miércoles, 30 de septiembre de 2020

Las Crónicas del Capitán Snorkel 14 - Fabricio Estrada

 


Todos tenemos

un punto insignificante en Google Earth

y lo buscamos

despreciando las grandes ciudades

los monumentos icónicos

la fosa exacta donde yace el Titanic

      Anotamos un nombre vago

      casi con timidez

y el puntero mueve el globo terráqueo

hasta dar con el país

               el país que

si lo marcas bien puede borrar un pin

 

Acercamos la zona

vamos hacia allá de nuevo

 

Queremos asegurarnos que se detalle

el palo de mango que ya no regamos

el techo con goteras que el invierno

ha debido podrir

Nos acercamos aún más      pero todo se empaña

 

Un solo pixel fue la casa donde crecimos

No hay más que buscar

 

Aún no alcanza la tecnología

para mirar el patio donde tu hijo

caminó por primera vez.


F.E.

jueves, 24 de septiembre de 2020

Leo Lobos - Chile

 


El carro de la casualidad poética llega al prado lleno de un verdor inusitado. Asombrado por el obelisco luminoso que se va erigiendo ante sus ojos, Leo decide comprender, porque la comprensión es siempre una decisión que la concentración poética intensifica. Entonces, el silbato de un tren que se pierde inunda el prado y éste se va alargando como el mismo Chile. La solemne luz de su ciudad interior ha cubierto cada detalle y ya no hay casualidad: todo comienza a ser causalidad desde su palabra, o mejor dicho, desde su mirada, porque como él mismo lo enuncia, en el fondo, el poema, es algo que no se ve. Bienvenidxs a este sitio exacto donde Leo cierra el tiempo al igual que sus ojos, y ve la poesía.



La casa bailarina

A Frank Gehry

 

Él no puede escapar de su firma,

y no sigue receta alguna para

estas edificaciones desde

Sillicon Valley hasta el

Walt Dysney Concert Hall

desde el nuevo campus para Facebook

hasta el Museo Guggenheim de Bilbao

de los edificios de Londres hasta

 su casa bailarina de Praga

solamente hacer a los demás

lo que a usted le gustaría para sí

como la regla de oro del Talmud:

el respeto por la persona que está

al lado tuyo

como al maestro Mier Van der Rohe,

quién repetía sin cesar,

Si algo es bueno es bueno y ya

sé un buen oyente y presta atención

a tu tiempo y a tu lugar

mal humorado

pero

dulce



Lo quemé

todo de

asombro

y

luego

todo

se

apagó



 Instrucciones para viajar al espacio

Si no se calculan

los riesgos se corre el peligro

de abandonar el carro de la causalidad

ese extraordinario vehículo

acelerador de la conciencia

el pálido

silbato

de

un

tren

perdido



“Ten más de lo que muestras, habla menos de lo que sabes”

William Shakespeare

 

“La flor donde se posan los insectos es rica de matiz y de perfume”

Salvador Dalí

 

No abandones la nave

No abandones la nave

no abandones la nave sin tu traje espacial

nadie sabe en qué estación del multiverso

la proa al aire se detendrá

recordarás apenas tu propia

situación en el mundo

mantén el equilibrio entre

el espacio y el cuerpo

hasta

ascender

pausadamente

los recuerdos vendrán a alas desplegadas



He perdido tantos poemas

Tantos poemas

que escuche de gracia

tantos que no escribí

poemas que olvide

la vida ha estado llena

de terribles desgracias

la mayoría de las cuales nunca sucedieron

que gran silencio

la solemne luz de mi ciudad interior

en el fondo un poema es algo

que no se ve



Los labios de la boca de un libro

 

La mosca anda cabeza abajo por el techo

así las personas por la calle

vértebra sobre vértebra

un anhelo totalmente ilimitado y unas

pocas palabras:

deseo, valor y simulacro,

un triángulo incansable

como los labios de la boca de un libro

que nos domina y constituye

un viaje que viaja con nosotros

unas pocas palabras

lo único que necesitamos

para entender tanto

crujido sobre crujido

desde el día meridiano

hasta las auroras actuales

la misma mecánica de los animales

el mismo hilado amanecer

la misma luz esbelta

como flores en la noche

justo cuando el sol reposa

eones de tiempo y multitud

el ser que permanece habita

en el umbral de un mundo nuevo

 


Del misterio

En el lugar donde la lluvia

te transforma en ancha luz

sobre las piedras

un aeroplano sobre un cielo despejado

un paracaidista azul y blanco

 a contraluz



Actor

Si pudiera ensayar

un martes

o

un jueves

un viernes

un fin de semana entero

con unas líneas que aún desconozco

de una obra de teatro pronta

para su estreno


A Roberto Hoppmann



La música del lenguaje

 

