lunes, 25 de noviembre de 2013

Del día de elecciones

El compa brasileño, periodista y luchador social me pregunta cómo están las cosas luego del fraude instalado ayer en las elecciones:

Compas. Estamos apreensivos por aqui. Quando puder, nos mande informações. Abracos

Mi respuesta:

Querido compa, espero que en verdad la defensa del voto sea pragmática porque en el ambiente flota la decepción y la pasividad. Nasralla fue mucho más enérgico, los observadores internacionales no se escuchan con peso, la estrategia de tranquilidad absoluta durante las elecciones le dio argumentos de paz y civismo a los nacionalistas ante ellos. La gente se pregunta ¿qué vamos a hacer? la dirigencia dice que se van a agotar todas las instancias legales y la Resistencia sólo recuerda las calles, las calles y más calles.

Lo que yo pienso, Ronaldo, es que se ha hecho una enorme conquista política dentro de los límites impuestos por un sistema imperial, y a esos no hay que renunciar... Villeda, el liberal, ya se dio el abrazo con Juan Orlando Hernández con obviedad bicéfala.

Creo que esto está dado, siento que la creación de los grupos élites militares está pesando en el ánimo de LIBRE... la insuficiente capacitación de miembros de mesas no es tanto parte del descalabro, de nada hubiera servido capacitarlos a todos, de igual forma el imperialismo ya había metido la matriz del fraude en el sistema informático, un fraude de altísimo nivel informático.

Las acciones que se tomen no tienen nada que ver con movimientos insurreccionales típicos: estoy seguro que la miseria en que nos hundiremos llevará a la delincuencia a más y más personas, lo que es, en su justa dimensión, una forma de insurrección contra el sistema. En respuesta, la mentalidad fascista-militar de Juan Orlando saturará todos los espacios, aunque la media de unos 40 diputados LIBRE dentro del Congreso Nacional puede ser un freno a esa arremetida... y ahí entra lo que te decía respecto a los espacios políticos conquistados que deberán manejar una inteligente alianza con los sectores inconformes como el Partido Anti-Corrupción de Salvador Nasralla y el Partido Liberal.

En síntesis, mi hermano, desde el primer momento que decidimos entrar a este terreno decidimos luchar con armas políticas, con instrumentos especulativos, pero sin duda, nos ayudó a organizar a la mayor iniciativa de cambio que ha existido en nuestro país. Es un bello comienzo. Hay base nueva y hemos aprendido. Te escribo esto sin olvidar que estamos en el día siguiente del hecho natural del fraude sistémico y que aún no conozco la impulsividad de la base más combativa, pero esencialmente esto es lo que pienso.