jueves, 20 de febrero de 2014

María Luisa Borjas: No existe voluntad política para hacer la depuración policial en Honduras

En resumen, lo que reflexiona la ex-Comisionada de la Policía María Luisa Borjas sobre el estado actual de la seguridad en Honduras:



1. La policía se ha convertido prácticamente en una gran banda de delincuentes, donde los pocos honrados y conscientes que todavía quedan, no actúan no por no cumplir con su deber sino por temor.

2. El actual Presidente de la República toma decisiones dictatoriales y no atiende aportes, consejos, ni la experiencia de personas que conocen el manejo de estos temas, es un militar frustrado y lo único que ofrece es mayor represión.
 
3. No existe una verdadera voluntad política para hacer la depuración policial, sólo se ha manejado a nivel de discurso, a nivel de promesa, en ningún momento se iniciaron las acciones correspondientes para poder depurar y posteriormente fortalecer y tecnificar la policía. Después de una verdadera depuración, se podría salvar un 40% de la policía.
 
4. Las tropas TIGRES y la Policía Militar del orden Público son una réplica del fatídico Batallón 3-16, cuya especialidad eran la persecución, secuestro, tortura y ejecución de personas. Para mí estas unidades representan una amenaza para la ciudadanía, para el estado de derecho, para las libertades constitucionales de los hondureños.  
 
5. Se avecina una guerra de baja intensidad. Y las tropas TIGRES y la Policía Militar del Orden Público (PMOP) son militares que sólo han sido entrenadas en contrainsurgencia y combate de baja intensidad para enviarlos a la calle.
 
6. La creación de estas dos unidades y el fortalecimiento de las Fuerzas Armadas, son para fortalecer y proteger la dictadura, no está muy lejos el tiempo en que vamos a ver la persecución política contra los partidos de oposición, y además contra toda persona que se  atreva a señalar las falencias y se atreva a exigir los derechos de los ciudadanos.
 
7. Frente a esas amenazas, recomienda organizarse para no responder individualmente porque nos volvemos más vulnerables, conformación de redes y comunicación para informar de nuestra situación (sobre todo las víctimas potenciales), denunciar situaciones irregulares ante organizaciones de derechos humanos de reconocida trayectoria de preferencia internacionales, y aprender cuáles son nuestros derechos y en qué leyes están contenidos, entre otras.
 
8. En este momento en Chile hay 40 oficiales del ejército capacitándose en investigación criminal, lo que implica que estos oficiales/militares, vendrán a ocupar los puestos de policías en la investigación criminal.
 
9. El retiro o “baja honrosa” y millonaria a muchos de los oficiales que deberían estar presos, es un mal mensaje para la oficialidad que actúa correctamente y un riego de que aumente la inseguridad.