Soñaba con extensos campos

el zumbar de abejas de cristal

liviandad y naturalidad

buscar siempre

un nuevo sol en un cielo irregular

un amplio vestido que muda su color

escribir la música del lenguaje

es también aprender a vivir

el espíritu que encarna en las palabras

 

 A Águeda Jofré y Nicolás Rocco



Epizootia

 

No quedan escenarios                     

estás solo en tu casa                          

no te disfraces de ti mismo            

en un paisaje interior        

respeta el material de las palabras

que fueron escritas en silencio

 

El arte es la más alta esperanza     

un extraordinario acelerador de la conciencia

convierte lo invisible y provoca sensaciones

reúne a las personas

congrega en un mundo cada vez más solitario

 

El arte libera del dolor, de la insatisfacción y el caos interior

trabaja con ellos y te transforma

 

Hay tanto por hacer, por conectar    

la esperanza de llegar o de partir.


 Nota del editor

El poema La casa bailarina de Leo Lobos hace alusión directa a la obra homónima del prestigioso arquitecto Frank Gehry y a las innovadoras formas de los edificios que diseña. Gehry es uno de los arquitectos que considera que la arquitectura es un arte, en el sentido de que, una vez terminado un edificio, éste debe ser considerado una obra.  Conocida también como La casa danzante este edificio deconstructivista está situado en Praga, República Checa. Fue diseñado por el arquitecto Vlado Milunić en colaboración con Frank Gehry, en una parcela frente al río Moldava. El edificio fue diseñado en 1992 y terminado en 1996. El diseño, no muy tradicional, fue polémico en su momento porque la casa destaca entre los edificios barrocos, góticos, Art Nouveau y que, según un sector de la población, no concordaba con estos estilos arquitectónicos. El entonces presidente checo, Václav Havel, apoyó activamente este proyecto con la esperanza de que el edificio se convirtiese en un centro de actividad cultural. Para acercarse cada vez más a este ideal, Gehry ha ido trabajando en sus sucesivos proyectos en esta dirección, sin abandonar otros aspectos primordiales de la arquitectura, como la funcionalidad del edifico o la integración de éste en el entorno. En reconocimiento por su labor, Gehry recibió en 1989 el prestigioso premio Pritzker, comparable al premio Nobel de arquitectura. En este poemario titulado La casa bailarina de poeta chileno Leo Lobos sigue fiel a los principios de las vanguardias latinoamericanas, los recursos recreados para transmitir el vértigo histórico de un mundo fracturado, para cuestionarse y responder acerca de la pertenencia a ciertos lugares y finalmente abrir un diálogo entre las culturas, las identidades y los idiomas. El poeta francés Paul Valéry escribió “se reconoce a un poeta cuando este transforma al lector en un inspirado”. Aquel que lee ofrece al creador de los poemas los méritos trascendentes de las fuerzas y de las gracias que se desenvuelven en él.

Este es un adelanto de 5 poemas inéditos que serán publicados en el libro de Leo Lobos: LA CASA BAILARINA de la Colección de Poesía chilena y latinoamericana por MAGO Editores este 2020.


Leo Lobos (Santiago, Chile, 1966) Poeta, ensayista, traductor, artista visual y gestor cultural. Laureado UNESCO-Aschberg de Literatura 2002. Ha publicado más de 20 libros de poesia, traducción y arte. Ha traducido al castellano, entre muchos otros, a la célebre escritora brasileña Hilda Hilst y al poeta portugués Fernando Pessoa. Ha participado en innumerables muestras colectivas e individuales de arte en Francia, Argentina, España, Estados Unidos, Brasil y Chile. En la actualidad es el editor general y director de arte de la Revista de Poesía Libros Latinoamericanos publicada en Chile.






 

miércoles, 26 de agosto de 2020

Rommel Martínez - Honduras


Foto: Fabricio Estrada


Se equivocan los que entran a la barbería a cortarse el pelo. A la derecha de la silla reclinable está un control remoto. Hay un botón verde y otro rojo. No hablo de Matrix. Hablo seriamente. Alrededor flotan balas perdidas y el holograma de un fantasma. Redundo. Todo es redundante afuera: los buses que cruzan a toda velocidad aprovechando el impulso gravitacional del Hoyo de Merrian, la china que se asoma a las rejas, fumando un tabaco del área de Cantón; el viejo del yoyo que murmura poemas de Amado Nervo. Hologramas de fantasmas proyectados desde una ouija marca Samsung. Cuando Rommel ha terminado con sus tijeras de neón, mi pelo irradia. Tras sus veladuras veo la historia de una chica que ama demasiado y un chico que se ha parado al borde de un contenedor de basura. Hay lenguaje en los restos de todos nosotros. Piel tras piel. Somos un guión animé que alguien dejó tirado entre los viejos discos duros de los departamentos contables. A712 es un meteoro, una coordenada o un registro de inventario en las tediosas naves de carga sideral que se aparcan por el Parque Herrera. La nostalgia suele tener dos temporadas y luego espera ser vintage en el siglo XXII. "Cheke, compa", me despide Rommel una vez que leyó las cicatrices de mi cráneo."Nelson Merren leía las estrellas" le respondo. Ríe y guarda el control remoto en una cajita de huesos con un corazón de pegatina en la tapa. Las balas perdidas caen.

