lunes, 6 de abril de 2009

Pompeyo del Valle (Honduras)


La Máquina del tiempo

Tomar en las manos ciertos álbumes
es como tomar un tren que corriera
hacia atrás.
En ellos la vida sigue un curso diferente
al curso del tiempo,
es como un río que regresara a su origen,
al lugar de su nacimiento.
En ellos los rostros rejuvenecen, los cabellos
se tornan oscuros, los ojos brillantes
y los hombres se convierten en niños,
en sonrientes bebés,
en unos cuantos puñaditos de arroz
que devoran las palomas
a la entrada del templo.



Sólo la nostalgia

Tu cuerpo virgen es para mí sólo la nostalgia,
sólo la orilla perdida, silenciosamente escapada
de la punta de mis dedos.

Todo un año
pasé soñando inútilmente en tu delgada y ebria
cintura de muchacha,
en tu rostro de niña iluminado por la estrella
del amanecer.

Nada tengo de tí, sino esta tristeza caída
en mi pecho
como un pájaro helado.

Te evades de mis ojos, de mis manos,
pero no de mis pensamientos
embellecidos por la claridad de tu sonrisa apagada.

De noche, cuando quedo a solas,
no importa si a mi lado se mueven criaturas
o permanecen inmóviles,
tú vienes con tus pequeñas botas. con tus guantes,
con tu abrigo de invierno
hasta mi pobre corazón solitario.

En tu gorro de suavísima piel relucen cristales
de nieve y tus labios no me niegan su alegría.
Sonríes mientras apoyas la dorada cabeza sobre mi hombro
igual que cuando allá lejos, tan lejos,
en nuestra única tarde de amor,
nos besamos.

(del poemario Nostalgia y belleza del amor -1970)

2 comentarios:

sue lainez dijo...

hola fabricio soy sué
me alegra que abran estas paginas
las seguire viendo
y utilizare tu foto par aun blog de mi papá, solo prestada

Fabricio Estrada dijo...

Pero Sué ¡qué te hiciste! dame tu correo, hace tanto tiempo que no te miro!!!

Dale con la foto, sólo ponele los créditos que fui yo quien la tomé, dale. Hablemos, contame cómo te ha ido y dame la dirección del blog de tu papá.

Te va un gran abrazo!