martes, 27 de diciembre de 2011

Washington Post Honduras: La capital del homicidio en el mundo


Honduras tuvo la más alta tasa de homicidios per cápita en el 2010, a medida que los cárteles mexicanos ampliaron las redes de contrabando en América Central. Funcionarios de EE.UU. dicen que la costa norte de Honduras es el comienzo de una tubería de drogas a los Estados Unidos.La mala fama de Honduras se extiende y se replica por el mundo. Los índices de criminalidad y el tráfico de drogas son los referentes que no dejan de gravitar en torno a este país centroamericano del que poco se valora su esencia. Las estadísticas del crimen son abrumadoras y las historias periodísticas trascienden las fronteras.

Triste Estadística a medida que el comercio de cocaína se expande en Honduras

San Pedro Sula, Honduras - En la parte más asesina del país más mortífero del mundo, las familias de los hijos y esposos y hermanas asesinadas se reúnen cada mes en un edificio de hormigón junto a la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe.

Se sientan en sillas de plástico, inclinándose hacia adelante para hablar, y la angustia se derrama. Existe el temor de los cumpleaños, aniversarios y Navidad. O de saber quién es el asesino, y que no sea arrestados, y la perversidad de eso.

El grupo tenía 10 familias cuando se inició hace tres años. Hoy tiene 60, y todos menos uno de los casos siguen sin resolverse.

"Estamos viviendo en constante temor", dijo Blanca Álvarez, que llevaba un pin con el retrato de su hijo muerto, Jason, tiroteado en un robo de carro en 2006. "Hemos tenido marchas por la paz, vestidos de blanco, lanzando globos blancos al aire. Nada va a cambiar aquí. Nada".


Honduras sufrió 82,1 homicidios por cada 100.000 habitantes el año pasado, la mayor tasa per cápita en el mundo, según un informe mundial de homicidios publicado por las Naciones Unidas en octubre, que incluye estimaciones de Irak y Afganistán. Los problemas de seguridad llevaron al Cuerpo de Paz de los EE.UU. a anunciar la semana pasada que retiraría a sus 158 voluntarios de Honduras.

Al igual que en Guatemala y El Salvador, los vecinos de Honduras en la región del Triángulo Norte de Centroamérica, el problema de homicidios se remonta a décadas. Pero a medida que las mafias multibillonarias de México amplían sus redes de contrabando en Centroamérica para evadir el control más rígido de México y el Caribe, la violencia se ha disparado, como si la cocaína fuera gasolina arrojada sobre el fuego.

El recuento sombrío de Honduras llegó a 6.239 asesinatos en 2010, en comparación con 2.417 en 2005, y los investigadores dicen que el número será aún mayor este año. El mayor número de homicidios ocurrió en San Pedro Sula, una vez centro industrial que ahora se está convirtiendo en la Ciudad Juárez de América Central.

La problemática ciudad en la frontera entre México y San Pedro Sula comparten más que su reputación por plantas de ensamblaje con salarios bajos y por la violencia fratricida. Se encuentran en los extremos opuestos de una cadena de contrabando de miles de millones de dólares que se extiende desde la costa norte de Honduras a los Estados Unidos.

Esta inicia en las pistas de aterrizaje de playas aisladas y la selva de la región Mosquitia de Honduras, donde aterrizan el 95 por ciento de los supuestos vuelos de drogas de América del Sur a Centroamérica, de acuerdo con agentes de narcóticos de EE.UU. Los radares estadounidenses detectaron 90 vuelos de este tipo en Honduras el año pasado, en comparación con 24 en 2008, marcando un importante cambio en los patrones de tráfico que indica una fuerte preferencia por la geografía accidentada del país y por la débil institucionalidad.

En marzo, las autoridades allanaron un laboratorio de procesamiento de cocaína en las montañas cercanas a San Pedro Sula. La instalación fue la primera de su tipo en América Central, capaz de producir una tonelada de polvo de cada mes mediante la combinación de pasta de coca importada con ácido clorhídrico y otros productos químicos.

Luego, en julio, "submarino narco" semi-sumergible, con $ 180 millones en cocaína fue detenido por la Guardia Costera de EE.UU. en aguas internacionales frente a Honduras, la primera nave de este tipo detectada en el Caribe. Desde entonces, otros tres han sido interceptados.

Los legisladores hondureños votaron abrumadoramente el mes pasado para desplegar al ejército nacional para combatir el narcotráfico, adoptando la estrategia de seguridad trazada por el Presidente mexicano Felipe Calderón con resultados mixtos.

En general, los funcionarios de EE.UU. estiman que 25 a 30 toneladas de cocaína llegan a Honduras cada mes por mar y aire - un tercio del volumen total del mundo - antes de continuar hacia el norte, a México a través de Guatemala y Belice en lanchas rápidas, embarcaciones pesqueras o camiones de carga.

"Honduras es de lejos el más grande punto de transbordo para la cocaína en el mundo", dijo un funcionario de EE.UU. que habló bajo condición de anonimato, citando los protocolos de seguridad.

Pastorear la preciosa mercancía es un trabajo peligroso pero lucrativo; el pago a los traficantes locales por recibir un avión cargado de un tamaño promedio de 500 kilogramos y su entrega a Guatemala puede ser de $ 1 millón. Los comandantes de la policía hondureña dicen que los contrabandistas realizan cada vez más el pago en producto crudo en lugar de en dinero efectivo, lo que eleva el tráfico local de drogas y la violencia letal que lo acompaña.

