martes, 12 de junio de 2012

Pavel - Oscar Amaya armijo

Con Pavel nunca hemos platicado, pese a que con alguno de sus familiares estuve muy cerca, luchando por una sociedad más justa en la década de los setenta; tiempo después, vi  a un muchacho de mirada vivaracha y sonrisa permanente, cargando a cuestas una guitarra, pergeñando canciones  que luego lanzaba  al viento en los pasillos de la (Universidad Pedagógica Nacional) UPN; más tarde. vino Café-Guancasco. 


Es cierto, nunca he platicado directamente con él…no tuve necesidad de hacerlo…A Pavel lo conocí por la interpósita mano de sus canciones, su biografía de patriota allí esta en su música, irreverente, como en esa, la del Club de los Idiotas, jodedora, quemante, provocadora. Antes del fatídico golpe de Estado, Pavel Núñez ya era Pavel, junto al otro Pavel, Pavel Cruz (Pavelìn, Pavelòn)…la fama les llegó de plano por la estética de su música, por su sensibilidad de creadores… Pavel, Pavelin, es un ser de extraordinaria sensibilidad, un hombre de bien, solidario; el amor se le escapa por los poros de sus canciones; su vocación de humano empedernido lo condujo, irremediablemente, a la resistencia popular (aunque ya era resistente), y no le importó que quemaran los instrumentos del grupo en el fragor mortal de la represión; solo una guitarra sobrevivió al salvajismo, aquella vez,  en San Pedro Sula. 


Ahora los heraldos del terror, quieren cercenarle lo más querido de su corazón de trovador popular: su madre querida, esa misma maga que con paciencia lo llevó hasta allí, al terreno mismo de los pentagramas, las notas y los ensambles. El troglodita no respeta madres, ni el arte, es un sicópata entronizado en el sistema represivo que vivimos; pero  Pavel volverá por los senderos de la resistencia, y caminará por allí, secuestrando la conciencia de los hondureños con las únicas armas que posee: la solidaridad y la música. 


Por ello, en medio de la tenaz persecución, y ante el dolor de su madre, Pavel, guitarra en mano, escupe en la cara del malvado esa palabra odiada entre los salvajes: ¡¡LIBRE!!.