viernes, 8 de julio de 2011

Honduras: Sacerdote católico y Asistente son obligados a exiliarse





 

Tegucigalpa, 8 de jul. Como resultado de las fuertes amenazas a muerte que iniciaron desde diciembre de 2009, el comisionado de la Comisión de Verdad,  Padre Fausto Milla, y su más cercana colaboradora Denia Mejía, anunciaron hoy su partida hacia el exilio.


La conferencia de prensa se efectuó en el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH). Las victimas anunciaron ante la comunidad internacional que saldrán con destino hacia Nicaragua, pero que no es su destino final para exiliarse.


El religioso narró ante los medios de comunicación internacional y nacional, de cómo en la década de los ochentas, existieron más de 50 proyectos militares de asesinatos, algunos de ellos comprobados hasta su último detalle.


Hace treinta años, el Padre Fausto Milla fue víctima de estos actos de terror, puesto que estuvo raptado por el otrora batallón 316  durante seis días, “Dios me salvo en aquel entonces por medio de organismos que habían participado en el tribunal permanente de los pueblos en México”. Describió el religioso y luchador social.

Tortura del exilio

Luego de este hecho estuvo exiliado por cuatro años. Y nuevamente, es obligado a abandonar Honduras para resguardar su vida. Milla caracterizó su partida como dolorosa, hiriente y obligada.



El Padre Milla describió que en este nuevo exilio se lleva la esperanza de un pueblo hondureño y la esperanza que se llegara al triunfo de la verdad y de la vida, esa que quiere Dios abundante para sus hijos.


Milla, hizo un llamado a todo el pueblo hondureño para duplicar su esfuerzo y su capacidad de lucha para lograr echar fuera de esta patria querida a las fieras que la devoran. También mencionó que hay que refundar Honduras para lograr el triunfo de la verdad y la vida.


Por su parte la coordinadora del COFADEH, Bertha Oliva hizo una entrega simbólica de un pañuelo blanco en representación de la esperanza y la búsqueda de la justicia.

Condenan exilio

El COFADEH como defensor de los derechos humanos en Honduras, lamenta profundamente que hondureños y hondureñas tengan que ser obligados a salir al exilio, sin embargo los reiterados seguimientos, vigilancia y persecución, obligan al Padre Fusto Milla y su asistente Denia Mejía, a abandonar la nación centroamericana.


En nombre del COFADEH, Bertha Oliva le brindó un abrazo solidario al Padre Milla y a Denia Mejía, puesto que consideran que el exilio es un hecho que violenta los derechos humanos y que produce desarraigo en las personas.


Según los archivos del COFADEH, desde el golpe de Estado del 28 de junio de 2009, ya suman más de 200 personas que huyeron de la persecución para salvar su vida y que aún no pueden retornar porque las condiciones en el país en cuanto al respeto de los derechos humanos, son más difíciles que cuando se fueron.


El exilio del Padre Fausto Milla se efectúa en una aparente “reconciliación” promovida por la continuación del régimen de Porfirio Lobo.

Impunidad

Bertha Oliva afirmó, que la denuncia de las amenazas a muerte en contra del Padre Fausto Milla y Denia Mejía fue interpuesta ente el Ministerio Público, sin embargo aun no existe una acción investigativa para que los responsables de estos ataques puedan ser llevados a la justicia para proteger la vida de los ahora exiliados y demás miembros de la Comisión de Verdad (CDV).


Parte de las amenazas que promueve el Estado de terror que existe en Honduras, se basan desde mensajes electrónicos que advierten del peligro que corre la vida de Denia Mejía y el religioso.


Uno de los mensajes de los atacantes, exigía el cobro de cinco mil dólares de lo contrario asesinarían a Denia Mejía. En las últimas dos semanas se han registrado llamadas telefónicas de desconocidos que exigen se les brinde la información de la agenda de trabajo o rutina del Padre Fausto Milla.


Intimidación policial

El acoso también se observó en la continua presencia de agentes de policía a inmediaciones de sus centros de atención e interrogaciones que exigían información del religioso, a los pacientes que son atendidos en este centro. Así mismo persecuciones hacía el Padre Milla,  mediante automóviles a corta distancia.


Uno de los hechos que puso en alerta a Denia Mejía fue el 13 de abril de 2011, cuando en horas de la noche, le diera seguimiento un automóvil blanco de vidrios polarizados, él que la siguió hasta su vivienda.


Estos, son algunos de los antecedentes de ataques, cuya información proporcionó el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH). Según los atestiguaciones del Padre Fausto Milla y su colaboradora Denia Mejía.


    

El autor de este artículo y fotografías  es corresponsalía  voluntaria de la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica,  La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina, Kaos en la red y El portal http://desacato.info editado en Florianópolis, Brasil