'Total impunidad'

Los investigadores advierten que el aumento de los asesinatos no se puede atribuir por completo al tráfico de estupefacientes. Al igual que en Ciudad Juárez, la violencia generada por la droga parece haber fomentado un clima general de impunidad, en el que las balas resuelven la menor disputa y cualquier persona puede literalmente salirse con la suya.

Los periodistas, activistas laborales y también los gays son asesinados al parecer, en tasas muy elevadas, y la violencia política se ha intensificado desde el golpe de 2009 que derrocó al presidente izquierdista Manuel Zelaya. Luego están los miles de otros hondureños que aparentemente no tienen nada que ver con el tráfico de drogas que han sido asesinados en robos de vehículos, asaltos y peleas.

"Uno siempre se imagina que su padre va a morir de viejo, no asesinado", dijo Claudia Castillo, cuyo padre, que conducía un camión de reparto de comestibles, fue asesinado el pasado mes de diciembre en San Pedro Sula por el atraso en el pago de extorsiones, que los pandilleros llaman Impuesto de guerra. Él había sido asaltado o atacado a tiros een al menos otras ocho ocasiones, dijo Castillo, incluyendo un incidente de unos meses antes de su muerte en la que los adolescentes pandilleros le ordenaron bailar mientras le disparaban a los pies.

"Le rogamos que dejara de trabajar, pero él dijo que tenía que pagar para que pudieramos ir a la universidad", dijo Castillo. Después de enterrarlo, su familia se mudó a otro barrio tras recibir nuevas amenazas de la banda.

En casi todos los negocios, desde Burger King a los más pequeños mini-mercados, los hombres armados con escopetas de calibre 12 hacen guardia. Aquellos que pueden permitírselo construyen barricadas para sus familias con alambre de púas, muros de 10 pies y cercado electrificado.

"Si una persona mata a alguien y al día siguiente están sentados en un restaurante tomando café como si nada hubiera pasado, entonces esa persona siente que tiene permiso para matar a quien quiera", dijo José Antonio Canales, un sacerdote que trabaja con el grupo de apoyo a familiares de las víctimas. "La impunidad es total."

La guerra de pandillas

Durante gran parte del siglo 20, dijo Canales, la costa norte de Honduras fue un lugar de oportunidades, congregando trabajadores en las vastas plantaciones de banano propiedad de compañías fruteras de EE.UU. En la década de 1980, las guerras civiles hicieron estragos en Nicaragua, Guatemala y El Salvador; Honduras y sobre todo el área de San Pedro Sula fue presentado como un modelo de desarrollo impulsado por las exportaciones, atrayendo ondas de trabajadores a las plantas de ensamblaje conocidas como maquilas.

"La gente venía de todas partes, pero al no encontrar oportunidades, los cinturones de miseria se formaron", dijo Canales. "Entonces un montón de niños fueron criados por una madre soltera o una abuela porque sus padres estaban en los Estados Unidos."

Las pandillas transnacionales MS-13 y la calle 18 se radicaron en los suburbios de la ciudad y han librado una guerra sangrienta desde entonces, reforzadas por los criminales deportados las bandas callejeras de Los Ángeles y prisiones de EE.UU.

Los Estados Unidos ha sido arrastrado profundamente en lucha contra las drogas de Honduras, gastando al menos $ 50 millones en asistencia de seguridad desde el año 2008, de acuerdo con funcionarios de EE.UU..

"Este es un país pobre donde el 65 por ciento de la población vive en la pobreza y el presupuesto del gobierno para hacer cumplir la ley no puede comenzar a compararse con los fondos que las organizaciones de tráfico de drogas tienen", dijo la embajadora de EE.UU. Lisa Kubiske en una entrevista. "Está claro que el país necesita ayuda."

Agentes antidrogas estadounidenses armados están en el frente de operaciones contra el narcotráfico, lanzando ataques de helicópteros en la selva de la Mosquitia desde la Base Aérea Soto Cano, en donde Estados Unidos tiene una gran presencia militar. Asesores de EE.UU. están enseñando a la policía como reunir pruebas y están ayudando a modernizar el macabro sistema penitenciario de Honduras. Estados Unidos ha proporcionado vehículos blindados para proteger a los jueces del asesinato y sofisticado equipos móviles de rayos X que pueden escanear vehículos de carga en los controles y cruces fronterizos.

Sin embargo, los reveses han minado las recientes mejoras de seguridad. El 7 de diciembre, el ex ministro de seguridad Alfredo Landaverde - un abierto crítico de la corrupción policial vinculada al crecimiento del crimen organizado - fue asesinado a tiros en su automóvil, un día después de que asesinos impactaran 37 balas en el vehículo de la periodista de radio Luz Marina Villalobos Paz. Desde entonces, el Congreso de Honduras ha prohibido a todos los conductores de motocicletas el transporte de pasajeros, ya que ambas víctimas fueron asesinadas por sicarios montados en la parte trasera de la moto.

"No importa si eres una buena o una mala persona aquí, o si usted es alguien con un futuro", dijo Irwin Santos, cuyo hermano Deybis - un estudiante universitario - fue asesinado en 2008 en San Pedro Sula. "Al final, usted se convierte en una estadística."
https://mail.google.com/mail/images/cleardot.gif