. Encontró muchos petardos sin reventar y sacando una cajita de fósforos, reventó cada uno de ellos con la ansiedad más desconcertante. Las señoras se reían desde las puertas de sus casas; escobas en mano también, apenas alcanzaban a decirle que no regara nada y que tuviera cuidado en reventarse él mismo los dedos. Él se molestó y les gritó que agradecieran lo que hacía, que les iba a dar una noticia un día de estos que las dejaría con las jetas abiertas. Ante esta respuesta una de ellas dijo, como si la intuición le susurrara algo: este niño sí que es chispa pero demasiado explosivo.
Y lo que dijo tenía mucho de razón, porque él sentía que sus venas eran como mechas y que la rabia fulguraba y encendía blanquísima en ellas si no comprendían lo que hacía. Ya su papá le había dejado ir varias tundas ante sus rabietas. ¡No lo ves! ¡No lo ves! ¡No me puedo concentrar si me están preguntando a cada rato!
Este bulto era prometedor. Los pedazos eran de morteros de a veinte y de a cincuenta. Muchas esquinas de publicidad, mucha sonrisa de misses y grandes extensiones de noticias de todo el mundo…la situación más complicada, ya que al mismo tiempo el origen de desplazados… la escalada de violencia por parte de… los congresos de ambos países se espera… el cual ya comenzó a pagarse… la agencia ACAN-EFE en horas de la noche… Hoy su madre y su hermana sentirán cómo su hogar se hace gigante… ¡Ahhhh, vaya! ¡Aquí está! Saltó por todos los cuartos y gritó desaforado a todos los que pasaban, tanto que tuvieron que calmarlo con profunda preocupación. Su mamá lo metió a la cama, dijo que tenía fiebre y no dejó de abrazarlo hasta no sentirlo absolutamente calmado. ¿Qué pasa, mi amor? Le preguntó. Con sus ojos en otra parte, él comenzó a decirle lo que ahora sabía. He leído casi todos los petardos. En los petardos se escondía una noticia que nos cambiará la vida. La mamá lo miró con ternura. ¿Para eso ibas a recoger todos esos papeles? Mi amor, sos tan bello. Pero al mirar que ella se enternecía con clara intención de considerarlo un juego inocente él se incorporó y se apoyó con tensión contra la pared; apretando sus labios le dijo: una súper compañía de investigación ha descubierto algo único, algo que tiene que ver con la forma en que sentimos el sufrimiento de los demás, no te riás… todos en este país cambiarán, los que se van del país regresarán todos al mismo tiempo y habrá mucha violencia, tanta que ni los congresos de los demás países podrán detenerla, lo pagarán, así lo informarán las noticias, por la noche, y vos y mi hermana, cuando lo sepan, sentirán que la casa se hace gigante gigantegigante. Abrió los brazos con gesto exagerado y su respiración se volvió agitada. Al comprender que era mala idea contradecirlo, su mamá lo dejó, fue hacia el patio y barrió con cuidado todos los restos que estaban regados. El olor a pólvora era penetrante así que roció desinfectante y lavó a profundidad el resto de la tarde. Nunca más pudo quitarse esa extraña sensación que le quedó de las palabras de su hijo. Ni el olor a pólvora de sus manos.
II
Reventaba a cualquiera por dos mil bolas o menos, según la necesidad. Luego los envolvía en papel periódico y los sellaba con masquintei. Así los encontraban al día siguiente y nadie imaginaba lo que ocurría cuando la última vuelta de la cinta apretaba bien el cuerpo: el sicario leía cuidadosamente las noticias que cubrían su encargo y anotaba en una libretita lo que leía …sin embargo comenzaría el juego de ida y vuelta… en un video publicado en las redes sociales… debido a la tardanza en la ratificación del protocolo… súper mega rematón… en busca de un candidato único… Luego de darle vuelta y revisar una y otra vez la noticiosa mortaja, se largaba de ahí pensando siempre que, viéndolo bien, el despachado parecía de largo un enorme petardo. Llegaba a su casa y se acostaba de inmediato. Soñaba que le ponía una larga mecha a uno de los tantos que había matado y que luego soplaba -con paciencia cercana al amor- la pequeña chispa que se iba agrandando y aligerando hasta detonar al muerto. PUM y los papeles flotaban y él corría casi como bajo el agua, despacioso, casi una escena melancólica que le angustiaba mucho porque trataba de leer lo que estaba escrito en los pedazos y no podía.