Segundo viaje
La razón es un drone de reconocimiento tiempo-espacial




Aunque no sean los de Akira kurosagua
Voy a escribir sueños
Y sobre ellos;
Voy
A esparcir los tentáculos de algunos recuerdos
que a veces suelen ser los míos, pero al revés.



Empezaré por decir que soy un sueño
Y que reviento en deseos y deseo
Que me proyecto como la pirotecnia
y las termitas
en el cuerpo de la constelación Hipopotomonstrosesquipedaliofobia
ese miedo a la palabra extensa y sin sentido;
                                               lo que pasa es que
en esto de la poesía no hay nada escrito.


 Al caer el día
Ése que se parece más a la noche
Cuando la noche es tan oscura como el corazón Cuando el corazón es tan atómico como un hongo Cuando un hongo es un sueño infectado de sombras Por que las sombras Las sombras incendian al sol para explorar un nuevo espectro como el pez que se ahoga en el estanque y busca lagos y ríos en el vuelo de los pájaros que surcan su espacio aéreo Porque uno se da cuenta que el día no se sabe qué es.



Entonces
Aparecí cuál cuerpo celeste y luminoso
En una plática luminosa
Con una amiga repleta de neón y figuras y orbitas
En un vagón de tren
Con rumbo al horizonte;
Íbamos rápido
                        No importando que afuera
            Todo parecía ir a una velocidad generosa,
Veía el césped violento
Y las llamas de un sol inofensivo
Algunas piedras se confundían con los cerebros recién lavados por la conciencia
Vi recuerdos
Correr tras el tren que habitábamos tiernamente
(a unos pocos recuerdos solamente)
Iban como saludando - esperando algo de mí,
Pero yo no entendía su lenguaje
Porque hasta entonces no sabía distinguir
La lengua materna de un vientre tibio y puro;
Les lancé un beso
Y también quise darle un beso a mi amiga
Pero ya no estaba en el vagón,
Cuando devolví la mirada a su espacio
Se había ido
Y sin embargo
Era como percibir su energía con receptores de luz otros




Ella indagaba en mí, siempre
Como si se tratase de una operación a distancia
Ella era el infinito en el espíritu y yo entendía que no se veía, pero permanecía:
como el infinito.



Ella no estaba
tampoco la ventana
                         el sofá
                         los corpúsculos de la luz
junto a los cuales, le contábamos las palabras y las sombras a la frase:
                                                           “hasta el fin.”
Todo
dejaba de ser
Se desvanecía de delante de mí
                        Pero yo no caía mucho en la cuenta de eso
Hasta que todo
Ya sólo era una habitación blanca
Repleta de luz blanca,
Con paredes
Y techo
Y suelo de colchón a cuadros
Y una puerta justo detrás de mí
                                    donde mi espalda hacía movimientos espirales,
Mientras permanecía sentado
Entre la puerta y el suelo,
Y la vista, también blanca
            Frente a mí
                        Era una pradera hermosa
                        Con un árbol hermoso,
                        Y bichos hermosos
                        Y ramas hermosas
                        Con bombillas encendidas,
                                               Y pequeñas orugas
                                               Que son la parte abominable del miedo…




Un cielo errático y nubes de cromo
Dando rienda suelta a la imaginación
Y las formas
La ideoplastía de nuestros cuerpos y espíritus
 jugaban al amor
nubes dialécticas
chistes locales y desprecio por todo lo demás que no estuviese en nuestro camino…




No veía mi rostro
Pero sabía de mí y de la existencia en pixeles,
Sentado y recostado,
Y parecía que alguien fumaba
Pero era que una polilla se había comido un incendio,
Todo
era esa incertidumbre de estar bien
Por algún motivo ininteligible y
No sabía qué hacía allí
Pero no importaba porque mi mente se puso a divagar
Como cuando uno se distrae que es lo mismo
que concentrarse en otra cosa:
La mirada en el árbol,
La mirada
En el árbol,
La mirada en el árbol,
La mirada en el precioso árbol:
                                    Y existí en un salón enorme
                                    Con mucha gente
            Mucha
Y me vi allí
Rodeado y extraño
Y por un instante era el cuarto acolchonado
                                    Y verme sentado
                                    Y verme recostado
            Mientras sentía el tibio abrazo de una camisa de fuerza;
Por un instante,
Era un fotograma incrustado en otra secuencia que empieza ya:
Recordé que mi naturaleza era el salón
Y me preocupé por mi amiga
No supe qué decir
Y no sabía qué iba a pensar ella de mí



