miércoles, 10 de octubre de 2012

CUANDO VUELVAN LOS UNICORNIOS - Juan Carlos Zelaya, Honduras

CUANDO VUELVAN LOS UNICORNIOS
Juan Carlos Zelaya*
A Roque Dalton.


Cuando vuelvan los unicornios yo estaré ahí. Es por lo único que pediría la prolongación de esta vida; estaré en primera fila cuando aparezcan tan azules como la primer luz del alba, como la primera gota de sereno que inicia un amor infinito con una hoja de guayaba o de izote o con una flor rebelde como la presencia de ellos, o como la parte cómplice del campo que se les pega a la ropa o a los cuerpos de los amantes, (que se convierten en uno solo). Imagínense que memorioso será ese día en que los seres más lindos de todos los tiempos se dejen ver y que conversen con nosotros en su lenguaje silente y sigiloso como luz desperdigada, habrán mortales que sentirán miedo y se sentirán presos de la desesperanza y no tendrán sosiego. Los unicornios –nuestros unicornios- nos mirarán a los ojos y nos enseñarán la manera en que el amor y el abrazo son palabras totales.