jueves, 21 de julio de 2011

Interpretación de la veladura


 Para un Estado oligarca fascistamente primitivo y arrogante (¿toda ignorancia es arrogante?), la cultura y sus expresiones son un pequeño retoque a su maquillaje, un perfumito necesario que se utiliza según el clima o según la sala a decorar. La expresión artística no significa nada más allá del colorido folclórico y de la risotada por la comedia ligth del tipo telenovela.

Esto lo saben los equipos de Relaciones Públicas y los dueños de medios, quienes también carecen de enormes lagunas contextuales y forzan el hecho noticioso cultural hasta hacerlo ocupar a fuerza el traje de latex del absurdo.

¿Entrega del país y arte con identidad nacional riman???? ¿o es que simplemente nos están anunciando que los niños del Guancasco estarán dele que dele dándole la bienvenida a los inversionistas en cada esquina de las ciudades charter??

La otra parte es lo que elige cada quien para vivir dentro del arte. Se elige la manera de vivir, de respirar y de utilizar frases cursis del tipo "es que el arte me eligió a mí", pero lo que fríamente elige un Estado opresor golpista es aquel arte que no toca en lo más mínimo el suelo sobre el cual se actúa. El Estado elige entonces la risa correcta y anodina, un espacio cómodo donde los actores y directores son premiados por su color neutro y su desenvolvimiento autista.
Yyyyy.... cuando el arte liberador se vuelve inevitable actitud y presencia (como el caso del Compa Dennis Berríos), los medios envían a dar "cobertura" (veladura, diría yo) a sus más torpes reporteros culturales para luego editarles su torpeza y hacer aparecer la obra como un decorativo más institucionalizado.

¡Fuck!