Entonces la vi
Llorando, y hermosa,
Lloraba una briza escarchada
Pero no entendí por lo que pasaba,
Proyectaba la ternura del cariño acumulado
Capaz de inundar la osamenta de románticos o exploradores buscando hogar,
Usaba un vestido
Con sus tirantitos
Y un listón abrazando su cintura,
No supe qué hacer o pensar
Estaba atrapado
Y ella parecía molesta,
Era la poesía disgustada conmigo;
Y me acerqué como quien se acerca a una orquídea
tan hermosa como misteriosa
Y quise preguntarle por toda esta gente
Y me acerqué,
Entonces la vi, tan serena
A gusto
Deseable
Coqueta,
Y no quise inquietarla por la lluvia;
Nos sentamos con la intensión de una plática
sin embargo
                        Observamos nuestros oasis y desiertos
Y en el vagón veíamos el cenit, tan parecido a nuestro nadir
Y creíamos que los minutos eran pompas de jabón;
Jugábamos a atraparlas
Y reventar
Con el atrevimiento todo de nuestras huellas
Su fe y opulencia,
Toda para nosotros.
Y como si además, dentro de ellas
También reventara la alegría;
Reíamos, cada vez que hacían:
                        Plig
                        Plog
                        Plag
                        Pug
            Reíamos y nos configurábamos en cada
 gesto.


Plig
                        Plog
                        Plag
                        Pug





Ella que es como un sueño hermoso
Me cuenta sobre un sueño recurrente,
Me ve
Por un instante que dura lo necesario
para darme cuenta
que tuvo la razón todo el tiempo,
Cuando me mostraba, con todos sus sentimientos
con todo su cuerpo
Con toda su aura que es la energía en todas sus otras luces
-porque la poesía es eso para quien se entrega a ella-
Lo elemental de su presencia
Por un instante.
Era un fotograma incrustado en otra secuencia que empieza ya:


¨siempre voy cuando está atardeciendo
o de noche,
-me dice-
Estoy en la entrada de un hospital,
de una calle larga,
y lo que se divisa al final
es un teatro
y luego dos calles;
la de la derecha va hacia un carnaval
y la otra es bien oscura y nunca he entrado…¨

Por cierto
-le escuche continuar-
Yo te vi en ese carnaval
Y yo te entendía
Y estábamos juntos
Pero no me acuerdo qué hacíamos,
Y nos desvanecíamos
Así como cuando vos te desvanecías en la infancia…
Entendí entonces que ella tenía razón nuevamente
Y que no era tan sólo mi amiga
Sino la mejor
El amor de mi vida;
Aunque eso lo sabía desde que todo empezó a nacer,
Y de repente
El tren rasguño un poco el sol
Y todo se llenó de luz
Una luz transparente, una luz ensangrentada de asombro y aspiración;
El sol sangraba
Y hay unas galaxias que balbucearon unas con otras:



“qué triste…
Este sueño es como la parte romántica del volcán.”



Entonces todo se tornaba de un color de pesadilla
Algo así como los sueños insanos,
Y recordaba que no eran míos esos misterios,
Sin embargo
Comprendí que no iban a parar por condescendencia
Y la terquedad a no desconocer mis fragilidades
Cosa que en verdad forma mis reales fortalezas.


Hay unas galaxias
Y el sol pululaba de nostalgia y dialectos
Ella no estaba más
Y el tren no avanzaba,
Quedé varado;
Caminé por un pasillo angosto, algo oscuro
Con las paredes teñidas de un color ocre,
Como el color del insomnio
Según recuerdo,
E iba avanzando
E iba sintiendo nostalgia por mi amiga
Y no sabía dónde estaba,
Empezaba a sentir sospechas como reclamos
Un poco de temor,
Y vi personas en camas de hospital
Suspendidas por palancas parecidas a termómetros
Midiendo el nivel de in sanidad de sus ocupantes,
Y algunxs estaban sentadxs en las orillas de las camas, incendiadxs de adormecimientos y temores
que es lo mismo pero al revés.
Otras camas aún quedaban vacías y tocaban directamente el césped;
El césped
Que era verde y hermoso
Como los arco iris recién inventados,
Pero en todo surgía el aspecto de la tristeza,
Y recordé lo que observaron las señoras galaxias
Hacía sólo unos cuantos poemas.
Y de las camas
Entre el neón engañoso, de la oscuridad ésa del espíritu
Una ventana aparecía como una colmena
A la que hay que sacarle abejas
O a las abejas aguijones
Para despertar al corazón,
Que es la fisura del tiempo cuando está en reposo,
Y me creí con el sabor de la enfermedad en lo que percibía de mi cuerpo;
Acontecí en otro sueño
A 44 grados
Ardiendo bajo cero,
Y sentí la sangre correr tanto
Que producía imágenes llenas de luz negra,
Y había un parque
Y perseguía demonios allí
En medio de un laberinto de medusas y árboles,
Las cosas continuaban ocres
Parecía ser otoño
Aunque el césped aún era violento
Y tan verde
Y misterioso y hermoso como un abismo
O los químicos;
Pero yo,
Yo perseguía demonios
E intentaba alcanzar a uno de ellos
Mientras otro trataba de atraparme a mí,
Y el uno subía por una baranda
Como las que se construyen a la entrada, en los pueblos,
En sus casas

