jueves, 20 de noviembre de 2014

Carlos Godoy - Argentina

Los siguientes poemas forman parte de la muestra que la antología "30.30, poesía argentina del siglo XXI" hace del poeta Carlos Godoy, nacido en 1983, en Córdoba. Algunos de sus libros son: Prendas-2005, Escolástica peronista ilustrada-2007, La temporada de vizcachas-2009, Paritarias + Soy la decepción-2011. En novela ha publicado Sugar blueberry-2011 y en relatos Can Solar-2012. Trabaja como docente y periodista cultural. 


Los principios del federalismo.

Una tarde escuché a mi vecino pidiendo ayuda.

No me animé a salir y pensé en que otro vecino podría acudir.
De todos modos me senté junto a la puerta
y esperé atento.

O no había nadie o nadie quería ayudarlo.

El hombre forzaba tanto la voz que empezó a toser
y a ahogarse mientras gritaba.

Yo me vestí, calenté agua para un café
y seguí apoyado sobre la puerta escuchando los gritos.

De un momento a otro se calló.
Después lo escuché toser durante varias noches.

En el lapso de las dos o tres semanas siguientes
me lo crucé en el supermercado
y me saludó como siempre con un movimiento de cabeza.


Algunos perros se quedan siempre en una cuadra.

Creemos en lo que más nos impresiona.

Hoy papá se fue. Cargo todo en un camión y se fue.

El más chico se puso a limpiar los rincones
porque sabía, desde temprano, que iba a ser un día duro.

Esta es una escoba, la puedo empuñar como fusil.
Esta es la Virgen de Lourdes, la puedo visitar
o le puedo rezar por las noches. ¿Y qué dice la mente?

La mente dice: creo en la reencarnación
y confío en volver como una peste que los mate a todos.

La extinción es perfecta.

Y el epicentro sigue siendo ese perro viejo
que fue acumulando pertenencias.

Las sondas catalizan.

Y el perro sigue juntando bienes
sobre una manta tendida en la vereda.

¿Cómo es la mano enterrada en la cal?
¿Descomprimiendo las moléculas del tejido?
¿Puliendo el calcio del hueso?

Hagamos silencio.
Ahora, respiremos profundo.

Eso que se ve es nuestra ciudad de cemento.
Reténganla. Porque ahí es donde siempre se vuelve.


El vaivén.

Hubo un fuego
y un viento que se encargó de distribuirlo.

Después llovió. De la tierra brotó un humo espeso
que golpeó la cara inferior de las hojas
y se condensó en un hollín que se adhirió y las dobló
hacia abajo.
Otro obstáculo para la lucha genética contra la gravedad.

Todos quieren ser millonarios por un golpe de suerte.

Tranquilo Mario, somos demasiado sensibles para
subir de categoría, a veces, incluso hay que bajar
y no es tan malo: la materia se escabulle, busca y se acomoda.

Los hábitos sabiamente aleccionados
por la miseria, si te fijás bien, son un vaivén.

Hace varios días que me faltan diez páginas
para terminar un libro; es que es muy bueno
y no me animo.

No se debe matar a los héroes.

La pampa desde acá se ve distinta, pero en realidad
es la misma con sus colores y sustancias. El humo sube
vertical y de a ratos alguna brisa lo tuerce un poco al este,
al oeste, y vuelve a ser como un poste fijo continuo.
Estuvo bueno charlar bajo el sauce y contar las historias del río.
Del chico que se ahogó buscando una pelota, enganchado
del tobillo a una raíz oculta.
El líquido blanco que una vez bajó por el desagüe
y mató a peces y patos y pájaros.

Pero ahora hay que seguir.

Me llevo un par de fotos de cuando eran chiquitos.
Otra de papá con su uniforme posando en la cima de una gran sierra.
Y otra de mamá hippie con un rubiecito en brazos.

También está la foto del barrio:

la vereda con baldosas flojas o arrancadas,
las oleadas a descomposición que a veces se vienen del río,
el perro que nunca muere y no tiene nombre y cada nueva generación
lo bautiza "viejo", los hijos de los bolivianos que corren
por las calles metiendo cuetes dentro de botellas vacías.
Los días de partido. En fin, los cabezones del fondo que
chiflan cuando hay pelea.

