sábado, 27 de junio de 2015

La primera foto fue en la memoria

Tenía la basura ordenada en perfecta simetría. Un pequeño bulto de cáscaras de banano podridas aquí, empaques de jugo llenos de lodo acá, verduras, plásticos, todo tipo de deshecho ordenado como un menú japonés sobre un nylon que con seguridad sacó de la orilla del río más contaminado de Honduras: el Choluteca cuando atraviesa Tegucigalpa.
Él estaba de espaldas a su "venta", cruzado de piernas, viendo hacia el río entre el balaustrado del puente Soberanía. Sucio hasta el colmo, desgreñado y cubierto de una nube de tristeza indescriptible. El vendedor más solo del mundo.
Nadie compraría su soledad. Era demasiada sucia.
Esa es la imagen que guardo de mi primer impulso hacia la fotografía.

F.E.