jueves, 15 de agosto de 2013

Las placas de la impunidad en Honduras


 Ayer se movilizó el FNRP (Frente Nacional de Resistencia Popular) por las calles de Tegucigalpa, una nueva demostración de fuerza y hartazgo ante las políticas entreguistas de las cúpulas nacionalistas y liberales o, simplemente, la natural movilidad de cambio estructural que la sociedad hondureña ha organizado para salvarse de su exterminio político, económico, cultural.

En medio de las miles de personas nadie podía imaginar que de pronto apareciera este sicario y apuntara hacia las centenares de personas que atravesaban, en ese momento, el Bulevar Juan Pablo II. Las versiones difieren en cuanto a si el hombre disparó o sólo amenazó, pero lo contundente del hecho es el nivel de impunidad en que operan estas bandas. Sí, estas bandas, porque lo que pasó por igual a la barra del Motagua en la que murió un muchacho y más de veinte fueron heridos tiene la misma característica de operatividad. El terrorismo político es absolutamente evidente y lo que viene en aumento cada día augura muy malos momentos para la militancia de LIBRE. La foto es más que clara, las placas del carro casi están en 3D, de no apresarse este tipo seguirá confirmándose la línea paramilitar que se ha consolidado con todo tipo de propuestas desde el Congreso Nacional y desde la cúpula de las Fuerzas Armadas.

El cargador aumentado de esa 9 mm que apunta el asesino, el tipo de automóvil que traslada a quién sabe cuántos asesinos más, el corte de cabello, el tipo de camisa... todo apesta a milicos vestidos de civil que sirven de guardespaldas o simplemente de sicarios.

A la par de esto, la Ley de Policía Militar se ha puesto en marcha. Con ella se pretende movilizar a 30,000 rservistas de las FFAA para que cumplan funciones policiales bajo entrenamiento militar. "Una tropa de choque", dicen sus impulsadores del Partido Nacional y Liberal guiados por el candidato presidencial Juan Orlando Hernández. El mismo Salvador Nasralla, presidenciable por el PAC (Partido Anti-Corrupción) ha dicho que esta Policía Militar será creada para resguardar el fraude, y no tiene nada de ilógico cuando, respecto a su entrenamiento, se dice que estarán listos en dos meses (las elecciones generales serán el 24 de noviembre).

No pinta para nada bien el clima que viene. Nada bien.