miércoles, 5 de junio de 2013

EMULACIÓN DE BORIS PASTERNAK, O DE OTRO INTENTO DE SUICIDIO - Rodolfo Girón, México



Miguel, Ramón, Marco Antonio
Hace un rato bajé de la lluvia
Para ahogarme en un taxi
Y el conductor comentó a la pareja de amantes
Que sin rubor acariciaban a la noche
No les importa la precipitación
Y yo le respondí que no era importante eso
Sino la ausencia de compañía que desde hace años es puntual
La misma soledad que me ha cortado la luz del cuarto
Mientras ellos siguen allí construyendo una ilusión
Si al menos tuviese una ahora
Bastaría pensar en los recovecos de algún cuerpo
En los meandros de un pensamiento favorable
En las oraciones de una mujer extrañando tus balcones
predicando por tu bienestar
pero no hay tal construcción
ni tal refugio de carmín esperando tu retorno
y entonces me dije que tendría que hablarles como un enfebrecido dictador
que mañana mandará a reprimir a los huelguistas
a los sedicentes
porque estorban y estoy seguro de que ellos han conspirado
para que esta falta de penínsulas y besos
taladre el almanaque y los mensajes que no llegan
porque ninguna boca ha decidido pronunciarme a solas
sin miedo a fragmentar sus cimientos
sus jardínes
los refugios con comida donde ha establecido
una vidente y profunda relación con las nubes
y la materia discursante que atestigua la calle desplomada
el surco del asfalto tragándose las cosas bellas
que algún día podrían levantarse
resplandecer por esa noticia subterránea
y quizá ustedes logren entender desde la honda recepción
en que esperan la llegada de este canto
porque otra vez me será imposible llorar a gusto
a mi modo bárbaro de gemir durante horas
hasta instalarme limítrofe al desierto
o a ustedes
o a la vieja forma de sacar todo el misterio
todo el abandonado malecón que ya no resisto.


R.G.