Por eso amanecía de muy mal humor. Repasaba lo anotado en la libretita, pero lo que resultaba de la descodificación no le daba continuidad a aquello que creyó revelador de niño. ¿Qué diablos podría significar que el juego de ida y vuelta comenzaría y que se vería en un video en Facebook? ¿Quién se estaba tardando en el protocolo por causa de las ventas extraordinarias? ¿Quién era ese candidato único? Apartaba las hojas de los periódicos que inundaban el taller de cohetería. Despacio, como lo hacía cuando pensaba profundamente. Ese era su ritmo desde que decidió meterse al negocio de la pólvora. Tomaba las tijeras con firme lentitud, y recortaba patrones justo a la medida del petardo que multiplicaría por miles, y no dejaba de observar las noticias y anuncios hechos trizas, aunque poco a poco sintiera que iban importándole menos. Debía hacer lo suficiente para vender toda la pólvora que acumulaba en la bodega, hacer que su madre y su hermana se fueran lo más pronto al puesto del mercado antes que llegara la competencia y la policía municipal a decomisarles el esfuerzo. Desde que murió su padre  tuvo que redoblar su capacidad de apretujar la pólvora. Su padre nunca estuvo de acuerdo en que pusiera un negocio que apenas duraba un mes y eso se lo pasaba repitiendo día tras día. Así fue como se encendió esa chispa que buscaba camino en la noche hasta estallar en la nuca del cliente de turno. Un mes sosegado y once meses desatado, se decía para adentro, no hay de otra, hay que buscar un cuerpo donde meter tanta pólvora encapsulada dentro de uno. Su padre nunca estuvo de acuerdo, ni cuando le contó del primero, ni cuando le contó del séptimo, ni cuando llegó a contarle del treceavo. Lo miraba con rabia y asco en medio del almuerzo, cuando raspaban el plato con una tortilla quemada y al fondo, la radio decía que habían encontrado otro cuerpo envuelto en papel periódico. Murió con ese azufre en las últimas palabras que le dirigió: te van a buscar, sufrirás lo que sufrieron ellos, vos serás la noticia, cabrón.
Vio cuando los ojos de su padre se fueron secando y salió rápido del cuartucho a avisar que ya se había muerto el viejo. Cumplió con cargarlo junto a otros vecinos, cumplió con enterrarlo y recibir condolencias, luego regresó a la bodeguita para seguir liando petardos hasta muy tarde, tan ensimismado estaba que dieron las seis de la mañana del siguiente día y apenas escuchó que algo había golpeado contra la puerta que da a la calle. Fue a abrir y se encontró con el cuerpo de su padre medio envuelto en periódicos llenos de tierra. Tierra fresquita. Negra. Se paró despacio a mitad de la calle para ver quién pudo ir a desenterrarlo. Su madre y hermana salieron a prisa a gritar el espanto y él no se inmutó. De pronto le vino todo el sueño que debió tener la noche anterior pero aun así tuvo las fuerzas para levantar el cadáver y ponerlo sobre una banca en espera de que los vecinos llegaran a ayudarlo. Fingió no escuchar nada cuando las doñitas empezaron a decir algo sobre el cuerpo envuelto en periódico, aunque le entró una gran curiosidad por ver qué noticias traía el cuerpo del más allá. Leyó despacio con un genial juego de luces… quería apartarse de los dramones familiares… si en persona ella resultase radicalmente distinta… los choferes tienen que descontar los gastos de gasolina… el diaconato femenino revelará… Nada nuevo para él que ya estaba poniéndose harto de esa manía descifradora. Volvieron a enterrarlo y de nuevo le regresaron el cuerpo a la puerta de la bodega, esta vez con el empapelado finamente hecho con cientos de recortes de pistolas salidas en las noticias. El rostro de su padre al descubierto, con su verdosidad porosa, daba una impresión que él no había sentido hasta ahora. Era lástima, era mutuo acuerdo en los ojos. Por fin se comprendían y ya era la hora que vinieran por él.
Fue en busca de su libreta y anotó las oraciones que leyó. Se desligó del segundo funeral y de los desgarradores gritos de su hermana que le decía que no podía dejarlas solas con ese dolor, que dejara de estar enrollando eso, que ya nadie le compraría. En ese momento cerró los ojos y se imaginó que sería mejor que en lugar de tierra cubrieran el cadáver de su padre con toda la pólvora que tenían allí para luego prenderle fuego, el fuego más breve e intenso que evitara un nuevo desentierro. Pasó la mañana y comenzó un calor infernal. Su madre y hermana se había encerrado en el cuarto detrás de la bodega y murmuraban lo que ya murmuraban en el barrio, que los iban a matar a todos por todos los que había matado él, que se habían dejado venir unos mareros desde el norte con el único fin de reventarlo y que con él se irían ellas también.
Cuando se escuchó el motor de la moto él había tomado una biblia y la hojeaba por el puro placer de sentir ese papel que no aguantaría ni para hacer unas chispitas del diablo. En la moto venían a toda velocidad dos sicarios que se cubrían el rostro con primeras planas, apuntaron sus akas y la lentitud fue tal que las chispas de las balas pudieron servir para ponerlas de estrellas sobre un árbol de navidad, tan lentas que las tomabas en el aire y sentías sus puyitas, tan precisas en buscar el grueso del polvorín que cuando todo estalló y él giró su rostro hacia atrás pudo ver a su hermana y su madre corriendo hacia el baño haciéndose gigantes junto a la onda expansiva de la casa mientras él se convertía en estatua de pólvora.
Eso fue lo que encontraron y lo que un bombero convirtió en viral en las redes sociales, una estatua perfecta de negra fragilidad a la que el primer viento hizo desaparecer. 