Cuando el humo se fue la tierra ya esta seca. Algunos pájaros
empezaron a cantar y todos volvieron a sus casas. Tuvieron que
ventilar los ambientes y lavar la ropa, cortinas y colchas y sábanas.
Después volvieron a pintar las paredes blancas.
Quedó un bosque negro de árboles carbonizados en pie
y abajo el nuevo pasto, naciendo verde y fuerte.

¿Entendés Eloy? El vaivén.

El espanto se corona



El reciente asesinato de la Miss Honduras Mundo María José Alvarado y su hermana Sofía Trinidad (http://tiempo.hn/sucesos/item/8772-hallan-sin-vida-a-miss-honduras-y-su-hermana) ha vuelto a ponernos de rodillas ante un desconcierto que suma y crece con larga cola de tiranosaurio rex. Su voracidad es devastadora, pero al contrario de lo que parece, no se harta de jóvenes cuerpos sino de la incorpórea idea de humanidad que resta dentro del territorio hondureño, un territorio ligado anímicamente al imperio de la matanza que cruza desde México hasta Colombia, incluyendo la grave violencia de algunos países colonizados del Caribe, como es el caso de Puerto Rico y República Dominicana, sin dejar de lado la postración haitiana.

Que la muerte de estas dos jóvenes no sea producto de un plan orquestado, sino de una muestra aleatoria de la cultura violenta machista es algo que debemos observar con mucho cuidado. Las primeras suposiciones de que habían sido secuestradas por algún capo narco enamorado o, que en su defecto, hubieran sido secuestradas para trata de blancas -como así se sugería en el boca a boca-, intentaban trasladar a una mente maquiavélica y exógena lo que ya convive entre nosotrxs, en la inquietante y latente fuerza de lo común y vulgar ¿Vulgar? Sí: en su significado más básico, "lo normal, lo que no tiene nada de original". Causa asco la forma en que se expresa la gente alienada por los medios. Su búsqueda de respuestas ante los acontecimientos que les sobrepasan termina siempre culpando a la víctima y difundiendo la idea de que el asunto pasa por una conversión espiritual (terapia colectiva de la oración) o, lo más triste, que "ellas se lo buscaron por no saber elegir el tipo de hombre con que andaban".

Cuando la rectora de la UNAH, Julieta Castellanos (quien perdió a su hijo Alejandro asesinado por policías uniformados) habla de que esto es una pandemia (http://tiempo.hn/naci%C3%B3n/item/8795-julieta-castellanos-miss-honduras-y-su-hermana-fueron-v%C3%ADctimas-de-una-pandemia-de-homicidios) expresa con precisión lo que emana desde el vector del Estado instaurado, aunque ella no lo acepte en su declaración por motivos de equilibrio mediático. ¿Estamos entonces ante lo irremediable? No lo creo, aunque esto pase por una solución cíclica en nuestra historia con altas tendencias a las "dictaduras de la paz", como lo fue el cariato y de la cual, el actual presidente, es adepto incondicional. Los pueblos sometidos a valores artificiales (como aún sigue siendo el cristianismo oficializado) terminan siempre por desligarse paulatinamente de ellos y a polinizar con nuevos sincretismos su inmigración masiva, vayan donde vayan o regresen cuando regresen. Esto durará un tiempo más hasta su "solución" socio-política, pero definitivamente, tendremos que pasar nuevos espantos producto del horror vacuii en que hemos caído.

F.E.
La espantosa e insensible portada que puso en circulación diario la tribuna sobre el encuentro de los cuerpos de las hermanas Alvarado, una muestra absoluta de la mentalidad carroñera de las élites mediáticas de este país. Este periódico es dirigido en toda su línea editorial por el ex-presidente carlos flores facussé, el mismo que gobernó el desastre durante el huracán Mitch.

Y la espantosa sonrisa de Plutarco Ruiz, el asesino. La misma sonrisa del ex-alcalde de Yoro que fue apresado por lavado y narco-actividad, una sonrisa de triunfo, de estar sobre las circunstancias como lo han estado en sus actos sobre la ley inexistente.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Ayotzinapa moviliza a poetas centroamericanos y del Caribe



COMUNICADO POR LA PAZ Y LA JUSTICIA EN MEXICO

Los poetas centroamericanos que suscribimos el presente comunicado, lamentamos profundamente el irrespeto a la vida y a los derechos más fundamentales que representa el asesinato de 6 personas y la desaparición forzosa de 43 estudiantes normalistas en el Estado de Guerrero el pasado septiembre.

