lunes, 25 de abril de 2011

Pie de nota a carta de Manuel Zelaya, Fabricio Estrada


 Un incendio, Goya


Sin preámbulos: aquí es donde no entiendo:

“A los miembros de la resistencia que se oponen a encontrar salidas pacíficas…”

Entonces, ¿los que nos oponemos a la vía electoral inmediata como solución de la crisis (¿crisis?), buscamos entonces la vía armada? ¿Significa entonces que en su entender lo refundacional es crear los preparativos para abrir un foco guerrillero?

Al modo de ver de la historia universal, las salidas pacíficas son el retorno a la paz de dos contendientes armados; ¿quiénes aquí tienen las armas y saturan las calles con cientos de soldados con el fin de intimidar y vigilar?
¿Quiénes son los que agarran a las y los indefensos y los vapulean hasta masacrarlos al menor intento de protesta pública?

“…solo se  podrá detener  cuando  se  abran los espacios,  y se reconozca  el derecho a la igualdad de todas las fuerzas políticas  de la nación y el poder del soberano, solo entonces podremos  restaurar el tejido social y democrático del país”.

¿Igualdad? ¿Restaurar el tejido social y democrático del país? ¿De qué igualdad habla, compañero Manuel, asesores del compañero Manuel? Cuando afirmamos que la Resistencia es la fuerza social más grande del país significa que en ningún momento de nuestra historia el tejido social había dado líneas asociativas tan claras en su objetivo: desvincularnos de la hegemonía oligarca, liberarnos de la promiscuidad bipartidista, crear (no recrear) inéditas y fundamentales (fundacionales) estructuras democráticas… es decir, no se trata de darle vuelta a la misma camisa y vestirnos con ella, sino que tomar el hilo crudo (la línea asociativa) y tejer el nuevo abrigo, con nuevos colores y a la medida de la mujer y hombre del pueblo. ¿Quieren que de nuevo nos volvamos a poner la camisa sucia y estrecha del bipartidismo? ¿Qué creen ustedes que será el FNRP en ese regreso a la “normalidad”? Pues de manera taxativa: el renovador del bipartidismo ante la aniquilación del Partido Liberal.

A estas alturas nos preguntamos: ¿Cuándo hubo democracia en este país? Precisamente porque la oligarquía nunca nos obsequió espacio alguno es que luchamos, y pacíficamente además. Precisamente porque estamos secuestrados por reaccionarios y trogloditas es que no solo demandamos justicia sino que la desaparición de esta clase arribista y asesina. ¿O es que se ha dado el fenómeno absolutamente asombroso en que el síndrome de Estocolmo se ha desarrollado en los que están fuera del secuestro y no en nosotros, los secuestrados?

Sepelio en el mar, Turner


¿La conducción general en pleno estuvo en Caracas? ¿Padilla Sunseri y Enrique Flores Lanza forman parte de la “Conducción General en Pleno”? ¿Es esta una nueva instancia creada por el espacio de maniobra que algunos piden para la conducción? Estoy seguro que de haberse propuesto en asamblea general, más de la mitad, sino que la inmensa mayoría nos hubiéramos retirado inmediatamente. Sin duda, los que se hubieran quedado aplaudiendo tal decisión serían un Elvin Santos disfrazado de campesino, un Carlos Flores disfrazado de ebanista y un Yani Rosenthal disfrazado de chiclero, toda la infiltración metódica que el bipartidismo ha inyectado en dosis controladas en el último año, por supuesto, acompañados por compañeras y compañeros  calculadores de la social democracia, los mismos a los que Lenin se refería de la siguiente forma:

“En toda su conducta se manifiestan como unos reformistas cobardes que temen alejarse de la burguesía y aún más, romper con ella, encubriendo al mismo tiempo su cobardía con la más descarada fraseología y jactancia”

Sin preámbulos: ¿Creen en verdad que no hemos aprendido nada en estos intensos y acelerados años de lucha?


Fabricio Estrada