Otro Lunes me publica un cuento



Desde hace varios años, y paralelo a la escritura de poesía, he venido escribiendo relatos. Los he guardado como una lectura de mi propio diario, como un guión personalísimo donde esbozo historias que me rondan en sueños y que expanden ciertos narrativas que desbordaban mis poemas. A partir del año pasado decidí publicarlos más allá de los tres relatos que haya publicado discretamente en este blog. La revista Imaginación, que dirige Julio Escoto en San Pedro Sula, Honduras, me publicó en el 2015 El movimiento de los chasis, Maga -dirigida por Enrique Jaramillo- me publicó el pasado diciembre el relato Pólvora serás, en Panamá, y ahora, gracias a la puntual recomendación del poeta y ensayista méxico-salvadoreño, Antonio Cienfuegos, la revista Otro Lunes, de España, me publica el relato La cabeza.

Les invito a pasar:

http://otrolunes.com/45/en-la-misma-orilla/la-cabeza/

Mayra Oyuela, Honduras - Reseña de Gustavo Campos

Todas las Mayras en Mayra. Por Gustavo Campos

"La belleza está por encima de la lógica"



Roto ya todo lo íntimo en mí,
he de saberte andar, mundo.
Mayra Oyuela 

En los primeros poemarios de Mayra Oyuela las imágenes invaden y sacian (atiborran) su discurso poético, aunque en sus poemas encontramos pasajes que se apoderan de nosotros. Esos versos corresponden a una irrupción espacial instantáneo y no discursivo, lo que Pound definiría como un “complejo intelectual y emocional en un instante de tiempo”, habiendo, en sus primeros poemarios, la prescindencia del concepto racional del tiempo, pues el orden lógico del discurso narrativo se ha yuxtapuesto. Por otra parte, es de esa vitalidad y afluencia poética desde donde reflexiona desde hace 8 años cuando publicara el poema “Tranviaria”: “No necesito ser el poeta sino el poema/ la belleza está por encima de la lógica de cualquier poeta”. El tiempo ha pasado y con él ha llegado la madurez de la poeta Oyuela. Si antes observábamos cierto descuido en la elaboración conceptual y musicalidad de sus versos, efusivos, que, sin embargo hacían eco y movimiento de estos tiempos posmodernos, ahora hacen gala de un mejor balance fónico y metafórico, con mayor cuidado; de corte iconoclasta, pero siempre bajo ese diálogo del hombre/ mujer con su tiempo. Ahora, en su nueva poética, su voz se ha vuelto introspectiva, que se complementa con sus transparentes tonalidades. Hector Leyva, en “La emoción moral en la escritura lírica” del libro Imaginarios (sub) terráneos, y Helen Umaña, en La palabra iluminada, destacan que aún encuentran en las propuestas actuales resquicios de lo que han denominado, ambos, una “visión abrumadora de la vida” y “sobrepeso existencial”, una “capacidad de volcarse al autoanálisis” y “desazón existencial”, lo que el siguiente fragmento nos pone en horizonte: 

