martes, 16 de diciembre de 2008

Top secret


"Uno de los secretos mejor guardados de la literatura es el de la importancia que tiene el hecho de no pertenecer para escribir bien. No pertenecer a lo que sea (la lengua literaria, el país, la clase dominante, la religión, las costumbres aceptadas) de manera radical, frontal, sostenida", afirma Jesús Aguado.


Para el poeta y traductor se trata de "un acto de ruptura mental y física que define la vida y la obra de la inmensa mayoría de los grandes escritores, que lo fueron por su talento para las palabras y las historias tanto como para la distancia, la crítica y la duda. Escribir es, o debería ser, negarse a aceptar las directrices del centro, exiliarse del centro, borrar el centro.


En este sentido, cualquier escritor de verdad es una suerte de inmigrante: un mestizo que extrae de los sufrimientos que le provoca esa impertinencia a cualquier centro su fuerza expresiva, sus imágenes, sus ideas, sus temas o sus personajes. Algo que, pasando de la explicación teórica a la sociología en acto, se comprueba en las naciones en las que la inmigración real ha acabado haciéndose un hueco, quizás por las buenas pero en más ocasiones a gritos y a codazos, en las culturas de acogida, en las literaturas de llegada".

1 comentario:

Erdera dijo...

Muy buen post. Todo escritor es un exiliado. No se puede escribir bien en la comodidad; mas alla de consuelos o pragmatismos apolineos, ingenuos, pero sin caer en el tremendismo, el escritor y el poeta siempre estan en tension, o la mayoria del tiempo la necesitan. Eso lo intuia yo desde antes, somaticamente, pero ahora aca en USA me ha tocado vivirlo desde el pellejo. La unica patria se vuelve la memoria, el azar escogido como dirian por alli.