Con la sensibilidad herida y el corazón enardecido nos sumamos a la indignación mundial que estos hechos han suscitado. Compartir el mismo idioma y la misma cultura nos obliga a ser los primeros en abrazarnos con las víctimas de esta barbarie que nos toca íntimamente cuando nuestros compatriotas migrantes son igualmente ultrajados por los mismos elementos criminales. Aprovechamos para agradecer al más auténtico pueblo mexicano, que siempre es mayoría, quienes históricamente se han mostrado hospitalarios y amorosos con estos mismos compatriotas, entre los que nos encontramos muchos poetas de la región.

Condenamos firmemente el terrorismo de estado que el actual gobierno mexicano aplica como política descarada de represión en todo el territorio contra el pueblo organizado y en lucha por la defensa de sus derechos vitales.

Felicitamos y abrazamos la lucha del heroico pueblo mexicano que está enfrentando a un monstruo alentado por el imperialismo norteamericano y grupos ilegales. No hay que descansar hasta que se reviertan completamente las bases de un sistema que ha castigado permanentemente a los más pobres y desposeídos en su lucha por condiciones de vida dignas. Juzgar y castigar a los responsables directos de las masacres es una medida correctiva que no afecta el verdadero problema y por tanto no garantiza que estas masacres y desapariciones ilegales se repitan.

POR LA UNIDAD DEL PUEBLO MEXICANO EN TORNO A LA PAZ

POR EL TRIUNFO DE UN MEXICO VIVIBLE

POETAS DE CENTROAMÉRICA
JUNTO A MEXICO EN LUCHA






Firmas:
Sofía Alejandra Hernández - Honduras, Norma Chamale Pa'atz'an - maya kaqchikel - Guatemala, Marielos Oblivious - El Salvador, Berona Teomitzi - México, René Morales Hernández -México, Magdiel Midence - Honduras, Iris Alejandra Maldonado - Puerto Rico, Edgar García Robles - Guatemala, Carlos Godoy - El Salvador, César Trujillo - México, Carlos Adán García Robles - Guatemala, Kenia Patricia López - El Salvador, Venus Ixchel Mejía - Honduras, Erick Tomasino - El Salvador, Perla Rivera - Honduras, Luz Castellanos - El Salvador, Julio Edgardo Zepeda - El Salvador, Lourdes Soto - Honduras, Tony Peña - El Salvador, Francisca Alfaro - El Salvador, Amílcar Durán - El Salvador, Wilfredo Arriola - El Salvador, Rebeca Henríquez - El Salvador, Cecilia Mojica - El Salvador, Jorge Canales - El Salvador, Rafael Antonio Mendoza - El Salvador, Gabriela Chávez - Honduras, Andrés Norman Castro - El Salvador, María Eugenia Ramos - Honduras, Amleth Rivera - México, Fabricio Estrada - Honduras, Eleazar Rivera - El Salvador, Erick Racso - El Salvador, Duke Mental -El Salvador, Ludwing Varela - Honduras, Jorge Aguilar Amado - Guatemala, Nincy Perdomo - Honduras, Carolina Torres - Honduras, Manolo Flores  - El Salvador, Uylder Torrez Hernandez - México, Juan Rulfoo - México, Manuel Barrera Ibarra - El Salvador, Chaco De la Pitoreta - México, Mayda Colón - Puerto Rico, Zayra Taranto - Puerto Rico, Xavier Varcarcel - Puerto Rico, Nicole Cecilia Delgado - Puerto Rico, Marlyn Cruz Centeno - Puerto Rico, Lilliana Ramos Collado - Puerto Rico, José E. Muratti - Puerto Rico, Amarilis Tavarez - Puerto Rico, Laura Maldonado - Puerto Rico, K Joglar - Puerto Rico, Reinaldo Pérez - Puerto Rico, Virginia Moquete - República Dominicana, José Angel Bratini - República Dominicana, Otoniel Guevara - El Salvador, Ruth Vaides - Guatemala, Lili Mendoza - México, René Novoa - Honduras, Donald Urízar-Miranda- Guatemala, Kafda Vergara Esturaín - Panamá, Luis Borja - El Salvador, Mayra Oyuela- Honduras, Fabio Castillo - Honduras, Denis Avila - Honduras,  Andrea Abarca Orozco - México, Noé Lima - El Salvador, Erick Jalagua- El Salvador. Ario E. Salazar - El Salvador, Mauricio Vallejo - El Salvador, Cesar Angulo -Costa Rica, Alberto Lopez Serrano - El Salvador, Javier Romero - Panamá, David Monje Arce - Costa RIca, Alejandro Marre - Guatemala, William Alfaro - El Salvador, Josselyn E. Guillen L - El Salvador, Alondra del Rio - El Salvador, Sebastian Miranda - Costa Rica, Carlos Clará - El Salvador, Alfonso Fajardo - El Salvador, Martin Cálix - Honduras, Jocelyn Pimentel - Puerto Rico, Alejandro Álvarez Nieves -  Puerto Rico, Marlen Gutierrez - Nicaragua, Walberto Vázquez - Puerto Rico, Marlyn Centeno -Puerto Rico, Gretza Pineiro - Puerto Rico, Mairyn Cruz Bernal - Puerto Rico, Glorible Delgado -Puerto Rico, José Ernesto Delgado - Puerto Rico, Liliana Ramos  - Puerto Rico, Iris Violeta Pujols - Puerto Rico, Cindy Jiménez Vera - Puerto Rico, Awilda Ortiz Parrilla - Puerto Rico, Jessika Reyes Serrano - Puerto Rico, Yolanda Aroyo Pizarro - Puerto Rico, Wiliam Morales - El Salvador, Joss Pinto - Guatemala, Marco Antonio Montes Soto - Guatemala, Carlos Parada Ayala - El Salvador/Estados Unidos, Rafael Romero - Guatemala, Samuel Trigueros Espino - Honduras, Pep Balcárcel - Guatemala, Rinaldo Ebanks - Nicaragua, Sebastian Miranda - Costa Rica,  Rafael Romero - Guatemala, Marco Antonio Montes - Guatemala, Silvia Farreto - Italia, Daniele Rubin - Italia, Heidy Alachán -  Honduras, Brenda X Solis Fong - Guatemala, James r. Cantre - Puerto Rico, Hermes Ayala -Puerto Rico, Karen Joglar de Gracia - Puerto Rico, Marisol Briones - El Salvador,  Friné López Nicaragua, Ernesto Valle - Nicaragua, Raquel Cañas-  El Salvador, Karla Coreas - El Salvador/Estados Unidos,  Anarella Vélez Osejo - Honduras, Yadi Eguigure - Honduras, David Dubon - Honduras, Fredy Leonel Valiente Contreras - Guatemala, Ana Lú - Honduras, Juan Carlos Zelaya - Honduras, Lety Elvir - Honduras, Alberto Destephen - Honduras.