Roto ya todo lo íntimo en mí,
he de saberte andar, mundo,
con los puños cerrados en señal de auxilio y no de defensa
cerrados para llevar en ellos el resto de aire
que no supo caber en mis pulmones.
En la imperfección está lo bello.

A sus 34 años se enfrenta a un diferente estímulo creativo, complementario. El efecto de la madurez en Mayra es manifiesto y ha convertido su poesía en un medio vivo, consistente y avanzado desde un punto de vista, y, por otro, desconcertante y formidable, y en su poemario “Agua mala”, el laconismo y contundencia aparecen en la mayor parte de su libro, el cual se divide en tres partes. Es música. Timbran sus palabras. Repercuten. Analizan. Reflexionan. Hieren. Y es a esta poeta, como diría Eliot, donde recae cierta gloria, la gloria de cualquier nación que es producir un arte que pueda ser exportado sin que avergüence su lugar de origen. Los lectores de poesía lo sabemos. La hemos redescubierto. Ya no estamos ante los aciertos de algunos versos -como diría Pepe Luis Quesada en un auto prólogo a su antología de poesía La memoria posible en un acto de honestidad y humildad que, aseguraba, un verso recordado es como un mundo ganado- sino ante el trabajo de alguien que no solo causa agrado, sino que debe respetarse como una gran artista. Y ella es una de las voces que mejor representan no solo a la poesía hondureña actual sino a la regional, y, me atrevo a decirlo, a irse integrando de una vez entre las voces más significativas y sustanciales de Latinoamérica. "Cuando la cima queda en el fondo del mar" hace uso magistral de un paralelismo rítmico, en direcciones opuestas, ambos personajes son reflejo del otro: el agua como elemento reflector; pero también de una hondura reflexiva que puede paladearse entre susurros para captar su musicalidad. En el caso de "En mí las aguas que recorren la ciudad" concluye con una inesperada equiparación mesiánica con nuestra historia actual como referente, sin volverse referencial, adquiere unafuerza que ya le auguro un sitio en nuestra memoria. Claro que estas palabras las escribe su amigo, pero un amigo que siempre ha demostrado franqueza y honestidad en sus comentarios cuando del oficio se trata. He aquí, Mayra Oyuela, su técnica, su voz y sus medios (y miedos). No me extraña que un gran poeta como León Leiva Gallardo, y acucioso lector, haya emitido ese juicio sobre uno de los poemas antologados enTransfronterizas. Tampoco está de más mencionar a Elena Salamanca como una de las piezas claves en la selección de poesía centroamericana. A Carmina Estrada y Elena Salamanca mis agradecimientos por su avezado ojo lector. A Kalton Bruhl y Juan Ramón Martínez por abrir este espacio de difusión de las artes y la cultura. 

Nota: Magdiel Midence, Martín Cálix, Rolando Kattan, Salvador Madrid, Dennis Ávila, 
Karen Valladares, Ludwing Varela, 
inmediatamente antes que ellos Fabricio Estrada, Rebeca Becerra, Murvin Andino, entre otros, son parte de esta doble fluctuación generacional.



En octubre de 2016 la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), por medio de su editorial Ediciones de Punto de Partida, publicó la antologíaTransfronterizas/ 38 poetas latinoamericanas, compilada por la editoraCarmina Estrada. La revista Punto de Partida lleva dedicándose más de una década a la difusión de las nuevas producciones de las generaciones actuales (menores de 40 años). 

En el prefacio a Transfronterizas, la antóloga acota que son “varias las muestras antológicas de poesía y narrativa que han elaborado: de Alemania, Argentina, Colombia, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Italia, Puerto Rico y República Dominicana; y de distintos estados de la República Mexicana.” Todo un trabajo académico con propósitos muy bien definidos.

