martes, 22 de febrero de 2011

Fin de los tiempos




El camioncito del fin del mundo
se aparcó frente a mi acera.

Encendió las luces, sacó sus parlantes:

“Este 21 de mayo arrepiéntete,
¡Dios está cerca!”


El camioncito del fin del mundo
era un Subaru para carga ligera,
nadie lo conducía.


La policía le puso una esquela.

F.E.