lunes, 21 de julio de 2014

La delicada firma de la publicidad japonesa





Forest Man

Un impresionante documental sobre la incontenible vida de un hombre en la India. Un solo hombre decide sembrar los árboles que muchos talan sin control y, luego de muchos años (comenzó a sembrar en 1979), logra hacer crecer un bosque más grande que el Central Park en Nueva York.

jueves, 17 de julio de 2014

La Entropía reina en Honduras


Pocas palabras. Y sí, hay un hilo que no pierdo para mantener la mirada fija sobre el caos. Le pregunto a mis amistades de mayor edad si ellos imaginaron que Honduras caería a este nivel y algunos responden que sí, que estaba todo advertido; otros sólo bajan la cabeza y murmuran algo parecido a un rezo. Muchos tuvimos aspiraciones políticas en esta coyuntura histórica del golpe de Estado porque sabíamos que era un momento preciso y, por igual, advertimos la locura de admitir "cualquier fuerza de arrastre de votos". Ahora sucede la entropía de la violencia en todo su esplendor: lo irreversible que termina pasando dentro de un sistema. "La entropía alcanzará un máximo cuando el sistema se acerque al equilibrio, y entonces se alcanzará la configuración de mayor probabilidad."

¿Y quiénes están dentro de la probabilidad de generar violencia? ¿De qué equilibrio atroz hablo? Cada día se consolida más y más lo que desde afuera de Honduras parece inconcebible y aquello que los habitantes de esto nos negamos a ver en toda su dimensión. El que Galdámez haya disparado siempre fue probable como igual hubiera sucedido si uno de los esquizoides de los otros partidos lo hubiera hecho. Pero fue Galdámez y con él fue todo LIBRE. Ni más ni menos lo mostrarán los medios. Un partido se ha venido a pique con casi la mitad de su estructura moral. Eso es lo que se siente en primera instancia. Mientras tanto, el vendaval sigue, todo acto de violencia supera al otro. La entropía reina.







viernes, 11 de julio de 2014

Klao muere

Klao fue al casting porque sentía que estaba predestinado a escenarios más grandes. En esto no se diferenciaba en nada ni de Laika ni de Batman, el viejo león del Parque Aurora.

Klao apareció entonces majestuoso en la icónica escena del Alejandro de Oliver Stone. Se alzó sobre sus cuartos traseros y se midió ante Bucéfalo. Cámara lenta en mi retina. Inolvidable.

Ahora está muerto. De alguna forma sobrevivió a servir de montura del rey Poro, pero fue imposible hacerlo con los cazadores. Fueron tras sus colmillos, tras su marfil antiguo.

Klao, el elefante que hizo de guerrero del siglo III a.C. ha sido asesinado dentro de su reserva en Tailandia. Lo llora Poro. Lo llora Bucéfalo. Lo lloro como nunca antes lo hiciera por un elefante.


miércoles, 9 de julio de 2014

Todo el mar para Rodríguez


Winslow Homer


No fue necesario, pero hablaste del mar y de la intensa ola que se estrellaba en tu boca, Rodríguez, una ola simple pero intensa, especie de nube, un bloque blando que se desliza en el cielo para encajar con otras blanduras, igual de vagas como el mar que tenías ante tus ojos, igual el mar con miles de voces y ruido blanco.
Hace tantos años el mar y la nieve y el folk sin ninguna promesa, como en los años simples en los que una rocola hacía dúo con el hastío y vos te aprendías las notas con dedos entumecidos por la helada que llegaba desde los Grande Lagos.
¿Escuchabas el silbido del viento entre las tablas y las tablas –viejas bocas desdentadas- te enseñaban a llorar en la armónica? “No me dejéis solo, suaves coristas de las profundidades”, te repetías hasta que la melodía llegaba exacta y se dejaba oír en los suburbios de las grandes fábricas abandonadas.

Nunca tan solo, Rodríguez, nunca estuviste tan solo como en esos días en que te amarrabas a un escenario fantasma, sellados tus oídos al repetido coro de las adulaciones.

F.E.

lunes, 7 de julio de 2014

Operación "Rescate" de Ángeles


Esta es la solución que ha encontrado Juan orlando Hernández y su miríada de idiotas para-militares: la cacería de niños en la frontera honduro-guatemalteca. "Operación Rescate de Ángeles" le han llamado al acto de contener a los cientos de niños y niñas que salen de Honduras hacia Estados Unidos en busca de sobrevivir o de simplemente irse con un familiar hacia una posible mejora de sus expectativas, mismas que dentro de Honduras se presentan en forma de violencia inexorable o de exclusión eterna.

