domingo, 12 de febrero de 2012

Verano del 2009

Días brumosos,
noches asfixiantes.
El verano le hace un vaciado
en su molde
a la ciudad.
El mundo interior convertido en pavesas
y solo resta ver
el ascenso de esa ternura
calcinada.

Me gustaría ver a los gatos
echando alas y volando,
inusuales colibries,
suavemente
feroces.

F.E.