miércoles, 18 de mayo de 2011

Dolor de patria -Juan Carlos Zelaya, Comayagua

 Juan Carlos es una grúa que demuele el edificio de cualquier timidez. No puedo describirlo de otra forma. Así lo conocí hace un par de semanas y lo que dice lo hace. "Quiero verte para que platiquemos, Fabricio, estoy aquí en Tegucigalpa y me siento perdido en este desorden"- me dijo. Y en menos de tres horas ya estábamos platicando, y con claridad, la poesía armó la mesa y tiro las barajas, limpias las barajas, nada de solitarios ni de conquián: puro treinta y uno de tres cartas y de ganar o perder rápido. Así se habla con él y así es su poesía.

Me dijo: "Acompañame, que Gloria Oquelí me dio una entrevista en su "Espacio Progresista" de la Globo. Me subió a su carro y como intentando reconocerlo o hacerse la finlandesa, Gloria Oquelí le dio sólamente 5 minutos. "El espacio para la cultura es otro" -le dijo Oquelí, "voy a ver qué espacio le doy" (...) Y Juan Carlos, reconociendo en el tono a la típica filantropía derechizante, agarró sus 5 minutos exactos y le pegó al mango de una sola pedrada. "Soy poeta y estoy en Resistencia. Para mí resistir es publicar un libro y de eso vengo a hablarles..."

Juez de Letras en Comayagua, investigador acérrimo de Cardona Bulnes, bochinchero que no toma una pachita de guaro pero que le encanta la fiesta de los estancos (lo testifican Délmer Membreño y René Novoa, quienes cubrieron su presentación en Comayagua para El Libertador), Juan Carlos Zelaya ha escrito su poemario y ha sido interpretado por el dibujo interior de Allan McDonald, su gran amigo. Imagino a los dos muertos de la risa, tan uno para el otro, y a la poesía, por supuesto, barajando y barajándola toda la noche... ¡treinta y uno, gano!

F.E.


Dolor de patria se encuentra en las librerías del centro de Tegucigalpa.