jueves, 19 de mayo de 2011

Euforia


La primera impresión de la película es la distancia, la enormidad de la estepa. La segunda, en realidad, es la distancia entre un ser humano y otro. Es la soledad metafísica llevada a planos actorales del primerísimo nivel teatral ruso.

Cosa simple: el director es Ivan Vyrypaev, reconocido autor teatral ruso. Cosa compleja: fue la primera vez que Iván dirigía una película, y carajo, ¡cómo lo hizo!

¿De cuántos kilómetros cuadrados está rodeada nuestra soledad? -me pregunto. ¿Cuántas hectáreas necesita cada ser humano para que quepa y corra su soledad? Así me lo iba preguntando la primera vez que vi Euforia; ya en la segunda vez, me pregunté sobre el director de fotografía, y la tercera vez, me pregunté qué demonios estamos haciendo nosotros por el arte en Honduras...

Vean Euforia, búsquenla, y pregúntense.

F.E.