lunes, 30 de mayo de 2011

Retorno de Mel: tras bastidores -Fotos chaliobala @

No hubo espacio que no fuera copado o utilizado durante la espera. La temperatura ambiental anduvo por los 33 grados y la espera de tres horas y media (en retraso) fue atroz, aunque en ningún momento mermó la expectativa, una demostración importante del espíritu voluntarioso del pueblo en Resistencia.





 La tragedia pendía de un hilo en la tarima de prensa. La parte del centro se hundió y el apoyo de una de sus esquinas se dobló. El terreno anegado por la lluvia de la noche anterior, se ablandó tanto que desbalanceó la plataforma. Para los que asumimos la terrible tarea de la seguridad en la tarima, se nos hizo imposible contener a muchísimas personas que aún señalándoles el peligro continuaron subiendo o situándose bajo ella. Muchos y muchas de la prensa extranjera tuvieron que desalojar ante el inminente aplastamiento.
 Todo esto sucedió en el momento justo que Mel subía al escenario principal, así que la espera fue infractuosa para muchos y muchas periodistas de El Salvador, de Chile y de Telesur.

 Lejos de cualquier análisis y caracterización de la situación, el pueblo llano obtuvo el sábado, una de sus mayores satisfacciones al ir a recibir a Manuel Zelaya Rosales. Nunca debemos olvidar que fue este pueblo el que ha estado dispuesto a los máximos sacrificios por reivindicarse ante la historia; que fue este pueblo el que atravesó montañas y cruzó hasta Nicaragua para "traer a Mel" y que un 21 de septiembre del 2009, se insurrecionó con piedras, ollas y dignidad, con todo lo que pudo en su enorme inocencia y humillación.