miércoles, 25 de febrero de 2009

Las Cariátides y el sometimiento


Leyendo a Vitrubio, me detuve en esta asombrosa relación entre arquitectura e historia. Realmente lo que a continuación posteo es uno de los consejos que daba Vitrubio a los arquitectos latentes, pero por su revelador componente de sometimiento resulta digno de tener en cuenta como uno de los mayores ejemplos de arte política-aplicada, simbología que los griegos (inventores acérrimos de conceptos) supieron aplicar sin resquemores. De esta forma, el Erecteion (Pórtico de las Cariátides en la Acrópolis ateniense), pasa a ser en nuestro tiempo, toda una bandera dialéctica-vindicativa para todas las mujeres.
"Si, por ejemplo, en vez de columnas se colocan estatuas de mármol de mujeres vestidas con estola — que se llaman cariátides— y si superpone modillones y cornisas, deberá saber dar explicaciones a quienes pregunten; veamos: Caria, ciudad del Peloponeso, conspiró contra los griegos con ayuda de los persas, enemigos de los griegos.


Posteriormente, al verse libres tras una gloriosa victoria, los griegos, de común acuerdo, declararon la guerra a los habitantes de Caria. Una vez conquistada la ciudad y pasados a cuchillo sus habitantes, se llevaron como esclavas a sus matronas sin emitir que se desprendieran de sus estolas, ni de sus distintivos como arquitectos, diseñaron en los edificios públicos unas estatuas de matronas que soportaran todo el peso, con el fin de transmitir a la posteridad el castigo impuesto por las ofensas de las cariátides.


Igualmente los espartanos, bajo el mando de Pausanias, hijo de Argesilao, en la batalla de Platea superaron con un reducido número de soldados al muy numeroso ejército de los persas y, concluida la ceremonia triunfal, levantaron un pórtico Pérsico con los despojos y botines, como exponente de la gloria y valor de los ciudadanos y como trofeo de su victoria para sus descendientes."