viernes, 16 de enero de 2015

Martín Cálix, Honduras - Lecciones para monstruos

Foto: Fabricio Estrada


Martín es un monstruo, del tipo de aquellos que Mario Levrero definió como conejos que no son conejos, sino cazadores disfrazados que se infiltran en las madrigueras para cazar conejos con odio. En las tardes escribe con su cigarro quemando hormigas y, por las noches, escucha a Los Caifanes como un adolescente enamorado. De las últimas voces que van haciéndose escuchar por estos lados, la de Martín es una de las más eclécticas sin necesidad de sintonizar la eterea voz de los eclécticos canónigos de por aquí ni de mencionar tres autores de lecturas personales en cada párrafo. Ha logrado encontrar ese desenfado posmoderno que ya vivía en Levrero y en el periodismo gonzo desde hace décadas pero que en Honduras es tan extraño como ver a los académicos de la lengua viendo Monster Inc.
Edgar García me trajo desde Xela su Lecciones para monstruos y, sin más, comencé a devorarlo como una barra de chocolate. Oscuramente divertida y luminosamente comic, la lectura dio lo que me debía dar: la alegría de saber que se han encendido los aires acondicionados en un cuarto cerrado de nombre Honduras. Acaso ¿no escribimos también para divertirnos, macilentxs y taimadxs escritorxs? 
La plaquette fue editada por 90s, de Quetzaltenango, Guatemala, dimensión mesoamericana del ártico, donde actualmente reside Martín.

1

No siempre hay que asustar, porque en algún humano puede encontrar a su mejor amigo.

2

Los viernes son sagrados.


 6

Ningún monstruo incursionará en política. Ningún monstruo pretenderá ser presidente, diputado o alcalde en caso contrario su licencia para asustar será suspendida.

9

No sea egoísta, deje armarios sin resolver.

10

Recuerde, algunos humanos pueden resultar ser más crueles que usted, evite llorar delante de ellos.

12

Dios es un monstruo mucho más asustadizo que usted, por eso nadie sabe dónde está, no lo busque más debajo de la cama.

13

Cookie Monster es una estrella de Hollywood, usted no.

14

Si tiene alguna pesadilla recurrente, deje de leer a Freud, él basó sus estudios en humanos.

15

Si sufre de claustrofobia entonces usted no es un monstruo.

16

No somos Monsters inc, al final del año no hay prestaciones.

17

Recuerde que Where the wild things are no es su biografía autorizada.

18

Y cuando despertó el humano seguía ahí...

¿qué espera?

¡Asústelo!

19

El monstruo del lago Ness visitó París.

20

Ningún monstruo debe ser militar.

22

La familia Munster es la familia real.


23

Si anda como monstruo, si hace como monstruo, entonces es un monstruo.

24

Si acaso un seminiño asustado lo convence de lo contrario entonces nunca lo fue.

26

El Papa no es un monstruo, en el sentido menos ortodoxo de la palabra.

27

Fumar lunas a escondidas no es muy educado, evite llamados de atención por parte de la gerencia.

28

De noche todos los monstruos son pardos.

29

La vida es todo aquello que pasa mientras usted asusta.

47

Cuando un monstruo le diga: amo tus miedos.

Créale, porque ésta, es la declaración de amor más honesta que un monstruo puede hacerle a un ser humano.

48

En el más acá también hay monstruos, la diferencia radica en que en el más allá son terriblemente risueños, especialmente los viernes.


Martín Cálix, Honduras, 1984, nació en El Progreso. Forma parte del sello editorial independiente subVersiva.

Ha sido publicado en la revista Tercer mundo (1ra. Edición, 2011), en la revista Mera V (3ra. Edición febrero 2012), en la 1ra. Antología de cuento y poesía de la Fanola Cartonera, Chile (2013), en Dossier de poesía centroamericana comprometida de la Revista hispanoamericana de cultura OtroLunes, España (2013) y en la revista Umbigo, México (2014).

Obra publicada: 
Partiendo a la locura (Ñ Editores/2011) Segunda edición para Casasola Editores, 2012.
45° (Ñ Editores/2013)