sábado, 26 de septiembre de 2009

Un rebuzno transatlántico!!


A César Rodríguez todos lo conocemos en Honduras, es imposible no conocerlo con todo el tinglado de morbo con que se presenta. Es un surfista del escándalo y un cínico frívolo con una inmensa falta de formación. Eso sí, tiene un ojo aguzadísimo para advertir las vetas que lo "nutrirán", según the bussisnes, of course.


Ha logrado estar ahi, pululando, escritor flotante que no ha puesto nunca el polo a tierra que con tanta ambición persigue. Participa y participa una y otra vez en concursos de novelas internacionales de los cuales no saca siquiera una mención honorífica, por la sencilla razón de que su fórmula novelística sólo es para consumo interno, para deleite del chismorreo insustancial.

En una carta pública que envió días después del Golpe de Estado, exhortó a las masas para que se unieran al ejército, "incluso con trapeadores y escobas".
Ahora aparece en España y Casa de América en su afán pluralista le ha dado un cuarto acolchonado para que pegue con su cabeza. El altruismo de Casa de América es todo un ejemplo, sin duda.

Leamos sus rebuznos, por favor, son de ripley y todo un acontecimiento para el eterno circo de su curriculum vitae.



AMÉRICA / César Indiano, analista hondureño"El Gobierno español prefiere el juego del chavismo, el danielismo y el zelayismo"
AJC. - Novelista, dramaturgo, ensayista y columnista político, pocos registros de la escritura son ajenos al hondureño César Indiano. Este autor sin vínculos partidistas recibió a El Diario Exterior en Madrid, ciudad a la que viajó para participar en una mesa redonda sobre la situación política centroamericana. Defiende la destitución de Manuel Zelaya, al que considera un mesiánico, y se muestra sumamente crítico con la postura de Estados Unidos y Europa en la crisis que sufre su país.
eldiarioexterior.com
26 de septiembre de 2009 11:22


Su obra más reciente es Hijos del infortunio. Historia de un país al revés, dedicado a Honduras. Sin embargo, le preguntamos por un libro anterior, con el provocativo título de La puta política. Confiesa que se trata de "una predicción del personaje que ahora está causando los peores daños en mi país". Se refiere a Manuel Zelaya. "Aparece en mi novela como protagonista, con el nombre un poco matizado. Es la figura típica de un político mesiánico que ofrece redención a los pobres y debido a eso se convierte en un mártir. En mi novela termina siendo asesinado, que ojalá no pase. No le deseo la muerte al señor Zelaya", explica César Indiano.

"Nosotros sufrimos la tiranía de los desgraciados, porque la apuesta del mundo entero es por los desgraciados ", explica el escritor. "En mi país quien está sosteniendo la lucha para impedir que se convierta en esa desgracia socialista que no tiene sentido es el sector productivo, las personsas que tiene una pequeña garita, una pequeña tienda, una microempresa, una pequeña manufactura. Y los medianos y grandes empresarios que creen que es la productividad lo que nos va a sacar adelante", sostiene.

La firme minoría
Una explicación de la soledad de los que se enfrentan a Zelaya y sus seguidores es que "el mundo está guiado por muchas hipocresías. Está conectado en base de ellas: de medios de comunicación, políticos, diplomáticos, jefes de Relaciones Exteriores de los países… que crean unas redes muy embarradas de corrupción cuyo principal móvil es defender a esos desgraciados. No nos puede ir bien porque el mundo está patas arribas". Sin embargo, se mantiene optimista: "La minoría que está defendiendo el país está firme".

Si todo es dureza con Zelaya, el presidente venezolano no se salva de su crítica. Para Indiano el régimen de Hugo Chávez "es una de las cosas más espantosas que le ha pasado a América Latina", puesto que "estamos hablando de un loco inspirado. Frenar eso cuesta, porque el mundo no tiene carácter. Desde la perspectiva de un escritor, noto que el mundo carece de hombres claros. No hay líderes que defiendan los valores".

Los informativos muestran disturbios protagonizados por los seguidores de Zelaya, unas imágenes que se explican debido a que "la muchedumbre también es una teatralidad y hay unas coreografías muy bien montadas en estos países que se venden muy bien en la prensa occidental". Sin embargo, en realidad tampoco ellos son una mayoría. Indiano nos explica con su hablar pausado que "hay una masa flotante de gente que ni siquiera le interesa la política, pero sabemos que si les tocáramos las puertas se vendrían con nosotros. Es gente que no omite opinión, atemorizada, que tiene mucho que perder", como su casa o su familia.

