jueves, 17 de mayo de 2012

Sí a las PAE



Mas de 700.000 personas y organizaciones piden al Presidente del Congreso Nacional que no criminalice la anticoncepción de emergencia.

La campaña global más grande de la historia de Honduras al Congreso Nacional:

·         700.000 personas piden a Juan Orlando Hernández que no criminalice la anticoncepción de emergencia

Tegucigalpa, Honduras, 17 de mayo del 2012 -- Avaaz junto con grupos locales de mujeres, entregaron ayer una petición global firmada por más de 700.000 personas de todo el mundo para pedirle a Honduras que no apruebe una ley que podría encarcelar a mujeres y médicos sólo por usar o prescribir la píldora anticonceptiva de emergencia.

La petición demanda al diputado y presidente del Congreso Nacional, Juan Orlando Hernández, que “no criminalice la antinconcepción” y que no permita que Honduras se convierta en “el único país del mundo que castiga el uso o la venta de la píldora del día después con sentencias de cárcel hasta de 6 años.”

Esta ley – el Decreto 54 –2009- está siendo considerada ante el Congreso y podría ser aprobada en cualquier momento. Esta petición es la campaña global más grande de la historia dirigida a un político hondureño en defensa de los derechos humanos.

Ciudadanos de todos los rincones del planeta están pidiéndole a Hernández que tome un paso al frente en defensa de los derechos humanos de las mujeres, mientras los grupos locales de mujeres y Avaaz marchan juntos hacia el Congreso Nacional mañana a las 11a.m. para entregar este urgente mensaje.

“Esta propuesta es regresiva y alarmante”, dijo Emma Ruby-Sachs, directora de campañas en Avaaz. “En ningún otro país del mundo se pueden encontrar miembros del parlamento que contemplen encarcelar a una joven por prevenir el embarazo después de haber sido víctima de violencia sexual, o condenar a una mujer a años de prisión por acceder a cuidados médicos básicos.

Cada día, 25 chicas entre los 10 y 14 años son violadas en Honduras -- estas niñas necesitan ser protegidas y no castigadas y encarceladas. Ahora miles de personas de todo Honduras y del mundo están apelando a Hernández para que rechace esta ley extremista y asegure que todas las mujeres tengan derecho a la anticoncepción de emergencia.”
En contra de lo establecido por la evidencia médica, los defensores de esta ley afirman que la píldora del día después constituye una práctica abortiva. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud, la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia, y otras destacadas organizaciones, han declarado en repetidas ocasiones que esta pastilla es anticonceptiva, de la misma manera que lo son las píldoras convencionales de control de la natalidad, que actúan retrasando la ovulación y, por lo tanto, el embarazo.