domingo, 16 de noviembre de 2014

Interpretación de la poesía desde la fotografía, Taller en el CCET

Le había estado dando vuelta a la idea de este taller desde hace algún tiempo, siempre siguiendo la lógica del abordaje de la cultura desde una transversalidad aún en ciernes dentro de Honduras. Luego del taller que impartí con la EAT (Escuela Experimental de Arte) sobre Foto-documentalismo, las interpretaciones desde la poética aristotélica y las constantes lecturas de Barthes me han urgido (sí, casi urgencia) a proponer esta forma o modo de compartir la imagen.

El ADN del taller está en el punto donde semiótica de imagen y de poesía se juntan ¿qué es el signo? fue la pregunta primera, y luego la poética aristotélica me ayudó a conformar el pensum. El traslado de la imagen a la palabra poética sucedió entre los talleristas de manera natural una vez que identificaron la plasticidad en los poemas de grandes poetas universales.

Agradezco al Centro Cultural de España-Tegucigalpa por esta nueva oportunidad (anteriormente di el taller La poesía en tiempos del Facebook, 2012) y, por supuesto, a Cecilia, Adelita, Kelly, Andrea, Danilo, Engels, Jerson, Nina y Lourdes, quienes me dieron su confianza para desarrollar este recorrido.




Premonición del extinguido, de Ludwing Varela

 Aquí está el poemario y su presentación o premonición. Ludwing Varela publica por fin su poesía luego de sus incursiones en narrativa. No me cabe la menor duda que se trata de uno de los poemarios que, junto a los de Magdiel Midence, Nincy Perdomo, Venus Mejía, Héctor Flores, Martín Cálix, Karen Valladares y la aún inédita Ana Lú, marcarán el ascenso de la novissima poesía hondureña, sin dejar de lado el entramado generacional que ha significado Mayra Oyuela, Gustavo Campos, Dennis Ávila, Rolando Kattán, Néstor Ulloa, Giovanni Rodríguez, Otoniel Natarén, Jorge Mejía y Murvin Andino.