(me acordé de eso
Pero iba muy aprisa
Y entonces dejé ese recuerdo y la comparación
Sentados al lado de una fuente, como quien deja una escultura del poema en algún espacio, para que la aprecien otros, o se derrita bajo el sol y la ensucien los pájaros).



Corrí
Y dejé lo que debía dejar, sin perder el tiempo;
Vi al uno subiendo por la baranda
Y saltar al otro lado de ella;
vi que se le quebró una rodilla al caer
Y me apresuré a sentir miedo por primera vez
Al ver al otro subir
Intentando atraparme,
Él ascendía por la baranda de troncos secos,
Pero yo; avanzaba nunca y  me cansaba del mucho intentar; como cuando uno se cansa sin la vendimia,  o se cansa del dramatismo que nada tiene que ver con la cotidianeidad; y se quiere entonces, algo del sarcasmo y la ironía de Roberto Sosa y Rigoberto Paredes, en la poesía nuestra de cada día, pero sólo se encuentra algo que nace de la víscera y a uno le parece la obra que salvará al mundo; por eso es que se lee a Livio Ramírez y a José Luis Quezada, sin embargo hay cosas sobrenaturales y Nelson Merren, por eso  este manifiesto busca  desafiar mi sustancia y mi ausencia cuando ya no exista mi fortaleza.       Como cuando yo cazaba demonios pero también ellos jugaban al salvajismo con mi obra, y entonces el camino se disolvía y temía el miedo de la parsimonia; quería llegar al en ramaje de la manifestación, pero uno de los demonios quería lo mismo que yo y no se daba cuenta de lo mismo que yo, entonces; yo era el demonio, pero él era otra cosa menos yo, porque yo ya no sabía qué estaba haciendo en esa serie de sueños y desesperaciones; entonces lloraba de ternura y temor. No sabía de mi amiga y no sabía de su amor que tanto me apasiona.                                                                                                   
 Pasó una eternidad,
Seguíamos olvidándonos
Pero seguíamos luchando también por no desconocer la anatomía de los cadáveres nuestros, como quien desargumenta un cubo Rubick intentando armarlo.
Vi al demonio primero, cruzar la cerca y saltar al otro lado de mis miedos
Emprendiendo la huida con la rodilla des configurada,
Y yo, avanzaba nunca
Mientras el otro desde abajo, sediento de basura poética, luchaba por tomar mi tobillo y devorar mi obra,
pero también parte de mi espíritu
Y me sentí cansado
Y comencé
 Por desesperarme
Entendí entonces que el peor dolor es el cansancio espiritual;
Y avanzaba nunca
Y avanzaba nunca
Pero no me rendí ante el holocausto del sueño
Que suele ser el paraíso del hambre,
Empecé a sentirme como un sueño nuevo
Y sentí esperanza por la forma del mundo
Y recurrí al olvido para aprender a recordar;
Me vi
En un bus lleno de pasajeros atravesando el bosque,
Y ahí estaba mi amiga
Como cuando el amor de la vida te salva de lo ignominioso;
Entonces los dos nos miramos a los ojos en voz baja
Y coincidimos en insinuarnos:
¨Despierta….¨  






La poesía y el proceso generacional en la era de Internet


Lo discursivo  de un poder que no se ha sabido controlar pero se intenta erigir como una fuerza infalible y  abarcadora, sí, es una eterna lucha la de la renovación, por ahí me iré. Pero hay que dejar en claro que no lo hago como si esto fuese algo malo, sino, lo hago como evaluando la  forma de evidenciar mi propio futuro. Estas son palabras (mis palabras) sin ningún contexto histórico, sólo puro drama y trama, como siempre ha sido.