Entonces ahora resulta que a los niños y niñas se les obligará a esconderse en la frontera interna, resulta que también se les perseguirá para que se queden de manera obligatoria dentro de un territorio cuyas políticas para ellos es convertirlos en esos mismos soldados que se ven la imagen o en simples operarios de maquilas, cobradores de buses, mineros artesanales condenados al derrumbe, chapeadores de terrenos, albañiles mal pagados o, de manera terrible, en infantes de los grandes batallones delicuenciales o en objetivo de venganzas.

El inmenso ghetto de Honduras. El inmenso ghetto de Honduras. El inmenso ghetto de Honduras.

http://www.elheraldo.hn/pais/726627-331/operación-rescate-de-ángeles-frenará-migración


Dos puntas para una campaña


La publicidad, cuando se auto-satisface, puede llegar a dos rutas: a una alta sensibilidad y a una nula sensibilidad. La primera ruta muestra la gente detrás de la creatividad preocupada por sostener un equilibrio con la realidad. La segunda ruta sólo le interesa la marca y su fetiche, el mensaje es cínico y sostiene una comunicación de alto contenido violento. Quienes están detrás de esto ganan grandes cantidades de dinero como sueldo y se han creado, por igual, una cultura de hombres y mujeres de élite. El mundo y su realidad sólo existe como referente del cual sacar ideas, conceptos "vendibles". Van creando la cultura de la indiferencia.


Crónica de una singularidad - Fabricio Estrada




Crónica de una singularidad.

Al minuto cinco
con veintidos segundos
ocurrió una singularidad
en el espacio tiempo del campo de fútbol.
El balón rebotó en tres jugadores
cerrando un triángulo perfecto
del cual sólo escapó
cuando la inercia condujo la acción
hacia un pase ofensivo
que por escasos milímetros no fue gol.

Al minuto treinta y dos
con quince segundos
un par de globos ceñidos por una cinta tricolor
flotó sobre la grama
confundiendo a los volantes
que vieron todo en cámara lenta;
vieron también cómo envejecían los 45 mil aficionados
y el cómo la cámara del cable
tejía un capullo impenetrable sobre la cancha
que volvió inútil todo intento de tranmisión vía TV.
Quedaba sólo la radio
pero los locutores guardaban un silencio de araña
y el ruido de fondo –materia oscura de las frecuencias-
traía resonancias de barras,
susurros de amantes desnudándose en los palcos,
la canción de los Beatles en el Voyager
y hasta el vals de Strauss
que va junto al hueso puesto en órbita por Kubrik.

Al minuto sesenta y uno
de la etapa complementaria,
el árbitro tuvo una revelación:
todo se explicaba muy bien con el Bosón de Higgs
y su asombrosa perspicacia.
El portero seguiría en el aire
cuando todos gritaran gol,
el portero seguiría cayendo
cuando la gente invadiera la cancha,
el balón continuaría su elipse
cuando la torcida se marchara,
el balón atravesaría el concreto
cuando las grúas demolieran las graderías,
el portero seguiría en el aire
cuando él, pobre diablo silbato en los labios,
detuviera el cronómetro
y recordara los viejos tiempos en que los hombres
se enfrentaban al movimiento transideral de un balón de cuero
en busca de romper las supercuerdas.

Al minuto noventa

lo que existiera

sucedería

antes

de Dios.


F.E. 

jueves, 3 de julio de 2014

Historias descalzas


En Los Brujos de Ilamatepeque (la excelente y dura novela del hondureño Ramón Amaya Amador) uno de los ricos del pueblo se ofende porque un campesino que luchó junto al General Francisco Morazán decide ponerse zapatos y salir a pasear con ellos a través de la plaza. El rico lo toma como un insulto y los demás, indígenas en su gran mayoría que nunca se calzaron, entienden que lo que está haciendo Cipriano Cano es una afrenta revolucionaria, un reto hacia ellos mismos, una enorme grieta en  la pirámide social del siglo XIX hondureño. Al final, Cipriano y su hermano Doroteo son fusilados tomando como uno de los argumentos de sedición ese gesto de orgullo de calzarse de igual a igual con los patrones. ¿Los patrones? Sí, los patrones sociales y los patrones que daban empleos de miseria y oscurantismo.


Los jugadores de la selección de fútbol de La India de 1948 jugaron descalzos en Wembley durante los Juegos Olímpicos y quisieron hacerlo en el Mundial Brasil 1950. No se los permitieron ni aún se pusieran doble vendaje en los tobillos y ni aún con el susto que le metieron a los franceses en esos JJOO (Francia les ganó 2-1, a duras penas). ¿Por qué los dejaron jugar así en 1948 y en 1950 no? La primera fue una sorpresa exótica, entretenida, de bienvenida condescendiente a la vida de "las naciones" a una India de reciente independencia; la segunda -según la reacción de los patrones culturales occidentales coloniales- una insolencia.

