jueves, 28 de abril de 2011

Amenazan y atacan a director de Radio Uno, San Pedro Sula


Benoît Hervieu
Despacho Américas / Americas desk
Reporters sans frontières
Estimado Benoît:
Lamentablemente, comunicándome contigo para informarte de un incidente sucedido esta noche , al colega Arnulfo Aguilar, Director/Fundador de Radio Uno, medio de comunicación alternativo que funciona en San Pedro Sula, departamento de Cortés, segunda ciudad más importante del país.
El colega Aguilar tiene su residencia en la comunidad de Chamelecón, a varios kilómetros de su centro de trabajo, y como lo hace siempre, al salir de su programa a las once de la noche, se dirigió hasta ella.
Al acercarse, se alarmó pues un grupo de aproximadamente diez hombres armados y extraños al lugar en el que vive, merodeaban por los alrededores, logrando percatarse que por varios de ellos, cubrían su rostro con pasamontañas, razón por la que decidió tomar una opción de ingreso diferente a la que usualmente utiliza.
Al ver acercarse su vehículo  a la casa, los sospechosos corrieron hacia él, pero gracias a una rápida maniobra de ingreso, logró evitar la agresión que era evidente iva a producirse.
No bastándoles con la intimidación, saltaron al interior de los muros de su residencia y prácticamente rodearon la casa, misma que abandonaron al escucharle pedir auxilio a sus vecinos y llamar a la policía. 
A pesar del llamado angustioso que hizo a la policía, esta tardó más de una hora en acudir en su auxilio, tiempo que de no haber contado con un buen sistema de seguridad en su casa, hubiese sido más que suficiente para acabar con su vida.
Aguilar califica esta acción como un homicidio frustrado y hace una vinculación directa de la agresión con uno de los temas abordados en su programa esta noche, en el cual se refirió a información publicada en el famos espacio WikiLeaks, que vincula a las  Fuerzas Armadas de Honduras  en la provisión de armas al mercado negro en México y el Colombia.
La Secretaría de Defensa de Honduras negó esos hechos, pero Arnulfo Aguilar recordó a su audiencia, detalles de otro escándalo similar, descubierto por él mismo años atrás, que vinculaba al batallón militar de Naco, cuya sede es el mismo departamento, desde donde transmite Radio Uno.
Es importante recordar, que desde el Golpe de Estado del 28 de junio del 2009, esta emisora y su personal han sido víctimas de múltiples agresiones e intimidaciones, supuestamente de parte de agentes militares y policiales, con el propósito de impedir el ejercicio pleno de la libertard de expresión.
Uno de esas agresiones más brutales se produjo el 15 de septiembre del 2010, cuando la policía reprimió brutalmente un acto cultural que se desarrollaba en la plaza central de San Pedro Sula, convocado por el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), misma que se extendió hasta las instalaciones de Radio Uno que hacía una transmisión en vivo de dicho evento.
Sin importar que se trataba de un medio de comunicación y propiedad privada, las instalaciones de Radio Uno fueron allanadas ilegalmente por la policía, cuyos agentes quebraron puertas y ventanas, amenazaron al personal que transmitía en directo los sucesos y sacaron de su interior a algunas personas que llegaron hasta allí, pidiendo auxilio, las que fueron arrastradas fuera de la radio y golpeadas brutalmente.
Dado los elevados niveles de intimidación de que el personal de esta radio ha sido víctima, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) les ha provisto de medidas cautelares, las que igual que ha sucedido con las radios comunitarias Faluma Bimetu (Coco Dulce) y La Voz de Zacate Grande, han sido inefectivas para evitar las agresiones, como la de la noche de ayer.
Me suscribo de ti, a la espera de las acciones de denuncia que puedan hacer a nivel internacional.

Notificación enviada a Sandra Maribel Sánchez, Directora de radio Gualcho