miércoles, 9 de enero de 2013

El trípode de serpientes, Estambul



El famoso trípode de bronce que las 31 ciudades griegas ofrendaron a Apolo en Delfos luego de la batalla de Platea (guerra contra los persas 356-346 a.C.) fue llevada a Constantinopla por orden de Constantino. Ahí estuvo durante siglos, en el centro del gran hipódromo, y ahí continúa, ya semidestruida y casi olvidada si tomamos en cuenta su puntual importancia histórica, testigo privilegiada de una época donde el espíritu de nuestra civilización occidental tomó su forma definitiva.




La única cabeza que sobrevive del conjunto de tres serpientes de bronce (Museo de Estambul). El monumento tenía una altura total de 6 metros.






" Una vez reunidas las riquezas, se procedió a reservar un diezmo para el dios de Delfos ( con su importe se ofrendó el trípode de oro, que muy cerca del altar, se alza sobre la serpiente de bronce de triple cabeza ) "

Heródoto IX, 81