Durante mi primaria en Sabanagrande, la gran mayoría de compañeros que venían de las aldeas eran descalzos. Era tan natural verlos con su uniforme limpio azul y blanco e ignorar, a la vez, que existía una cultura de aceptación de las carencias. No recuerdo hasta cuándo dejaron de ir "chuñas" (descalzos), pero lo cierto es que la mayoría de ellos no culminaron el sexto grado. ¿Qué había de natural en verlos así? La vieja costumbre colonial de prohibir que los indios se calzaran había trocado a una burla natural porque ir descalzo era signo de "retraso" social. Si bien no habían fusilamientos para el que lograba "el ascenso" de calzarse, quedaba el estigma de que provenía de familia "chuña" y que si alguna vez mostraba en público signos de orgullo le sería recordado sin contemplaciones su procedencia, sus caminos, la forma abierta de sus dedos, los tobillos llenos de polvo, las uñas reventadas cuando se atrevían a jugar de igual a igual en las potras.

Ahora, de regreso a condiciones económicas feudales-coloniales, aquella burbuja de bonanza que permitió a muchas familias superar la condición de extrema pobreza se ha reventado. Si bien el calzado abunda gracias a las cientos de tiendas de zapatos usados que han democratizado los caminos, cuando un político vernáculo recuerda en sus manifestaciones electorales que él "fue chuña", logra una precisa carga de profundidad en la memoria reciente de las masas, se vuelve "parte de" la ciudadanía de segunda (simbiosis del fetiche mercancía-valor) que busca ser de primera en la nacionalidad impostada por los patrones políticos. 


F.E.






La cirugía en las legiones romanas


Sangre y pilum: El instrumental que usaron los cirujanos de las legiones romanas en España.


Desde una simple espéculo ideado para examinar a los pacientes, hasta un bisturí dispuesto para intervenir a cualquier soldado después de un sangriento combate. A pesar de que fueron inventados hace dos milenios, los instrumentos utilizados por los médicos romanos podían ser la frontera entre la vida y la muerte para los legionarios que, bajo la lluvia incesante de Britania o el calor de Egipto, combatían por su vida armados tan solo con un pilum y un gladius. Sin embargo, y a pesar de su simplicidad, este instrumental revolucionó la medicina de campaña de la época. Lo mismo sucedió con la Sanidad Militar romana, la más avanzada de entonces y la cual sirvió de base para toda la medicina marcial que hoy existe en España.
Fuente: Manuel P. Villatoro | ABC.es, 30 de junio de 2014
Varias de estas piezas de cirugía, al igual que otras dedicadas a la atención sanitaria de heridos en la antigua Roma, pueden ser apreciadas en primicia por todo aquel que se deje caer por Granada. Esto es posible debido a que, desde hace aproximadamente un mes, el Parque de las Ciencias de la ciudad andaluza acoge la exposición «Sanidad Militar Española: Historia y aportación a la ciencia», una exhibición con más de 250 piezas de patrimonio médico de carácter castrense que podrá ser visitada durante todo un año por los interesados en el tema.

La Sanidad Militar romana

La Sanidad Militar española tiene su origen en Roma. Y es que, al ser un pueblo que solía andar a lanzazos por medio mundo, necesitaban de un buen equipo médico que pudiera salvar de la muerte a cuántos más legionarios mejor. Con todo, hubo que esperar hasta la época del emperador Cayo Julio César Augusto (en el año 27 A.C.) para ver una verdadera organización dedicada a la recuperación de heridos y enfermos. Antes de este líder, aquellos soldados de Roma que recibían un tajo en batalla eran trasladados y tratados en las casas particulares cercanas. Allí, más con rituales y embrujos que con cirugía, los improvisados curanderos trataban de salvarles la vida para que lograran combatir un día más. Las posibilidades de marcharse al otro barrio con el uniforme puesto eran, por lo tanto, más bien altas.
Todo cambió con la creación de una organización sanitaria profesional en la época de Augusto. Ésta era incluso preventiva, pues a algunos doctores militares (la mayoría de los cuales basaban sus conocimientos en la antigua Grecia y en la experimentación) se les encargaba realizar un examen médico a cualquier aspirante a convertirse en miembro de la Legión. Concretamente, buscaban hombres sanos, fuertes, y que no fueran propensos a enfermar. Mientras todo esto sucedía, los médicos se profesionalizaban y adquirían experiencia a una velocidad increíble. La razón era sencilla: el emperador sabía de la importancia de su preparación y no tenía problemas en abrir la bolsa para premiar a sus galenos con dinero, tierras y títulos. Así pues, no era raro que los pequeños estudiantes soñaran con convertirse en doctores cuando levantaran dos palmos del suelo.

Continuar leyendo...