jueves, 12 de julio de 2012

Wong Arévalo hace 18 años




En esa época este ser no tenía negocios de altos vuelos, por lo que este artículo, trasladado al 2012 se lee así: "Una Sucesión Constitucional, trae una secuela de negocios de consecuencias propicias para el inversor que, en una nación distraída y mediatizada por la delincuencia común que hemos fomentado junto al empobrecimiento metódico y estratégico (es decir, nuestra vilolencia estructural), da mayores oportunidades de empleo del recurso estatal para mantener a raya a la población con salarios de hambre, en todos sus sectores... SOLO VENDRIA AGRAVAR la capacidad de organización de los cabezas calientes, metiéndolos de lleno en una complejidad de problemas que al final incidirán tremendamente en su capacidad de análisis sobre el país, de sus empresas y de sus instituciones..."