Rigoberto Paredes le abre cancha a la noche junto a Mayra Oyuela y luego la noche comienza su rito de poesía buena, conciente, de alto contenido estético, una poesía que se escucha lírica en su forma pero que en el fondo esconde una navaja posmoderna con ciertos óxidos para los gustos refinados del canon.

El poemario fue editado por Editorial del Gabo que dirige el poeta salvadoreño Andrés Norman Castro en complicidad con el diseño del también poeta Alejandro Marré, de Guatemala, así que esto anuncia una hermosa actitud de irrumpir fuera de la anquilosada cáscara del medio hondureño, sin manerismos ni falsas humildades. Lo anterior lo confirma el hecho que ya el libro fue presentado en San Salvador como en Ciudad Guatemala, al igual que la gira recientemente realizada por Samuel Trigueros en ambas ciudades para la presentación de su poemario Exhumaciones.
El poeta Rigoberto Paredes cuando leía el prólogo.

Había que acompañar al Ludwing y disfrutarlo.

Durante su presentación en San Salvador.



¿Y este antro? El gran Pio Rico, sede de la celebración, en el mero centro de Tegucigalpa.

lunes, 3 de noviembre de 2014

Ricardo Ballón - Bolivia

Nada fue mejor que conocerlo a través de una clave en la conversación: Jaime Saenz. A partir de la complicidad, así como una piedra imán, Ricardo me permitió un viaje por Bolivia sin necesidad de perder oxígeno, fui hacia sus alturas y no dejé de escucharlo en sus desbordadas montañas en miniatura. Cantó, leyó, fue amigo confesional a la orilla de la piscina en Juayúa, El Salvador, y nunca dejó de ser el gran poeta que es, palabra dulce sobre los salares, embajador de las nubes. Por él conozco la mayoría de estratos de esa plata poética boliviana y por él, en honor a su hermosa poesía, les comparto ahora a uno de los autores más finos del continente sudamericano, con toda su alegría y orgullo, por todas esas sampoñas que silban en él cuando lee.



De: “Cabriolario”
Para viajar
basta poner las manos al bolsillo
y dejar que el otoño nos despeine…
De: “O-ir al arroyo” (Haiku)
A nuestro lado
por todo el camino
sigue la luna.
         −◊−
En la cascada
derrama el agua
toda la música
         −◊−
Toca guitarra
la cintura del río
que te dibuja
         −◊−



De: “Al vuelo de las hojas”
Sin rumbo.
Caminar por esas largas  avenidas
de sombras desparramadas
y  sueños ausentes
cuántas veces
repetimos el trayecto
entre las mismas puertas cerradas
bajo los mismos balcones callados
y el cielo que se apagaba.
         −◊−

Lluvia callejera
La lluvia corría
como un perro temblando de frio
en esas calles apuradas
done brincaban
desesperadas las gotas.



De: “El diario de la sombra”

Un pájaro
                        El sol
con los brazos abiertos
cantaron una melodía
sobre las  aguas que corrían por el río
dejando volar al día.
         −◊−

Quietos
Esos pájaros
de alas extendidas
detenían el tiempo
en ese inmenso silencio azulado
las nubes se deshacían
y ellos ni se movían.

De: “Al canto del Cóndor”
Esos niños de piedra
En los brazos de los cerros
Duermen
Envueltos en las nubes
Mientras silba el viento.
         −◊−
En un rincón del cielo
Cerca del lago Titicaca
Vi un palacio hecho de noche
Repleto de estrellas
Dicen que ahí
Se esconden antiguos dioses
Que leen y charlan

Sobre las hojas de coca.

