jueves, 8 de septiembre de 2011

Funeral de Emmo - fotos chaliobala ®

 El aturdimiento imperaba bajo el calcinante sol y dentro del horno en que se convirtió el salón Salvador Ibarra del COPEMH. La paralización del tráfico alrededor de la zona se llevó a cabo pero algo más profundo paralizaba el ánimo: existe un presentimiento colectivo de que entramos a una nueva etapa de oscuridad golpista.





Minutos antes de que yo llegara al funeral, había ocurrido la captura de un policía infiltrado, muy joven, de unos 23 años o menos. La indignación fue tal que se intentó el linchamiento, acto que fue detenido por procuradores de derechos humanos que a duras penas lograron salvarlo, a lo cual, la muchedumbre procedió a desnudarlo antes que éste fuera liberado y expulsado del lugar.

Sus documentos muestran que pertenece al departamento de inteligencia de la policía, pero hay algo más inquietante y perverso en esto: el tipo coincide en más del 90% con el retrato hablado que hizo la misma policía, ayer, con la ayuda de un testigo protegido. De ser el asesino ¿por qué tendría que haber sido enviado a esta riesgosa misión? ¿Qué tipo de misión no había completado?

¡Fue un error gravísimo haberlo ayudado a salir de ahí bajo el pretexto del linchamiento! Esto puede tener mayores consecuencias de las que ya comienzan a forjarse.