*

El  temor no es malo, gracias a él hemos podido como humanidad subsistir hasta el momento en el que estamos ahora, para bien o para mal. Temer nos hizo caer en razón de que si nos acercamos demasiado a un animal furioso, un risco resbaloso o a dejar que una enfermedad avance; podría, seguramente ser dañino para nuestra salud. Pero es que a veces el cerebro toma comportamientos que ni unx mismx entiende y es normal, hasta la persona más inteligente tiene fallos en las percepciones, distorsión cognitiva se llama esto; bueno, si uso términos especializados y esas cosas, no es porque sea un experto en nada, sino porque lo aprendí ayer en un video de youtube,1 verdad. Volviendo al tema, en cualquier esfera social o disciplina que el ser humano realice existen estos fallos, atajos que son necesarios para vivir, pero el temor también nos hace tender ya no sólo a saber cómo escapar de la zona de presa de un animal feroz o de un atacante en una de las calles de nuestros países tan conflictuados, ya no sólo es eso, ése temor puede hacernos tender a la paranoia y decidir no salir ya más de casa, o cosas peores que esa, armarnos hasta los dientes o estar siempre a la defensiva al punto de la polarización ideológica  por  ejemplo. Pero siendo más concreto en cuanto a las cuestiones del arte. ¿Qué hay del temor como defensa? Y no pongamos el hecho de defender algo como un acto que coarta la libertad o la expresión de lxs otrxs, eso lo hace la radicalización sin sentido o congruencia, pues no es lo mismo que defender algo que consideramos bello tal y como está; y lo digo en el contexto del arte solamente. El temor a que algo sea destruido o irrespetado, nos lleva a defender, y defender un estilo, unos temas, unas visiones, soportes, estructuras o autorxs está bien; lo que no lo está es tratar de imponerlos sin analizar el contexto específico de una corriente o época, eso sin meternos también con los gustos más personales.  Habiendo dicho esto ¿Qué hay entonces con el temor  al relevo generacional, ya específicamente en la literatura?

Pensemos no sólo en los textos que creamos literatura, una ya estudiada y defendida como yendo a lo seguro, pensemos en lo que se está construyendo, explorando, revisándose; pues la literatura no se construye con literatura únicamente, eso es evidente. El arte se nutre de la vida y de todo lo que podamos extraer de ella, hasta de la muerte, de lo contrario un texto completamente académico sin aporte de las renovaciones del lenguaje o de las formas de ver una o varias cosas, es eso solamente, un texto académico, sin alma, sin espíritu, sin mundo, un texto tan contenido como aburrido en algunos casos, sin humanidad; pues eso también se puede hacer ya con una app, un robot, vaya con inteligencia artificial y no pasa nada, es un texto con todas las reglas, como comandos para crear un texto que sea “infalible”, comandos en la manera de  todas las disposiciones, posturas  y visiones  que cada generación se va formando por capricho en mala manera o por revelación para el bien de la historia humana. Así va funcionando la machine learning,2 un robot puede hacerlo, escribir un poema,  una novela y saldrá “perfecto” (si ha leído alguno de estos poemas verá que muchos son bellos, tienen su mérito), con las normas  más puristas que decidamos programar según una época o estilo, sin embargo, siempre habrá una parte de nosotrxs que no esté de acuerdo con esto. Como recordando el concepto de literatura desde Fahrenheit 451 o un poco del habla-escribe de 1984, pero esos ya son otros 100 pesos.

Puede que a la literatura, o siendo un poco más específico aún ¿puede que a la poesía le suceda igual que le sucedió a la pintura? Esto también diré que lo aprendí hace unas horas en un podcast, o quizá no. Especulemos un poco, así como hacen muchxs para luego rechazar de tajo a la generación relevante (la que releva), se especula y se juzga sobre ella, la mayoría de las veces sin analizar el contexto social, la época, o la corriente que sus implicadxs intentan explorar. Especulemos dije: 3  digamos que la fotografía fue retratando de forma más fiel la realidad o utilizaba sus elementos más próximos para recrearla, digamos también que de alguna forma la plástica tuvo, debido a ello, que encontrar el resignificado de los colores, re aprender a dejar las emociones en los lienzos o paredes, en los materiales; así también  los sentimientos, sonidos, sueños, y lo que se viniera dejando plasmar. La pintura creó como respuesta o propuesta lo abstracto, el expresionismo, el cubismo, la figuración, el dadaísmo, el surrealismo y así y así y así; es importante decir también que no todas las corrientes son bien vistas, o no por todxs, pero fueron al fin de cuentas una renovación y una muerte, formas de ver otra realidad, para bien o para mal.