Ricardo Ballón Ch, poeta boliviano, nació en la ciudad del Illimani, en febrero de 1956. Sus primeros poemas fueron publicados en la revista de literatura boliviana “Hipótesis”, Antología nacional de jóvenes poetas, Bolivia, 1973.  Después de ser publicado en diversas revistas literarias y suplementos culturales, participó en diversos festivales de la cultura, el arte y la poesía, participó en el festival Ciudad de Nueva York, Latin American Poetry Festival NYC 2013 donde fueron publicados poemas de su autoría en la antología del festival. Participó en el  II Festival Internacional de Poesía en Tierra Nahua Pipil. Publicó “Cabriolario”, 2001, cuenta con los libros de poesía “O-ir al arroyo” libro de Haiku, “Al vuelo de las hojas”, “El diario de la sombra”, “Al canto del cóndor”, y el libro de cuentos “De-partir”, obras aún no editadas. 

lunes, 20 de octubre de 2014

De pompas de jabón

Propongo: seamos tolerantes, aunque sea un momento de buena civilidad como condescendiente detalle que nos muestre cosmopolitas. Digamos entonces que los estudiantes de la Universidad de San Andrés, en Inglaterra, protestan a su modo en su Raisin weekend tradicional. La espuma tiene algo que ver con las viejas sensaciones de la niñez, en aquel exceso feliz dentro de la bañera cuando le hacíamos saber a papá y a mamá que nosotros queríamos más, romper los límites, ser rebeldes aunque nuestra rebeldía durara apenas lo que una pompa de jabón. Be free! Be soft! Be funny! But no more!

Seamos duros: ¿con qué tendrían que cubrirse estos estudiantes mexicanos para protestar? ¿Con sangre?

Línea Blanca -René Morales, México

1.1

En un rincón del mundo
en donde sólo es posible la rabia
escuchen señores y amos de mi patria
afuera los que jamás fueron consolados

los que entienden la vida
como el acto de no estar muertos

le prenden fuego al mundo
y ya solo queda la seguridad                           
de que todo esto  ahora es imparable



1.2

Aquí siempre hay una segunda chanza
lo importante es no andar jotiando
y diciendo que ya valió verga 

aquí siempre hay una segunda chanza
por más jodido que se vea todo en esta ciudad
en donde el calor se acrecienta gracias al odio

aquí siempre hay una segunda chanza
ya que aún se puede respirar
el aire frio de la mañana
para saber de esa manera
que ni este libro
ni usted
ni yo existimos




Burdel el Bambi o solo dios sabe como se puede trabajar aquí

A mi no me sobra el pan
ni hablo sobre asesinatos
ni me interesan los ladrones de uvas
yo no hablo sobre el color de mis pasos
ni sobre el zumbido de los insectos
yo no hablo sobre mis labios cocidos
ni sobre el germen de trigo
que crece en las avenidas de esta ciudad abandonada

yo solo he venido hasta aquí
para sentarme a esperar un tren sin horarios
que me lleve un poquito más al norte






Monterrey 2:01

He aquí la justicia
la muerte de las bestias de lujo
un coagulo de sal
la  línea blanca
el sonido rojo y cortante
de un anzuelo de plomo cayendo sobre la hierba

he aquí la justicia
la gritadera de las hembras
el aleteo descompuesto
el matadero y sus rincones
el silencio de los caballos
-el viento-
el silencio que ahora vuelve
para apoderarse de la tarde







2.2

Algo queda de mí
en esta patria vacía
en esta fe sucia
en estas víctimas degolladas
como gallinas para un domingo de fiesta

algo queda de mí
en esta pedacería azul
en estas manchas rojas

que acompañan esta tarde inolvidable de ejecutados.

sábado, 11 de octubre de 2014

Un rincón - Foto Fabricio Estrada

Hubo un momento no fácil de identificar en nuestra historia, donde la simple brutalidad de los sargentos cariistas se fue volviendo más sofisticada e ideológica, casi coincidiendo con la caída o decadencia de Honduras como república bananera. Un nuevo verde comenzaba a sembrarse en nuestros campos, el verde olivo de los nuevos batallones que el departamento de Estado de USA iba organizando a través de una doctrina militar de ocupación del territorio y represión a todo movimiento anti-sistémico. Este montaje se acompañó con una serie de ocultamientos celebrados desde las organizaciones políticas tradicionales. Fiestas y reuniones agasajaron el ascenso de un militarismo que, a pesar de todo, le faltaba el impulso coherente de un capital tecnócrata con todo y sus mecanismos de alienación mediática masiva, cosa que hoy sí se muestra en el marco de un smart power difundido por múltiples canales.


jueves, 9 de octubre de 2014

El terror doméstico

Tiemblo de miedo ante la absoluta inmovilidad del estudiantado hondureño ante la masacre de los normalistas mexicanos. Me llena de un profundo temor pensar que la desarticulación con la realidad esté llegando a niveles tan impresionantes, sobretodo porque los elementos que condujeron a esta masacre son una calca de nuestra realidad o un adelanto de lo que puede ocurrir una vez que los militares PM ya dispararon contra un microbús aquí en Tegucigalpa y que, en la sórdida conciencia colectiva, aún humean los 373 calcinados de la prisión de Comayagua.