"Un loco, un traidor"
Del depuesto mandatario nos relata que "nosotros le convertimos en presidente, los que tenemos esa lucha" contra Zelaya. Los que trabajamos, el sector liberal de mi país votó por este individuo. Estamos hablando de un loco, un traidor" que se presentó como liberal y después se declaró revolucionario socialista "al que respalda el mundo y un pequeño sector de desgraciados que le sigue en mi país y que tiene también el respaldo del mundo. Pero no nos doblegamos porque lo que nos inspira es tener la razón". El retorno a Honduras del ex presidente tiene una explicación para Indiano: " teníamos en marcha todo el panorama electoral con vistas a recuperar toda la normalidad constitucional. Para recuperar la normalidad del país, el primer paso era hacer elecciones para poner ahí una persona legalmente elegida. Sin embargo este individuo se va a oponer a eso porque sabe que ese evento va a suponer su final".

Su entrada en Honduras y su posterior asentamiento en la Embajada de Brasil "es totalmente irresponsable, porque ahora se puede desatar una guerra civil, y mira que hemos tenido tolerancia. La verdadera resistencia somos nosotros. Hemos resistido durante dos meses los ataques vandálicos de gente sin escrúpulos. Irresponsablemente regresa porque es un hombre que no da su brazo a torcer. Se le torció un brazo y quiere que le tuerzan el otro. Con alguien así es difícil llegar a un consenso porque es impredecible, ya ronda la locura. Lo que queda es capturarle y que quede preso. Que se celebre un proceso electoral mientras está capturado, esa sería la mejor lección que se le puede dar a una persona que ha hecho tanto daño, antes y después de derrocarle".

"Nuestra tolerancia tiene un límite" continúa. "Hemos tolerado tres años antes del derrocamiento todas los daños que se pueden ocasionar a una sociedad: desde robar el dinero ajeno y regalar el erario público hasta burlas a los medios, a los empresarios... Es un tipo que siempre se está riendo de la gente. Después del derrocamiento fue peor. Toleramos sus burlas con el público internacional". "Es un tipo abominable, es lo que tiene que entender el mundo".

Subestimación europea del tirano latinoamericano
Indiano no duda en criticar también con dureza a los medios y los gobiernos tanto norteamericanos como europeos. En su postura respecto a lo que ocurre Honduras "hay algo" de racismo, nos dice. El analista encuentra que existe "algo de subestimación de lo que es capaz de hacer un tirano latinoamericano, no lo creen capaz de ciertas satrapías. De ahí una actitud un poquito huera, tibia, insustancial en los gobernantes de occidente". De EEUU dice que a pesar de su compromiso histórico con la libertad "ahora no sabemos lo que son". Señala que "estamos desilusionados porque si Estados Unidos tuviera una actitud más clara esto no estaría pasando y nosotros estaríamos celebrando nuestras elecciones con normalidad. Estaríamos felices de reencontrarnos con una democracia, aunque fuera mediocre, que es mejor a cualquier otra cosa".
"Por primera vez Honduras tiene en contra a América Latina y Occidente, que se han puesto de lado del individuo más abominable y siniestro de Centroamérica en los últimos diez años", sentencia. Preguntado por el Viejo Continente, añade: "Europa ni siquiera se quiere enterar, hay un desinterés de lo que está pasando en el área. No quieren averiguar, no quieren oír las voces". En esta región, añade, "han olvidado lo que es un tirano, cuando aquí han sufrido tiranos. No tienen memoria histórica". Especialmente crítico se muestra con el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, un gabinete que "al estar bajo una hégira ideológica de izquierdas cae en una hipocresía bastante barata. Por muchos compromisos que tengan con la ideología, yo creo que hay algo mucho más importante: la verdad y la ley. El Gobierno español no ha sido lo suficientemente imparcial , correcto y decente con el tratamiento del tema. Todos los días ha dado evidencias de que prefiere el juego del chavismo, el danielismo y el zelayismo. No tenemos aliados que quieran jugar el rol de la decencia".

Llamamiento a los escritores

Como hombre de letras, Indiano invita "a todo escritor, todo pensador, a todo poeta de América Latina y de habla española a que, por favor, abandonen ya esa cueva ideológica del comunismo, del socialismo, que eso no sirve para nada. Que tengan valor de moverse por el mundo con ideas originales, propias, modernas. Que lean más. Que no crean que por estar allí guarecidos en esa ideología no les pueda suceder nada. La historia y las sociedades les van a castigar".