¿Hacia dónde irá la nuestra amada literatura? ¿Será bien visto o bien ejecutado éste cambio? ¿Y la poesía? Pues es la pelea que hay,  y esta pelea me parece es buena, reta a las nuevas generaciones para hacer bien las cosas, provoca una respuesta y genera también, propuestas; y ojalá  las generaciones que han visto pero que su yo  consiente no nació con estos mismos cambios que ahora juzgan, se sientan retadas a renovarse; su actualización deber ser. No  hablo de sus formas de escribir sino de su percepción ante los textos que para bien o para mal puedan tratar de corresponder a su propio tiempo y exigencias (el ahora, que será después de unos años, el pasado). Esto hablando de la percepción que se tiene en general y de sus textos, sobre La generación nativa digital y otras afines como lxs milenials o la generación Z, que van a ir tomando puestos y relevancia para bien y para mal como pasó ya con otras generaciones, pero que al resonar estas nuevas etiquetas en la mente se suelen relacionar casi instantáneamente como si fuese algo peyorativo. He leído y/o escuchado algunas frases sobre la sabiduría de avanzar en la vida, frases como esta: “Sólo sobrevive la especie que está más dispuesta al cambio, no la más fuerte.” Pero también hay que decir o hacer algo con esta otra frase: “Quién no aprende del pasado no es responsable con su futuro.” Entonces ¿Qué generación es la mejor? Pregunta más pijiada. Cada una dará sus argumentos e insignias, discursos y referencias pero ¿Alguien dirá que ambas tienen sus fortalezas y yerros? Hay que esperar.

Volvamos a la pintura y a la poesía, de las que sé muy poco. Si el reto de la plástica como se conocía entonces, bien pudo ser la fotografía, sus  posibilidades y usos, digamos que el cine bien podría ser un reto para la literatura, para la poesía; el cine  y sus narrativas acompañadas de otros elementos como la mezcla de sonido, la fotografía, el soundtrack, los trucos de cámara y los efectos especiales por ejemplo. Es preferible para gran parte de la población quedarse a ver una serie o navegar en internet en busca de un entretenimiento cualquiera, a leer un poema o un relato con un lenguaje o una forma de decirles las cosas como a seres que aún viven como se hizo hace 80 o 100 años, eso es real y NO por ello es que sean menos interesantes o importantes las obras maestras de la literatura universal o regional que se escribieron hace mucho, NO digo eso, así como NO digo que no tienen nada de interesantes o de obras maestras las pinturas negras de Francisco de Goya. Lo que   digo es que a cada época le corresponde su propia exploración y ajustarse a sus exigencias sin apresurarse a descartar todo lo demás. Eso pasó con el creacionismo, el estridentísmo, el ultraísmo, la anti-poesía, el futurismo, la generación beat, y así y así y así.  Y si no gusta mucho esta propuesta vaga sobre el cine como reto, pongamos por reto: Internet, las redes sociales, las nuevas tecnologías, la inteligencia artificial y la evolución de las sociedades, la utilización del lenguaje, las formas de cómo vemos las cosas en estos tiempos/en esta época para bien o para mal, y así y así y así. Se  ha cambiado de paradigma, la era del internet y la conexión ha cambiado las formas de ver, escuchar y experimentar. ¿No debería también cambiar las formas de expresarnos desde la escritura? ¿No debería la poesía emergente abordar ese transporte y reflejar su época y exigencias? Aunque esto no es en ningún caso o momento, obligatorio, sí deber ser parte de las consideraciones de cada generación, todo esto está supeditado a un cambio de percepción, de temáticas, de formas, de fondo, de fallos, errores y tropiezos. Pero  seamos realistas pues  la falta de atención o el apego sin mediación a un discurso propio nos hace decir cada pendejada de una generación y otra: “mi generación es la mejor,” “ustedes no saben hacer las cosas,” “estamos revolucionando la forma de hacer poesía,”  “ya no hay compromiso en lo que se escribe.”
No sé en qué punto la masturbación se hace discurso de generaciones. Nos polarizamos y nos recrudecemos, y eso no ayuda en nada ¿o sí? Un meme bien puede retar todo ése discurso recurrente de “todo tiempo por pasado fue mejor.” Sí, un meme, a eso se llega, a una idea, un gen que busca la trascendencia para bien o para mal, una postura reformulada. También  reta a la torpeza de decir: “ésta generación es lo mejor que le pudo haber pasado a nuestro tiempo.”

¿Mañana siempre será mejor?

Luis Alberto Spinetta | Cantata de los puentes amarillos
…aunque me fuercen yo nunca voy a decir, que todo el tiempo por pasado fue mejor,
mañana es mejor...