Se retornó al la Honduras autista en todas sus latitudes humanas y sociales. Es como si una fuerza oscura se hubiera plantado en el ánimo, una vergüenza y cobardía que impide dar un paso hacia el entorno que nos grita ¡pronto les toca a ustedes! El espantoso desollamiento del joven normalista Julio César Mondragón ¿no está indicando contra qué fuerza radical estamos dialogando? Porque se dialoga, sí, se habla con las autoridades, se le permite uniformarse y pavonearse por la calles con toda y su latente violencia o sus implicaciones manifiestas en los múltiples asesinatos de jóvenes en Honduras, una hemorragia que se presenta a diario como un mal sueño o como una hoja que pronto arrastrará el viento.


Julio César Mondragón era su nombre. Mexicano. Estudiante para maestro. Sufrió en carne propia el asalto de toda ese desquiciado poder mezcla de paramilitarismo y sonrisas burocráticas. No están bromeando y no hay retórica en sus acciones. Es simple: tomaran por asalto nuestro rostro y no habrá súplica ni derecho. Le arrancan el rostro a la ciudadanía indefensa pero ellos y ellas se muestran en los diarios, en las revistas de moda, en la primera fila de las misas oficiales, en los noticiarios, en los afiches de campaña política. Los conocemos y sabemos que se pasean como la muerte más fina.

En verdad tiemblo. Los policías y militares que asesinaron a estos estudiantes mexicanos tienen las misma mentalidad que los nuestros, muy seguros que los políticos vernáculos les ocultarán su accionar con toda y sus continuas violaciones y complicidades directas con el narco. Las movilizaciones que se están llevando a cabo en México demuestran que la indignación es tal que el mismo gobierno de Peña Nieto puede estar en la cuerda floja. Una ola de rabia sacude México, las bases sociales están moviéndose y despertando de su letargo pos-electoral en la que fueron humilladas con un fraude enorme, golpeadas anímicamente por el cinismo. ¿Estaremos esperando en Honduras que suceda una masacre de tales dimensiones para encontrar el hilo roto de nuestra dignidad? ¿Esperaremos que algo fortuito pero aterrador conjunte de nuevo nuestra conciencia humana? Hace un par de años fueron fusilados casi 70 hondureños migrantes en suelo mexicano ¿se movilizó la población conectando los hechos con las políticas públicas criminales del Estado hondureño que obliga a la población a escapar del país? "Ese es problema de cada quien, buscar soluciones económicas" afirma la reducida opinión de la gente de a pie. Y sí, el reduccionismo cínico de la clase política actual ha logrado calar y educar en la indiferencia. ¿Nos movilizamos por el ataque de los PM a los miskitos y a los pasajeros del microbús? "En algo malo andaban, nadie recibe un ataque si no anda en algo" (...) y así continúa la reducción del espacio visual, tan reducido que de pronto lo que queda es un ser humano que mira embotado la tele, escucha la entrevista a los mismos que avalan o planifican la masacre futura. La víctima es la sospechosa, la víctima espera ser víctima de nuevo, la víctima marca tarjeta en su labor infame de ser víctima con horarios puntuales.

Las voces que deberían mantener el dedo en la llaga por oposición política natural, se pierden en nebulosas y trampas mediáticas que el mismo sistema opresivo les monta ¡Hablar de deuda pública cuando la gente muere por decenas a nuestro alrededor! ¡Hablar de lo fuerte que somos como partido sin ninguna acción parlamentaria que respalde esa fuerza! ¡Hablar de liderazgos cuando este sistema violento ya está eligiendo, al azar, las nuevas víctimas de la humillación! ¡Hablar de liderazgos cuando no se puede dar lectura a lo que de México viene en camino, como una muerte migrante en busca, aquí mismo, de su sueño mesoamericano!

Tiemblo ante lo que viene, tiemblo ante tanto silencio y liderazgos domesticados!