martes, 27 de noviembre de 2012

Tomás Estrada Palma, cartas de saludo y reconocimiento a su gobierno

"El poder reside en las apariencias" decía Napoleón Bonaparte, pero en el caso del poder textual y literal, el poder se manifiesta en cómo se expresa. 

Cuando Estados Unidos intervino militarmente a Cuba -luego de derrotar a España- el 1 de enero de 1899 y luego reconoció la Constituyente de 1901 que llevó a Tomás Estrada Palma a ser el Primer Presidente de la República de Cuba, los pueblos del mundo se apresuraron a reconocer el gobierno republicano, en parte por todos los negocios que dejaba ya lista la ocupación yanqui y que no se podían perder. Es decir, la Constituyente de 1901 sirvió en parte para darle formalidad y legalidad al accionar de empresas imperiales-trans-nacionales, lo que llegó a su fin en 1959, con la Revolución Cubana, auténtica independencia de Cuba liderada por Fidel Castro. Aún así, Estrada Palma fue reconocido con todas las mixturas de la palabra plenipotenciaria, yendo el tono desde el más frugal al más rinbombante, desde el más florido al más lacónico (mientras más poder y tradición dinástica más lacónico), desde el más despectivo intrínseco hasta el más honesto e ingenuamente cívico.

Todos estos reconocimientos fueron editados directamente desde su facsímil original para la publicación que presento aquí, de 1904, un registro que me tomé a la tarea de realizar para mostrar el trabajo de investigación que el poeta Ludwing Varela realiza desde hace unos años y que siempre me comparte. Nótese la forma gradual en que he dispuesto las fotografías para que el tono vaya revelando el auténtico poder de los remitentes y, también, espero disfruten de un lenguaje que dejó de ser necesario por su anacronismo y que ahora ha sido sustituido por los mecánicos y fríos saludos de los Estados-Empresas.


 El Salvador (tono cívico, aspiracional)


 Honduras (Tono cívico, militar, aspiracional)

 Uruguay (Tono republicano puro, aspiracional)


 Portugal (Tono majestuoso, imperial)



 Alemania (Tono imperial, militar)


 Suecia (Tono majestuoso, lejano)




 Gran Bretaña (Tono imperial, gerencial, de jefe amable)




 Rusia (Tono imperial, anacrónico, majestuoso)


 Persia (Irán) (Tono de aproximamiento, imperial, majestuoso, lejano)



 Japón (Tono imperial, de manifestación divina en la historia del poder mundial)



 Siám (Tailandia) (Tono majestuoso, aspiracional, lejano)



 China (Tono imperial, de manifestación divina, auto-suficiente, lejano)

Estados Unidos de América (Por supuesto, el tono es simple, gerencial, del tipo orden militar)



Tomás Estrada Palma