Al comienzo de este artículo que escribo y me suscribo, iba a poner esta cita del poeta, músico, profeta, astronauta y sex símbol argentino: Luis Alberto Spinetta. Pero la retrasé a esta instancia para que no se creyera que defiendo solamente un bando de este proceso, con el enunciado: mañana es mejor. Sin  embargo es una cita que ya es pasado, escrita en 1973. Y  escuchando algunos de los nuevos sonidos de las épocas que le siguieron a esa frase, la pregunta: ¿Significa esto que estaba equivocado Spinetta, y mañana no siempre es mejor? ¿El pasado es siempre la mejor forma de aprender? En la escritura ¿Hay que recrear siempre el movimiento literario que  tuvo más fuerza? Creo la cita del flaco, significa o me hace percibir que la oportunidad de ejercer una postura ante las posibilidades que un tiempo/época en específico nos lanza, es necesaria y va a ser recurrente, pero no se trata de buscar matar al padre o la madre, ni de abandonar lxs hijxs, creo se trata de aprender a crecer y crear juntxs y ayudarnos por más diferentes que podamos ser. Pero lo sé, esto es pura utopía, no crean que soy tan ingenuo o soñador, por eso digo y sé que esta pelea le beneficia a la poesía si se sabe llevar.

 Y hablo únicamente de un proceso de relevo y de las percepciones sobre la escritura y lectura de los tiempos en los que se vive, no de la calidad de la escritura, esa sí debe ser bien identificada, evaluada y juzgada. Que hay tantxs excelentes,  buenxs , malxs y malísimxs poetas de un lado y de otro.4 Trato de decir que toda cosa que la literatura pruebe no significa que es malo, o que se muera la poesía o la literatura, como lxs escultorxs y defensorxs del canon universal y propio nos quieren hacer creer; puede que se muera algo, pero la muerte no siempre es mala. Puede que se muera una forma de percibir o presenciar la poesía, o cómo deba llegar al público; un público distinto y con exigencias de acuerdo a los tiempos en los que se vive o los que se vivirán. Pero ya habrá oportunidad más adelante, de que la generación de ahora, la que releva, también seda al temor del cambio o la defensa de un discurso y diga que ya no se hacen las cosas como antes.


Hablemos un poco más del temor, ahora  como una herramienta, pues al fin y al cabo la definición de ser humano va tremendamente emparentada con los recursos de los que podemos disponer (y digo podemos disponer sin entrar en redundancia, pues también hay que ver esta disposición a futuro). El ser humano es una especie que se permite y por ello cultiva la tecnología para alargar su vida, hacerla más óptima,  incluso para tratar de evitar su propia muerte, ése cambio que tanto nos hace temer como especie. Evolución bien podría llamarse este juego. Pero es evidente sí, una ecuación del arte contemporáneo (Arte VIP, terminología según Avelina Lésper o Hamparte, terminología según Antonio García Villarán) como  refiriéndonos al arte carente de una aceptable proyección de la belleza, sin bases estéticas amplias o recurriendo más a excusas y/o manifiestos que al arte como tal; una ecuación de eso bien puede ser, una poesía/escritura  reducida a la lástima. También la falta de lectura para luego ir generando textos simplones y faltos de belleza, textos sin discurso y visión pero con excusas sobreimpuestas,  textos para las masas y la  digestión rápida; eso sí que es preocupante y destructor para la poesía.  
Pero una defensa a ultranza  de lo que se ama de una poesía que determinado sector o edades conocen, sin comprender el contexto de lo que está en frente y aun así se juzga, o el  temor  al cambio de discurso o al proceso generacional (de la generación anterior a la que viene y viceversa), un temor sin sentido o no procurando una simbiosis, es un boomerang hecho de obsidiana pura.
Rommel Martínez.
Honduras - Julio de 2020
____________
1  La democracia de los crédulos | DW documentales
2 Cómo suena la poesía que hacen las máquinas | La Vanguardia / tecnología

3 NOTAS PUBLICADAS EN LA REVISTA FOTOMUNDO | Entre Pintura y Fotografía
Diseño + Ilustración

parte I, II y III. Por María Sivak      

¿Arte abstracto o hamparte? | Antonio García Villarán

4 Para evidenciar estas formas irrespetuosas y malsanas para la poesía, en esta época del auge de internet y las redes que reconfiguran la sociedad, hay un libro muy interesante del poeta Martín Rodríguez Gaona (La lira de las masas | editorial páginas de espuma - 2019)


Rommel Martínez



Comayagüela – Honduras. 1989. Poeta, promotor cultural, técnico industrial en electrónica, barbero. Premio Nacional de Poesía Los Confines 2018 Con su primer libro publicado: A712 [para leer de viaje] -Editorial Universitaria (UNAH)– Ha publicado sus poemas en revistas digitales e impresas, y en blog de varios países latinoamericanos. Ha participado en festivales, encuentros literarios, y en algunas antologías dentro y fuera de su país. Miembro fundador del esporádico grupo experimental: Proyecto Fantasma [ poesía + música electrónica + performance ]. Dirige los ciclos de lectura y platicas entorno a la poesía: El Fuego Paralelo. Revive, Alimenta y mata de vez en cuando los sitios: El Desahogo del Pez, su blog personal y canal de Youtube. Tiene una relación de amor y odio con la metadata y ama los perros aguacateros.