Días antes de esta entrevista, César Indiano sostuvo en la mesa redonda organizada por la Asociación de Iberoamericanos por la Libertad en la Casa de América de Madrid que Zelaya estuvo muy cerca de instaurar la "dictadura de los desgraciados", de la que dice que "genera más desgraciados porque no está basada en la productividad de las personas, sino que está basada en el despojo, en lo que le puedas quitar a los demás. En lo que puedes quitar o en lo que puedes conseguir" de otros. Es el producto del socialismo que inundó Iberoamérica hace ya varias décadas, una ideología que "a los pueblos que más dañó, a los que más confundió, fue a los más pobres de América Latina". Explica que gracias a ella "la pobrería encontró pretextos, una manera de guarecerse, una manera de aglutinarse en torno a una ideología que está fundamentada en una equivocación".

"Todo esto generó toda una tradición de luchas populares supuestamente heroicas, buenas y prosperas para el pobre, para el menos favorecido", explica, para añadir: "Aunque la intención era buena, creo que el razonamiento estaba mal planteado, de manera que generó toda una clase de oportunistas del mundo popular que se enriquecieron a costa de esta mentira y hay toda una clase política y sindical" que vive de eso.

La industria de la cooperación

Lo anterior le lleva a denunciar que "el pobre descubre cómo funciona la industria de la cooperación: qué es lo que debe hacer, aparentar, decir, cómo debe mostrarse y cuál es la cara que debe poner para generar que a industria se mueva. Si después de cuarenta años de cooperación con América Latina el resultado es que está peor quiere decir algo muy claro: que ese dinero ha ido a parar a manos de la gente más sagaz y astuta de la pobreza, que son dirigentes populares, jefes de patronatos que se quedan con estos beneficios y reparten limosnas como se reparte arroz entre pajarillos" El daño que todo esto ha hecho a Centroamérica resulta evidente para César Indiano.


"Son países parásitos. El parasitismo es una industria", dice. A esto añade que "pareciera que los países han llegado a la conclusión de que se gana más siendo pobres siempre que siendo competentes".

5 comentarios:

Penetralia dijo...

Adelante! Vamos combater o pensamento reacionário com ironia e inteligência!

Abraços do Brasil

Lúcio Jr.

Penetralia dijo...

Aqui no Brasil temos dois "cesares indiasnos": Diogo Mainardi e Reinaldo Azevedo. Escrevam na Revista Veja, que se posiciona a favor do golpe desde o princípio.

Fabricio Estrada dijo...

Lúcio: esta gente quiere ser Salman Rushdie sin tener el argumento estético ni la capacidad de imaginar.
Crearles un cerco islámico es lo peor que se nos puede ocurrir; es mejor dejarlos que hablen para probar aquella teoría que propone que un mono al que se le da una máquina de escribir, después de pasados un par de milenios y tecleando todos los días, terminará por escribir el Quijote de la Mancha. Jeje.

Saludos!

Revista Cidade do Sol dijo...

É mesmo, boa ideia, kkk

A Veja deu a crise de Honduras na capa: a imagem é um pintinho (filhote de galinha) com as cores do Brasil, fazendo uma paródia ridícula com a águia americana e ironizando as atitudes do Brasil, que segundo esse povo, seriam tão imperialistas quanto as dos USA. Seríamos "neoianques" por ajudar Zelaya e estaríamos intervindo nos assuntos internos de Honduras...

Anónimo dijo...

LA RAZÓN MÁS IMPURA:

César Indiano en Madrid (septiembre 2009)

Esta semana navegando por la red me doy cuenta que el autodenominado (chauvinista) dramaturgo[1] (¿autodidacta?) César Indiano fue invitado a una reunión para una mesa redonda organizada por la Asociación de Iberoamericanos por la Libertad [2]este lunes en la Casa de América de Madrid, (que según se aprecia en las imágenes el auditórium estaba más llena la mesa de las ponencias que del publico español asistente, que intuyo tiene más cosas que hacer y aprovechar en este escaso otoño europeo, que perder el valioso tiempo para escuchar a un grupo de la peor muestra del zoológico étnico latinoamericano).

Y a todo esto... a que viene ¿quién es César Indiano?

Así como dice él con nombre legal o de bautismo César Rodríguez (http://www.youtube.com/watch?v=3EL4YEpqp0Q). Pues, miren, en este Rodríguez es donde se cumple aquel refrán que dice: “en país de ciegos el tuerto es rey “. Así de claro y directo. Un pseudo escritor o como lo diría un intelectual sudamericano reconocido: un cacográfo de ínfima categoría, nacido en Orica (que al conocer este dato nos damos cuenta de donde viene su fisonomía de Tolupán. (dicho sea de paso, no tiene nada de malo, pero sí para la frustración personal de Rodríguez, que representa la marca de fuego inflingida que lo estigmatiza como esa parte de la inmensa mayoría popular y que ha sido una marca de frustración y marginalidad personal que se refleja a lo largo de sus escrituras cloaqueras).