lunes, 8 de julio de 2013

El anuncio histórico sobre el golpe de timón en la política ambiental de los Estados Unidos de América -Marco Burgos



Muy recientemente a finales de junio y en la simbólica tribuna de la Universidad Jesuita de Georgetown en Washington, el Presidente Obama anunció su nueva e histórica política para enfrentar el cambio climático en el mundo. Dos detalles importantísimos relacionados con este trascendental anuncio: las televisoras y medios de comunicación más importantes del mundo no transmitieron el mensaje o apenas le dieron una cobertura básica y por otro lado, el comentario que el mismo Presidente Obama hizo de que el debate sobre el cambio climático ha terminado y es obsoleto, es hora de actuar.

 Obama ha hecho un anuncio que va en dos vías: Por un lado, a nivel de la comunidad internacional está dispuesto a “liderar un esfuerzo global contra el cambio climático”, lo que significa que a partir de éste anuncio, los Estados Unidos de América asumirán un papel activo en la lucha por el control y reducción de la emisión de gases de efecto invernadero y en especial el dióxido de carbono a nivel mundial. Para lograrlo ha anunciado el esfuerzo para impulsar el libre comercio de tecnologías que reduzcan la contaminación, retirar el apoyo a otros países para centrales eléctricas basadas en carbón y quizá lo más importante en el campo internacional, impulsar el comercio internacional de derechos de emisión de gases y venta de oxígeno, como una herramienta esencial para la reducción de las emisiones. Esto último está referido a la inclusión progresiva del valor de la contaminación dentro de los proyectos de inversión y la necesidad de éstos de incorporar medidas de compensación y de mitigación, por ejemplo: La promoción obligatoria de proyectos paralelos generadores de oxígeno y la inclusión dentro de los proyectos de inversión de medidas verificables de reducción de emisiones. Sin duda alguna algo fundamental. En términos generales podemos decir que Estados Unidos está oficialmente sumándose a la lucha contra el cambio climático a nivel mundial y quiere asumir un liderazgo importante en este campo.

 Por otro lado, y quizá lo más doloroso para el bolsillo de los grandes conservadores que no quieren cambiar su forma de hacer las cosas, es el anuncio del “golpe de timón “a la política ambiental interna en los Estados Unidos que incluye, por primera vez en la historia de ese país, el establecimiento de normas para regular la emisión de dióxido de carbono. Algunas de estas normas estarán destinadas a reducir los beneficios fiscales de las compañías petroleras y aumentar los beneficios fiscales de las compañías que trabajan en la producción y distribución de energía limpia.  Pero quizá lo más importante del anuncio es la orden presidencial de que al finalizar los siguientes siete años el 20% de las compras en energía hechas con el presupuesto del país por las bases militares, se harán a empresas que produzcan energía limpia.  Esto significa que las distintas ramas de las fuerzas armadas de los Estados Unidos deberán adquirir obligatoriamente productos cada vez más ambientalmente amigables; algo más que importante considerando dos aspectos: se trata del más fuerte componente presupuestario del país y además se trata de un sistema consumidor que ha sido el gran impulsor de la industria de alta tecnología y de la investigación en el mundo entero, pues gran parte de la tecnología actual que compramos en los mercados globales tuvo su origen con propósitos militares.

Podemos ser escépticos sobre el anuncio. Tendremos que esperar a ver cómo se desenvuelven las cosas en los próximos años y cómo se desarrolla este nuevo capítulo de lucha entre los conservadores y los ambientalistas. Seguramente los conservadores no se quedarán de brazos cruzados, pero sin duda alguna, se trata del impulso más significativo a la lucha global contra el cambio climático iniciada formalmente con la conferencia de Rio en 1992; simbólicamente anunciada frente a los jóvenes, los que más tienen que ver frente al futuro en una de las Universidades más importantes de los Estados Unidos de América. 
   -----------------------------------------------------------------------------------------