La presente antología que reúne a 38 autoras latinoamericanas fue presentada en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2016, una de las 40 actividades que ofreció la UNAM entre presentaciones de libros, encuentros y novedades literarias.

La Máxima Casa de Estudios permitió que los asistentes conocieran la oferta editorial de la universidad con la venta de 2 mil 500 títulos, 750 de ellos novedades editoriales de distintas temáticas. Estas actividades fueron organizadas por la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM. Algo de lo que deberían tomar nota las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) cuya oferta editorial no sobrepasa los 10 títulos al año. Lo cual nos indica que sigue siendo vigente la opinión del escritor argentino César Aira sobre que Honduras es “un país que no daba -ni da- mayores oportunidades al cultivo del intelecto”, pese a la reforma universitaria y su “nueva faceta académica”.

Son 11 las poetas centroamericanas incluidas en la antología. Entre ellas la costarricense Paola Valverde, la nicaragüense Alejandra Sequeira, la salvadoreña Elena Salamanca, la panameña Mar Alzamora, la guatemalteca Carmen Lucía Alvarado y la hondureña Mayra Oyuela (1982), todas nacidas entre 1980 y 1993.

¿En qué contribuye la publicación de esta antología? En varios aspectos. Uno de ellos, según los editores, es que no se trata de un libro “feminista” en el sentido convencional. Es una compilación que sirve como puente poético que borra el espacio fronterizo de toda una región hispanohablante donde convergen solidaridades y nuevos espacios de identidades multiculturales. Su impacto es importante porque suprime condiciones negativas de los mercados editoriales como la marginalidad en la que viven sumisos muchos de los países con índices bajos de lectura e ingresos per cápita irrisorios. Lo que la compiladora ha llamado “Transfronterizas” no es sino una dinámica que crea nuevos flujos de discursos poéticos y permite difundir lo que se escribe actualmente en América Latina. Todo ello corresponde a una especie de comunicación transfronteriza. Es una “publicación de un conjunto heterogéneo de voces que habitan una historia compartida y transitan el territorio de la lengua castellana”. Según Michel Serres, en estos tiempos donde la información y el saber fluye no puede hablarse nuevamente de fronteras, puesto que el antiguo principio se rompe y en este nuevo mundo se está dentro y fuera simultáneamente. Así que damos por acertadísimo el título de la antología. También cabe agregar que Ricardo Piglia, en Crítica y Ficción, propone a los escritores como estrategas en la lucha por la renovación literaria, en las que incluye algunas condiciones constantes como las ideológicas, teóricas, políticas y culturales; la misma Carmina Estrada hace mención de ello en el prefacio al libro al “reivindicar las preferencias o su gusto personal pero consciente de un factor tangencial determinante a la hora del proceso de selección”.

En el caso particular de Honduras, los poemas compilados de la poeta Mayra Oyuela -única hondureña incluida- la reafirman como una de las voces más importantes de su generación, no solo del país sino a nivel hispanohablante. Ya en 2011 había sido incluida en la antología del Fondo de Cultura Económica de México “Puertas abiertas” que compiló el Premio Alfaguara y Premio Carlos Fuentes: Sergio Ramírez. No en vano el poeta y novelista publicado por Tusquets, León Leiva Gallardo, hizo un breve y muy acucioso comentario sobre "Vi a una mujer emerger de la piedra", uno de los poemas incluidos en la antología Transfronterizas“es un excelente poema, intrigante, lleno de implicaciones no muy fáciles. Me impresiona el final que propone una nueva noción del "creacionismo" y lo dispone como es, de hecho. La mujer es la creadora, no la que nace de una costilla partida del hombre. El hombre, en este versado paraíso, nace de una partícula imperfecta que surge de su polvo. Se me hace que en un momento de misandria la poeta pensó que la partícula debía ser "imperfecta", curiosamente, lo que siempre se ha pensado de la mujer, según la cultura judeo-cristiana.


Vi a una mujer emerger de la piedra
vi a la piedra emerger de la mujer
vi su furia de tierra
su fuga de arena
su derrame de viento nostálgico.
Vi la distancia entre ambas
el abismo de los siglos
la mueca torcida en el golpe seco
de los confines.
Vi la tribulación,
lo cíclico de un mundo brotado de la tierra.
Pero la piedra que brota de una mujer
sabe vencer las masas de tiempo que la acongojan,
sabe lijar la fe del agua que labra la hendidura.
Para que sangre la piedra
primero debe sangrar la mujer
para que sangre la mujer
primero debe comer de la tierra
su partícula más imperfecta
y así parir hombres húmedos
que surjan de su polvo.


Cuando la cima queda en el fondo del mar
y el fondo es la cúspide de un universo oculto
porque este mundo de paradojas
asemeja la cima de un hombre
que escala a la inversa de otro que se hunde.
Porque la muerte de un hombre
no es sólo la muerte de uno, sino la muerte de todos los hombres.
Porque vivir es la causa
porque en paralelo vamos
dos que se buscan
y están de frente sin verse.
Dos corrientes en mutuo acuerdo
una gota que ronda el cielo
y otra que roza al suelo.
Y el centro de la vida es un árbol a la orilla de un río
Y no saber si las tristezas son más hondas que sus raíces
o es más hondo su reflejo


Toco el fondo del agua.
Hundido está en este vaso
todo mi ser.  
La verdad está arrepentida
Abatida la verdad
como una máquina de pájaros moribundos
que atraviesan mi sombra.

He tocado el fondo del agua
Lo he hecho.   
un bosque enfermo de lluvia negra son los recuerdos
un viento que silba muerte
un huracán oscurecido de arena son los recuerdos  
Reinos giratorios
golpean el infinito cuerpo proscrito del polvo.
Y me embosca un espasmo,   
y me embosca un ciclón.

Y nadie
absolutamente nadie
puede argumentar
que este sol hundido en mi pecho le pertenece.

Corrupto está mi amor
entre la tristeza y el olvido.

He tocado el fondo del agua
la fiebre profunda de un maremoto
atraviesa mi sombra
una máquina de pájaros moribundos



A Berta Cáceres

y olvido el agua del primer instante
Ahmad Al-Shahawy

En mí las aguas que recorren la ciudad:
agua subterránea
etérea
que desdibuja el paso de las gaviotas.
Agua eterna que labra la roca
difusa
agua que rompe en aguas.
Dramática agua
que come polvo
y recorre espaldas.
Agua que tatúa flores en las manos
desbordada.
Agua que limpia el barro de mis botas.
Acá toda el agua:
agua de miedos
de ahogos
de tinieblas.
Agua que aniquila
y bebe de sí misma
agua simplemente
agua viva o muerta.
Agua Zarca.
Agua que sangra agua.


-----------------------------------------------


Mayra Oyuela
(Tegucigalpa, Honduras, 1982).
Poeta y gestora cultural. Ha publicado dos poemarios: Escribiéndole una casa al barco, Ediciones Il Miglior Fabbro, 2006; Puertos de arribo, Festival Internacional de Poesía de Costa Rica, 2009; En preparación su poemario inédito “Agua mala”. Sus textos han sido incluidos en las siguientes antologías: Recopilación poesía andante, Editorial Pez Dulce, Tegucigalpa, 2004; Selección de poesía joven centroamericana Pez Dulce, 2005; Versofónica, 20 poetas 20 frecuencias, proyecto de audio, Tegucigalpa 2006; Papel de Oficio, Colectivo Paíspoesible- Secretaría de Cultura, 2006; 2017 Nueva poesía contemporánea, Buenos Aires, Argentina, 2009; 4M3R1C4: Novísima poesía latinoamericana 2010Cantos de Sirenas, compilación iberoamericana de poesía femenina 2010, Cascada de palabras Cartonera 2010; Puertas abiertas. Antología de poesía centroamericana, FCE, México, 2011. Ha participado en los principales festivales internacionales latinoamericanos y en el Festival internacional 2010 Poeta por km2, Arrebato editores, Casa de América, Madrid, España. Textos suyos han sido traducidos al italiano y al catalán.



Por Gustavo Campos


Nota tomada del blog de Gustavo Campos, Narrador, Poeta y Ensayista hondureño. San Pedro Sula.